Ir al contenido principal

Relecturas CIV: El Alpha Flight de Byrne


Alpha Flight es mi supergrupo favorito y creo que su mejor guionista ha sido Mantlo. Bien es cierto que fue en la etapa deste último cuando me subí al carro de la cole (creo), así que mi preferencia puede deberse a la primacía que siempre tiene el 1º contacto, pero creo que mi juicio es acertado. Byrne hizo cosas buenas con Alpha Flight pero en conjunto su etapa es irregular y errática, y le pesa su ambición de querer ser, a la vez, autor completo de Cuatro Fantásticos y Alpha Flight. Un dibujante talentoso no puede dibujar 2 coles regulares mensuales sin sacrificar calidad aunque practique un estilo sencillo y pase de los fondos, de la misma manera un guionista mediocre no puede dar lo mejor de sí mismo si escribe varios guiones a la vez. Por esa razón muchas historias de Byrne en Alpha Fight se desinflan. Desde luego que su etapa en esta cole no es decepcionante o mala, pero al final el exceso de ambición y la ausencia de claridad de propósito hacen que apenas sea algo más que mediocre. En cambio Mantlo nos legó una notable etapa precisamente por ser más modesto y tener las cosas claras.

De izda. a dcha: Vindicador, Sasquatch, Marrina, Aurora, Ave Nevada, Puck, Chamán, Estrella del Norte, Box, Heather Hudson y Talismán.

Uno de las razones de que Alpha Flight triunfase en los 80 del siglo XX, además de por ser obra de Byrne, es porque sus personajes son muy chulos a pesar de estar inspirados en otros superhéroes. El supergrupo tiene cierto parecido con los Vengadores y por eso se les presentó como los Vengadores canadienses. Ave Nevada es una deidad como Thor, aunque muy diferente. Anodina en su personalidad y diseño (quizás en los 80 un personaje femenino así no resultase tan soso), pero atractiva cuando toca la acción por su poder de metamorfosearse en cualquier bestia ártica, especialmente en búho y oso polar. Vindicador es un cruce de Iron Man y Capitán América pero vulgar, aunque seguramente para los nacionalistas canadienses simpático, pero su uniforme icónico es vistoso y Byrne acaba solucionando (expeditivamente) el problema de su grisura. No se iba a ningún sitio con alguien que no tiene madera de superhéroe y de líder. Marrina es una versión más moderna, realista (y lovecraftiana) de Aquaman. Estrella del Norte y Aurora son, evidentemente, Mercurio y la Bruja Escarlata, pero lo suficientemente alterados para que no se note. Sasquatch es Hulk cruzado con Hércules, uno de los pocos alter ego superheroicos marvelitas que a la vez es buen científico y atleta. En su momento el diseño me gustaba pero hoy lo veo infantil, sobre todo con ese uniforme naranja con que le colorean. Parece más Espinete que una bestia parda. Puck es una versión de Lobezno (personaje que Byrne se trae a la colección con una facilidad que hoy parece increíble), viejo, peludo, viajado, misterioso y pequeño pero muy capaz. Hacia el final de la etapa Byrne se saca a Box, un personaje distinto, original incluso hoy en día, sin piernas y gordo, y con un poder interesante, aunque el diseño de su armadura hoy deja mucho que desear, parece un juguete más que una especie de mech. Jeffries también cumple con la pretensión de Byrne de presentar personajes realistas, tiene el cuerpo y la cara del típico obrero, no es bello sino rudo y no tiene vocación superheroica, aunque es honrado. También está Talismán, personaje que nunca me ha convencido porque es un poco gratuito, Alpha no lo necesitaba, tampoco el Universo Marvel. He dejado para el final los 2 personajes que más me molan: Chamán (es la grafía correcta en castellano para la palabra tungusa saman, la voz que todos los idiomas europeos imitan para designar esa función tribal) y Heather Hudson. El 1º por su enloquecedora bolsa sin fondo de la que puede salir cualquier cosa que quepa por su abertura, muy importante porque no es otro blanquito protestante más y revindica a unos pueblos muy maltrados por aquel (que refleja que la sensibilidad canadiense para con sus indígenas es mayor que la estadounidense), y el 2º por ser una mujer fuerte y valiente. Por eso fue sustituyendo a su marido poco a poco, si bien fue Mantlo quien terminó el proceso de transferencia.


