Ir al contenido principal

Pasolini y los superhéroes


Esta manía de ir armados quizá pueda encontrar alguna justificación infantil: la idea de que los otros son peligrosos, enemigos, despreciables y, en consecuencia, que hay que pertrecharse en secreto contra sus intenciones, no surge de la nada. Está claro que nuestra sociedad aún conserva algunos aspectos salvajes [...] se siente como si viviera en una jungla y, por ello, se arma como si viviese en la jungla. No se puede aplicar esto a la sociedad estadounidense? Jungla no es lo que ellos llaman frontera?

Existe el infantilismo de quien se cree que puede resolver su vida robando y el infantilismo de quien va armado con una pistola. El primero representa un rechazo de la responsabilidad civil, que en ocasiones impone sacrificios excesivos e incluso desproporcionados por el beneficio, incluso personal, que se obtiene [...] Sin embargo, un idiota que va armado con una pistola sólo puede ser detestado pues su infantilismo presenta unas características [...] en él predominan una desconfianza obsesiva en el prójimo, un narcisismo fanático y desagradable [...]. No está hablando también de supervillanos y superhéroes? No es necesario ser narcisista para considerarse un superhéroe?

[...] La coexistencia en las mismas calles, en el mismo barrio, de dos "niños" incapaces de convivir: un ladronzuelo [...] y el poseedor de la pistola, cegado por el sentido de la posesión, de la fatuidad, del desprecio por los pobres, circunstancias que nacen en los estratos conformistas [burgueses] de la sociedad. No está hablando también de supervillanos y superhéroes? No viven ambos en EE.UU? Es cierto que en los Superhéroes no se da el tema de la Propiedad, pero es innegable que la protegen.

[...] Inconsciencia presocial y conformismo coinciden. Se trata del horrible connubio del que nace el fascismo [...] Pongo esto aquí porque demuestra que Pasolini está en parte equivocado de la misma forma que todos los ignorantes que califican de fascistas, o fascistoides, a los superhéroes. Estos son otra cosa. La sociedad estadounidense demuestra que el egoísmo y el conservadurismo no llevan directamente al fascismo (una ideología difusa por otra parte) aunque, por lo menos, el 2º es necesario. Está claro que en Alemania e Italia, únicos estados que fueron fascistas, esas cosas no fueron decisivas para el triunfo de aquel. En la época del fascismo (1919-1945) los habitantes de aquellos países, todos europeos por mucho que haya fascistas en todos los continentes, eran gregarios y filoautoritarios porque entendían el nacionalismo correctamente, como racismo no como patriotismo, y sólo tenían memoria de poderes únicos, centrales y fuertes. También eran mucho más homogéneos culturalmente que los estadounidenses. Además en ellos el catolicismo era importante, cosa que dalgún modo es relevante pues esa religión también era fuerte en los estados que fueron filofascistas: Argentina, España, Francia de Vichy, Hungría, Eslovaquia y Croacia, y en el único estado euroccidental donde el fascismo fue un poco más que marginal, Bélgica (también hubo fascistas en Letonia y Rumanía, el 1º es luterano pero con minoría católica y el 2º ortodoxo, los letones eran anticristianos y minoritarios pero los 2º fanáticos y numerosos), mientras que en EE.UU. ese cristianismo es secundario, y tenían una crisis social y/o estaban frustrados por una reciente experiencia bélica dura con menos de 70 años de longevidad como Estado en la Edad Contemporánea mientras que EE.UU. no ha tenido una crisis social grave desde su guerra civil que, además, ha sido su última guerra dura. La última diferencia entre los superhéroes y los fascistas es que los 1º no tienen algo sagrado que convierte a quien viola [...] en un profanador digno de ser castigado con la muerte. Los superhéroes nunca matan. Es cierto que hay casos, pero eso son transgresiones del género, en su mayoría motivadas por motivos comerciales. Mientras que los fascistas tienen una lista de cosas merecedoras de la muerte, los superhéroes, que no los estadounidenses, no tienen tal.