Así pues, mucho personaje atractivo y original dentro del convencionalismo. Por ello un ejemplo elocuente de lo bueno que hizo Byrne en Alpha Flight. Los límites que describía al principio se ven en los supervillanos que se inventó para el supergrupo canadiense. No tienen atractivo, salvo Diamante Lil, pero a mi siempre me han gustado las mujeres grandes estilo Titania o Hulka, y algunos incluso son peores, son patéticos. Esto responde a la misma razón por la cual Byrne, a pesar de que tenía todas las papeletas para comerse la década y ser el nuevo Kirby, fue desplazado por Miller (peor dibujante que él) y Moore (sólo guionista pero muy responsable de la narrativa). Era creativo, ambicioso y moderno pero muy convencional, por eso no fue él quien saltó las costuras del género a pesar de que lo pretendía. Byrne intentó incluir algo de madurez en los Superhéroes, sus personajes no disimulaban que eran sexuales, también se le ocurrió meter un gay cuando los homosexuales empezaban a lograr resultados (ni que decir tiene que no le dejaron), se inclinaba más por la Fantasía, en especial por el Terror, que por la Ciencia Ficción y la aventura pulp (en esta etapa muy evidente), los géneros dominantes en el género superheroico en el siglo XX, y tenía inquietudes artísticas que le llevaban frecuentemente a la experimentación, aunque muchas veces era la cara dura o la necesidad (la inminente fecha de entrega) el motivo final que le llevaba a ello. Así, no temió meter viñetas totalmente blancas (a pesar de quel papel de la grapa dentonces era traslucido: nº 6 EE.UU.) o negras (nº 20 EE.UU.), jugar con el fondo blanquinegro y las figuras coloreadas (nº 24 EE.UU.) y coquetear con lo abstracto en los fondos, estoy pensando en la nave del Amo (nº 3 y 4 EE.UU.) o cuando dan la vuelta a la genial bolsa de Chamán (nº 27 EE.UU.). Asimismo no se cortó en meter viñetas fuertes para los críos. No fueron censuradas porque la censura siempre es funcionarial así que al no ser violentas o sexuales no le parecieron perniciosas a pesar de ser inquietantes para la impresionable e inocente mente de los adolescentes primerizos (los lectores mayoritarios de los Superhéroes en los 80 del siglo XX). Porque yo leí estos cómics rayando ya la juventud que si no... Así, aunque el Alpha Flight de Byrne fue algo muy fresco y contribuyó a modernizar los gastados clichés y fórmulas acuñados por Lee y sus dibujantes estrella en los 60, no es un clásico. Creo que confirma lo que digo la reciente edición Panini desta etapa en tochal, yo les habló según mis simpáticas y ya vintage grapas de forum. Tan entrañables que les perdonó que se comiesen una portada, su mediocre traducción y su papel traslucido (nunca me molestaron que aprovechasen hasta la contraportada y que partiesen episodios; ahora sí porque a veces me obligan a pillar 2 para tener el episodio que me interesa). Esto se vende por Byrne, no por Alpha Flight. Es decir, se vende al fan del autor no al del supergrupo. Si no se habría considerado el continuar la cole. En cambio, tanto Panini como los aficionados dan la impresión de que publicando y comprando esto respectivamente ya han cumplido su deber. Si esta etapa fuese un clásico se habría incluido en el tochal el Machine Man nº 18, inédito en España, los nº Marvel two-in-one 83 y 84 y el Marvel Team-up annual 7 al ser citados por Byrne y, además, la interesante miniserie X-Men y Alpha Flight, un cuento de hadas con ínfulas que tiene lugar entre los nº 22 y 23, a pesar de que se publicase después de esta etapa. En cambio, sólo se ha editado lo que lleva el nombre de Byrne (salvo alguna pequeña excepción).

Porque este horror de Dunwich me pilló con 16 o 17 años que si no me deja traumado como el del nº 45 de Conan el Bárbaro, aún así la tengo bastante grabada en mi.

Así pues el Alpha Fight de Byrne son unos cómics muy ochenteros (tiene las cosas populares de aquella década: monstruos marinos, fantasmas y transformers) razonablemente bien dibujados con el típico estilo superheroico, realista pero idealizado y sintético, en el que el mayor pero más que la ausencia de fondos, es que las mujeres tienen el mismo cuerpo (excepto Perla Rosa: nº 22 EE.UU.) mientras que hay todo tipo de anatomías masculinas (enanos, atletas, gordos, flacos, feos, viejos...), con unos guiones con unas ideas originales, un enfoque fresco y unos argumentos tomados de la Fantasía pero con finales anticlimáticos. Paradigma dellos es la lucha del supergurpo canadiense contra las Grandes Bestias del Norte (gran creación de Byrne y genial archienemigo de AF que desgraciadamente no ha tenido fortuna). Esta es la trama que da unidad a esta etapa (por eso su autor dejó la cole 4 meses después de su conclusión), tras tanto bombo y platillo la pelea se reduce a una torta (bien es cierto que de oso polar) en el nº 24 EE.UU. Así, los buenos propósitos de Byrne no han pasado de ser buenas propuestas. Su enfoque de no tratar al supergrupo como tal, inspirado en Los Defensores, no está mal y aún hoy resulta fresco, pero no supo cómo hacerlo, con la forma dio Busiek algunos años después como se puede ver en su gris Astro City, y además los protas en general les falta entidad y lo único que hacen es correr como pollos sin cabeza (especialmente los hermanos) y sus argumentos de Fantasía (el tema del Amo del Mundo parece sacado de Lovecraft -nº 2 a 4 y de 14 a 16 EE.UU., el de Mortal Ernest, más terrorífico que supervillano -nº 7 y 8 EE.UU., el que adapta la estupenda La Cosa de Carpenter, estrenada apenas un par de años antes, con skrulls -nº 10 EE.UU., el de la "casa encantada sobre cementerio indio" -nº 16 y 17 EE.UU.- y el de las Grandes Bestias del Norte -nº 24 EE.UU.) no resultan porque son demasiado convencionales para ser perturbadores. Ante esto, la originalidad de Byrne (matar un personaje cada 12 nº, la poca presencia de supervillanos, querer presentar a un personaje gay, introducir protas no atléticos y bellos, salirse de EE.UU, tratamiento realista de las heridas...) y buen hacer es insuficiente. El tema es que no le dedicó al dibujo el tiempo necesario y que, pese a ser escritor algo poético, como guionista es mediocre y por ello tira mucho de convencionalismos y clichés (sus personajes son típicos). Esto no fue óbice para que marcarse estilo pues Mantlo le siguió en casi todo cuando le sustituyó, mantuvo la cole más cerca de la Fantasía que de lo superheroico y aunque hizo coral el protagonismo la formación de Alpha Fight no tuvo estabilidad. Así, la etapa de Byrne es un decente ejemplo de la renovación que acometió Marvel a principios de los 80 pero nada más, quien convirtió al supergupo canadiense en uno de culto fue Mantlo, si bien trabajando con los elementos creados por su autor.

La portada perdida.

Comentarios

manuel ha dicho que…
Buena revisión de la colección, aunque personalmente le otorgo también el mérito a Byrne de apostar por un "no-grupo". Normalmente teníamos andanzas de los miembros por separado, no del equipo actuando conjuntamente, algo que siempre me ha gustado, como también que la mayor parte de ellos no se aguanten unos a otros, un concepto muy moderno que todavía hoy se sigue utilizando. Mantlo, en cambio y a mi juicio, los convirtió en un equipo mucho más convencional, con su quinjet y su versión de la Mansión de los Vengadores. El dibujo de Byrne acusa lo cargado de trabajo que iba por entonces, pero cuando acepta la inclusión de entintadores hacia el final de la etapa, la cosa mejora bastante. Un saludo.
Antonio Alvarez ha dicho que…
Hey! Qué agradable encontrarle por aquí :D

A Byrne no se le puede quitar que fue original y fresco pero en mi opinión sus ideas le quedaron grandes. No profundizó demasiado en los personajes y los hizo interectuar poco con lo que la serie queda caótica e irrugular. Unos personajes son chulos y otros no, unos están bien retratados y otros no, y así el interés de cada nº es desigual. Mantlo acabó con esa apuesta, pero una serie regular, sobre todo en esa época, no se puede mantener con un protagonismo alternante. Esa decisión fue muy polémica en su momento. Mantlo se pasó, lo ideal hubiera sido "el justo medio", pero era lo que quería la editorial y parte de la afición. Con todo esta etapa hoy aguanta el tipo bastante bien, lo que pasa que entre el 12 y el 24 hay un gran bache. Al final remonta bastante, pero a Byrne ya no le interesaba la cole :(

Gracias por comentar.
Ismael ha dicho que…
Te veo a esto _ de empezar a leer la Patrulla X. La saga de Protheus guarda algún parecido con esta etapa de Alpha Flight. (Mucho antes, Mantlo coló un demonio en la Patrulla X en un episodio.)
No veo que Alpha flight retomase el modo de hacer de Los defensores. Con los Alphas incluso cuando enfrentaban individualmente a un enemigo hasta la propia confrontación se rodeaba del drama personal del héroe. Y Byrne consiguió que hubiese algo más peligroso que ser un mutante en el Universo Marvel, ser miembro de Alpha Flight.