[...] La atroz deformación ideológica que se ha gestado poco a poco en la cabeza del poseedor de la pistola no procede solamente del ámbito familiar en que ha crecido [...] Lo terrible es que luego el hijo encuentre por todas partes las pruebas de esta "educación sentimental": en su entorno, cuando crece. Esta constatación justifica hasta tal punto la buena voluntad de sus ideas equivocadas como para llevarle al fanatismo, a la cruzada. Que ese joven llevara pistola en el bolsillo, porque estaba "obsesionado con los ladrones", testimonia que tenía la vocación, confusa en su cabeza, de alzarse como justiciero: como un paladín de una Idea del bien absoluto, como un reformador bíblico de las costumbres. Esto es la razón del superhéroe. O lo que es lo mismo, la razón por la que los Superhéroes son un invento estadounidense. El moralismo yanki de raíz protestante lleva al maniqueísmo, es decir, a creer que se vive inmerso en el Conflicto Eterno, en la guerra cósmica entre el Bien y el Mal. No perdamos de vista que el Bien es un contenedor, cabe la Justicia, la Libertad... No olviden que EE.UU. suele relacionarse a sí mismo con la Libertad de tal forma que ellos se creen siempre los buenos. Esta soberbia de considerarse siempre bueno es clave para ir de héroe. Pues bien, esta mentalidad tiene a sacralizar sus luchas de tal modo que convierte el enfrentamiento en una cruzada (contra la enfermedad, la delincuencia, la prostitución, la pornografía, la droga...) y el escollo en un profanador, un sacrílego, un monstruo, por lo que, por ser tal, sólo cabe violentarle. La combinación de ambas hacen eternas a esas luchas, pues no cabe esperar la reforma ni la desaparición del otro, el Mal es algo propio del mundo, ni tampoco la paz con el otro (Lucifer no se arrepiente). Por eso los supervillanos son irreformables e incansables, nunca cambian, son más numerosos los casos de los que mueren o desaparecen que de los que se reforman. Esto es lo que conduce a usar la violencia sin estar autorizado. La violencia es la única respuesta posible así que la autorización es algo secundario. La causa legitima pues al defender lo sagrado, no lo humano, es buena. El estar por encima de lo humano es lo que justifica el saltarse las leyes humanas. Sin embargo, la violencia del superhéroe no es letal porque él no es un fanático/fascista.

[...] Persona de otra "raza", abocados al desprecio, a la inexistencia y a la condena moral. Personas carentes de valor humano, de prestigio humano; chivos expiatorios de una situación humana infecta, de una vida nacional corrupta e hipócrita [...] A fuerza de ver expuestos al desprecio público [...] haya acabado desarrollando hacia ellos una especie de rencor teológico hasta el punto de arrogarse el derecho a alzarse en justiciero. No es esto un superhéroe? Un autoproclamado justiciero? No son la mayoría de los supervillanos parias sociales o gente odiada por la masa estadounidense, aristócratas, extranjeros, comunistas, científicos, dictadores..., o sus metáforas, monstruos, alienígenas..? No es la combinación del maniqueísmo con el desprecio, la condena y el desprestigio de otras formas de ser lo que permite la deshumanización del otro pudiéndose así darse una guerra eterna (2ª Guerra Mundial, Guerra Fría, Guerra de Corea, Guerra de Vietnam, Invasión de Granada, Invasión de Panamá, 1ª Guerra del Golfo, Guerra de Afganistán, 2ª Guerra del Golfo y guerra contra el terrorismo más, entre medias, un rosario de intervenciones militares, algunas unilaterales y otras sucias)? Que muchos villanos, sobre todo clásicos, sean gente vengativa, no es un reconocimiento inconsciente de que se es una sociedad "racista"? No son "racistas" los institutos estadounidenses?