Ismamelón Sobrino.
Antonio Alvarez ha dicho que…
Te estaba esperando Isma :)

El rollo racista es lo que me hecha patrás de la PX. Siempre que cojo algo lo suelto por lo tonto que me parece todo eso. Aunque entiendo que a un estadounidense le diga algo ya que su sociedad es xenófoba y pronta al linchamiento. En ese mundo, la lectura se hace diferente.

Me refiero a que el AF de Byrne también es un no grupo. Pero puede ser una comparación desafortunada porque he leído muy poco de los Defensores.

Una muerte siempre es saludable, sin ella no puede haber heroísmo, pero topamos con el mercado y los límites de la creatividad. Con todo seguramente es lo mejor de Byrne en esta cole.

Entradas populares de este blog

Cuando se torció todo: Network: un mundo implacable, S. Lumet 1976. Aproximación informal.

Network significa emisión en cadena y hace referencia a un hecho televisivo estadounidense por el cual un mismo programa se emite en distintas cadenas del país, cosas de los usos horarios y de que no todas las cadenas emiten para todo EE.UU. Por ello en España se añadió "un mundo implacable" al título. No aclaraba nada pero le daba mucha ominosidad. El resultado es que me he pasado toda la vida pensando que era una película de Ciencia Ficción. No ha sido hasta que me he propuesto ver esta película porque tiene muy buena reputación que me he enterado de que tiene que ver con el periodismo, la tv y los negocios.
Network filmicamente hablando es una película normalita. No es espectacular, no tiene escenas o planos brillantes. Tampoco tiene interpretaciones excepcionales, salvo las dos que se llevaron el Oscar, una tremenda F. Dunaway que borda el papel de "villana" y un sólido P. Finch que lo da todo haciendo de profeta, ni unos diálogos memorables, el guión es demasia…

Apocalipsis now (redux) en clave mítica

Película impresionante. Puro Cine en cuanto a que sólo este arte puede construir un relato así. Uno de los, sin duda, mejores films de todos los tiempos. Espectáculo alucinante. Una obra excesiva, exagerada e inolvidable. Así es "Apocalipsis now". Comienza con un plano sostenido de una selva en el que se escucha un helicóptero que se va acercando. Después de que este pase por delante de nosotros comenzamos a oír "The End", una de las canciones míticas del siglo XX con un Morrison que canta en un inglés cristalino, y un humo amarillo empieza a bailar entre la selva y nosotros. Después, repentinamente, pasa por delante nuestro un helicóptero, otro?, y la selva estalla en llamas. Así termina este plano hermoso e hipnótico. Uno de los mejores comienzos del Cine. Con este último videado he comprendido por fin Apocalipsis. La verdad, como siempre me ha bastado su espectacularidad, nunca me he preocupado de interpretarla (tampoco creo que hubiese podido porque es bastant…

La teta de Wonder Woman: Caballero Oscuro III: La raza superior nº 1, F. Miller, B. Azzarello, A. Kubert y K. Janson, DC-ECC 2016

Como vivo como si estuviese en el siglo XX, desinformado, la realidad me la encuentro cuando llego a la tienda de cómics. Así, no me había enterado de lo de la teta de Wonder Woman (NECESITO SABER SI HA HABIDO OTRAS). La polémica de la que me había enterado es sobre el grado de participación de Miller aquí, hay un sector que se quiere ahorrar la compra y por ello, sin mirar y sin leer, se han montado la hipótesis de que ese autor aquí sólo pone el nombre. Así, el actual odio a las grandes estrellas, Miller y Moore (a Morrison siempre se le ha odiado), curiosamente gente tan asquerosa como Liefeld o J. Lee no son odiados, la inteligencia, la cultura y el talento siempre se pagan en las sociedades de mediocres, ha cubierto lo más importante deste cómic: la 1ª teta mainstream, que yo sepa. Estamos (NECESITO SABER SI HA HABIDO OTRAS) a punto de ser mayores (si bien las feministas y la incomprensión de los ignorantes no nos dejarán serlo). Una escena tremendamente elegante e inteligente. …