Los extractos provienen del artículo titulado: "Detesto a los que salen a pasear con una pistola en el bolsillo" publicado en 1962 y escrito por el genial Pasolini (editado aquí en la compilación Demasiada libertad sexual os convertirá en terroristas). El motivo del texto es el entonces reciente asesinato de un ladrón juvenil por su joven víctima (si bien lo que el 1º estaba robando era la radio del coche del 2º). Como es un suceso sin importancia, si bien escandalizó a Italia, no sé exactamente qué pasó. Pasolini no da detalles puesto que se dirigía a gente que sabía perfectamente sobre lo que estaba escribiendo. Del texto se deduce que la víctima del robo en ningún momento se vio amenazada por el ladrón. El contexto es una Italia en la que la gran desigualdad social prebélica se había agravado por la posguerra y la rápida industrialización posbélica.

Esta situación en nada se parece a un cómic de superhéroes, pero está claro que la motivación del asesino (no sé si disparó a matar o era un torpe) que deduce Pasolini, quien conocía muy bien a los italianos de su época puesto que por ser homosexual, comunista y ateo no estaba integrado en la sociedad italiana heteronormativa, conservadora y católica de aquel momento, es claramente la del justiciero yanki (que no se nos pase que estos son tanto los llamados héroes de Acción como los superhéroes). Este, al igual que el joven asesino italiano, se autoatribuye ser el Bien y, como tiene una mentalidad maniquea y conservadora, considera que eso le legitima para usar la violencia contra lo que él entiende por Mal. Ningún autor de superhéroes es un justiciero, pero claramente, sólo hay que leer, la mayoría, empezando por las parejas fundadoras: Siegel&Shuster y Lee&Kirby, tienen esa mentalidad. Cómo si no serían capaces de escribirlos? Tienen que simpatizar con esa mentalidad, la defensa del Bien justifica el uso unilateral de la fuerza, para poder vivir de escribir superhéroes. Naturalmente un supervillano no es un delincuente menor y juvenil, aunque hay miles de páginas en que superhéroes con poderes reducen violentamente a criminales de ese tipo, pero tanto el justiciero como el superhéroe se autoatribuyen el derecho a usar la violencia para proteger la justicia convencional porque para ellos esta es Justicia-Bien pues no quieren reconocer que toda justicia es cultural, es decir, que lo que es crimen aquí, allí no lo es, y que no toda la delincuencia surge de la maldad intrínseca de las personas.

Pero dado que los superhéroes son estadounidenses y estos no son los únicos conservadores maniqueos, es obvio que se necesita algo más para que el ánimo justiciero o vengativo (Los Vengadores...) pase a un 1º plano. Pasolini lo señala porque fue alguien muy perspicaz: una sociedad burguesa, religiosa, violenta y normativa (es decir, con una definición muy precisa y rígida de qué es un "ciudadano de bien") con altos niveles de criminalidad. Así es EE.UU. así que por eso es allí donde estos han saltado a la Ficción. Todas las sociedades mínimamente ricas son desiguales, ignorantes, corruptas e hipócritas, es decir, tienen criminalidad y la necesidad de chivos expiatorios para no tener que asumir que mucha parte de aquella nace de la sociedad y no de los individuos, pero los niveles necesarios del egoísmo de los que tienen en una comunidad en la que no todos tienen, de la ignorancia de que la corrupción de los que tienen poder es abuela de mucha delincuencia porque es la madre de las injusticias perpetuas que la originan, de la obcecación en pensar que la delincuencia es originada exclusivamente por la maldad y no por una sociedad desigual y de la hipocresía de pensar que una serie de características evidencian la maldad y la bondad (como si no hubiese criminales padres de familia religiosos con buenos y legales trabajos) tienen que conjugarse con la valoración positiva de la violencia y con un alto nivel de delincuencia para que aquellas simpaticen con los justicieros. Así pues, los estadounidenses los han producido para calmar la angustia que les provoca la mucha criminalidad que su sociedad, por ser egoísta, desigual, violenta y moralista, genera. La Tasa de Homicidio Intencionado (conocido) en EE.UU., que actualmente es más baja que las del período 1967-2009 (desde 1973 a 1993 fue del doble o más), es más de 5 veces superior a la media de las tasas de los países euroccidentales y 4 veces superior a la media de las tasas de los estados del G-7 sin contar con él. Es decir, EE.UU. es el estado más violento de Noroccidente y también el más violento de los más ricos; con mucho pues en el 1º caso su tasa es mucho mayor que el doble de la tasa del 2º (Bélgica) y en el 2º caso es poco más del triple de la tasa del 2º (Canadá). Claramente EE.UU. es una anomalía. La religión es la 1ª medida que los estadounidenses han aplicado para poder soportar el vivir en una sociedad violenta, superindividualista y supermaterialista. Si no presionasen a sus compatriotas para ser religiosos no podrían vivir con las enormes desigualdades, injusticias y violencias de su sociedad porque precisamente lo que promueven las religiones en su forma moderna son la solidaridad, la tolerancia y la bondad, además de que la religiosidad neutraliza la diversidad y el individualismo al aportar semejanza. Así, lo que hace funcionar un país tan egoísta, desigual y violento como EE.UU. es la religión. Pero como evidentemente esta no funciona a los niveles deseados, los estadounidenses han tomado una 2ª medida: consumir ficción en la que el justiciero corrige los males reales, si bien provienen de las personas y no de su sistema, la justicia prevalece y el crimen no compensa. Esto permite al "sueño americano" seguir siendo el opio del pueblo que hace que este se mate a trabajar en pos de esa quimera, en vez de organizarse para cambiarlo o destruirlo.

El 1º superhéroe es Superman. Lo 1º que hizo fue combatir a los corruptos de su sociedad, que era igual a la estadounidense de su época. Tardó más de un año en combatir a un supervillano y la razón por la que se especializó en ese tipo de criminal fue puramente comercial. Una empresa no podía publicar regularmente historias donde los villanos son empresarios sin escrúpulos y políticos corruptos en una sociedad volátil. Los muertos de hambre Bonnie y Clyde son sólo 4 años anteriores a Superman y los crímenes de la mafia eran pan de cada día el año en el que fue creado. Por tanto, a finales de los 30 del siglo XX el pueblo estadounidense, con el Crack todavía por superar, se sentía amenazado y desasistido, rodeado de maldad, y por ello necesitaba justicieros. Defensores del Bien. Protectores de los débiles. Al héroe tradicional: hombre joven y fuerte de origen misterioso o popular totalmente virtuoso que ha consagrado su vida a luchar contra el Mal. Así es Superman y así se presentó Mussolini 16 años antes que aquel. El forzudo, o como lo llaman los italianos, el gigante bueno, es una idea popular tanto en EE.UU. como en Italia. Maciste y Bud Spencer no son más que hermanos de Superman y Schwarzenegger (austriaco) y Stallone (su padre era un inmigrante procedente del sur de Italia). Hoy, los estadounidenses, para sentirse protegidos en una sociedad sin Estado de Bienestar (de ahí que EE.UU. sea la tierra de la autoayuda), neocapitalista y con una democracia poco representativa (desde 1972 la abstención en ese estado nunca baja del 45% cuando la media en Euroccidente es del 30%), necesitan justicieros ficticios que compensen la falta de justicia real (y héroes reales). Además, para sentirse protegidos de la criminalidad violenta (y la amenaza exterior), los burgueses estadounidenses necesitan superhéroes y todos esos de la tele que resuelven asesinatos, enchironan delincuentes y eliminan espías y terroristas. Esto es clave porque la burguesía es lo que diferencia a EE.UU. de los estados que tienen más criminalidad que él. Por ejemplo, la Tasa de Homicidios Intencionados (conocidos) de Venezuela y Honduras, los países que la tienen más alta, es más de 10 veces mayor a la estadounidense pero esos estados no tienen superhéroes. Por qué? ... Porque en ellos, como en los demás, a diferencia de EE.UU., la burguesía no es mayoritaria. Aquí es donde vuelve a entrar el "racismo": la cuestión es que haya una minoría de personas, una categoría, a la que odiar; naturalmente en nombre de una mayoría, de quienes son iguales entre sí [...] en conclusión, en nombre del conformismo. Estos son los criminales, los negros de Bowling for Columbine (el naranja es el nuevo negro). El "racismo" permite ponerse con los niños y las mujeres, es decir, 1º, y así, desde esa superioridad, justificar la propia violencia. El "racismo" burgués es el tema principal de las llamadas colecciones mutantes de Marvel. Aunque allí se enmascara aludiendo al racismo, los mutantes marvelitas fueron creados en plenas revindicaciones afroamericanas pero tampoco hay que olvidar que Lee&Kirby son de origen judío y crecieron durante el fascismo, las colecciones mutantes en realidad hablan del miedo al otro inherente a la burguesía. Teniendo en cuenta esto, que los superhéroes se deshinchasen rápidamente en los 40 del siglo XX, menos de 10 años después de su nacimiento, para triunfar a principios de los 60, momento en que la Tasa de Homicidios Intencionados (conocidos) era similar a la actual, lamentablemente no hay datos de la 1ª década de los Superhéroes, se debe a que en esta última década EE.UU. era al fin mayoritariamente burgués (o conformista pues tuvo que ser movilizada en favor de los negros) pues en ambas décadas EE.UU. estaba en peligro (2ª Guerra Mundial, Guerra Fría) y era seriamente desigual. El enriquecimiento posbélico y el anticomunismo habían barrido lo populista de los Superhéroes. El otro dejó de ser un poderoso malvado para ser un malvado a secas. Siegel&Shuster eran unos humildes jovencitos anónimos hijos de inmigrantes cuando crearon a Superman, Lee&Kirby eran unos cuarentones, también de origen humilde e hijos de inmigrantes, pero ya con trabajos estables y sus continuadores sin duda eran burgueses pues sus familias fueron capaces de comprarles los suficientes cómics como para que se hiciesen fans de los Superhéroes. Claramente la sociedad había cambiado y por ello los superhéroes eran menos populistas, ni se enfrentaban a poderosos sin poderes ni eran hijos de granjeros (la profesión de los Kent tardó 10 años en saberse). Sin embargo, el archienemigo de Superman desde 1986 es un ejecutivo. No obstante, tal cambio no fue por el enriquecimiento (si bien es lo que lo ha consolidado pues desde los 90 los superhéroes ya no tienen precios populares), sino por los japos pues se produjo en 1942. Por Pearl Harbour se cambió la Justicia por la Libertad, que es más confusa como demuestra el que los espartanos se considerasen a sí mismos libres y que muchos no quieran ver que Esparta era un estado totalitario. Desde entonces los superhéroes han luchado más por la Libertad que por la Justicia, cosa que idealizó o abstrajo más su lucha de modo que pasaron a ser más opio o bálsamo que crítica. Así pues, la burguesía es clave para este tema, pues si un superhéroe defiende el status quo, entonces sólo conjura el miedo, la principal función del héroe clásico de ficción, de los beneficiados por el estado actual de cosas y de los que tienen miedo al cambio (conservadores). Es decir, no es el héroe del pueblo o de los oprimidos, sino de los miedosos y paranoicos, tribulaciones tanto de los que tienen algo como de la burguesía. Como observa Pasolini en "E.M. (Extremismo Metapolítico)" la violencia de la derecha raramente es revolucionaria pues habitualmente se dirige a proteger el status quo. Incluso cuando eso no es así, caso del fascismo, llega al poder de forma legal, en cambio todos los comunistas europeos llegaron al poder mediante revoluciones o golpes de estado. En esto reside la diferencia entre el primigenio Superman y los superhéroes industriales. El 1º trataba de mejorar el estado actual de las cosas, aquí está la 2ª gran diferencia entre el fascista y el superhéroe: este nunca trata de cambiar el Sistema, de una forma terrorista (esto es, de forma criminal y aterrorizando a los villanos) y los 2º protegerlo. Seguramente que ni el uno ni los otros normalmente maten es porque son ideales ya que sus autores nunca han sentido la amenaza tan real como la sintieron el asesino del que habla Pasolini y los fascistas de la época del fascismo. Esa es la diferencia entre Maciste y Mussolini. Los italianos empezaron a sentir que la amenaza era real por lo que sacaron al héroe de la pantalla y le hicieron dictador.

Que ahora los superhéroes estén de capa caída probablemente se deba a que, además de haber dejado de ser infantiles, la sociedad estadounidense ha cambiado. Esto lo demuestra los numerosos cambios que están sufriendo los superhéroes clásicos sobre todo en el Cine. La sociedad estadounidense es menos conservadora, blanca y patriarcal que en los 40 y en los 60 y por eso los cambios de sexo y raza. La edad es por temas exclusivamente comerciales. También ocurre que los supevillanos han dejado de encarnar el mal de la realidad (ya ni hay amenazas exteriores poderosas ni se cree en científicos locos). Por todo ello, por falta de enemigos y por falta de idealismo, hace tiempo, la estúpida Civil War (2006) demuestra que la cosa viene de atrás, que los superhéroes sólo se pegan entre ellos como muestra la actual principal historia del Universo Marvel. Quienes se enfrentan entre sí en el extenso relato de Hickman son superhéroes, los supervillanos hacen poco. Aquellos luchan entre sí porque unos son idealistas y otros pragmáticos. Así, la "guerra civil" entre superhéroes no es otra cosa que una manifestación más del debate interno de EE.UU. entre idealismo y pragmatismo que ha surgido, como siempre, cuando el idealista se ha dado de bruces con la realidad, que consiste, ya que ni se cuestiona la violencia ni la burguesía, en que si la violencia debe seguir siendo limitada y legal o debe ser resultadista (es decir ser unilateral, indiscriminada y sucia cuando convenga). Guerrear contra el fascismo o detener a cualquier musulmán y torturarlo. Así, la crisis en la que cayeron los superhéroes a mediados de los 90 del siglo XX de la que aún no se han recuperado a pesar de su éxito cinematográfico, probablemente se deba tanto a que han dejado de calmar la angustia de vivir en una sociedad lobuna como, sobre todo, a que los estadounidenses ya no son tan idealistas, conservadores, religiosos y normativos como antes. Desde 1960 hasta 1992 los republicanos gobernaron 20 años separados en 2 períodos por un intervalo de 4 años, desde 1993 hasta el 2016 sólo los 8 años centrales de ese período. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cuando se torció todo: Network: un mundo implacable, S. Lumet 1976. Aproximación informal.

Network significa emisión en cadena y hace referencia a un hecho televisivo estadounidense por el cual un mismo programa se emite en distintas cadenas del país, cosas de los usos horarios y de que no todas las cadenas emiten para todo EE.UU. Por ello en España se añadió "un mundo implacable" al título. No aclaraba nada pero le daba mucha ominosidad. El resultado es que me he pasado toda la vida pensando que era una película de Ciencia Ficción. No ha sido hasta que me he propuesto ver esta película porque tiene muy buena reputación que me he enterado de que tiene que ver con el periodismo, la tv y los negocios.
Network filmicamente hablando es una película normalita. No es espectacular, no tiene escenas o planos brillantes. Tampoco tiene interpretaciones excepcionales, salvo las dos que se llevaron el Oscar, una tremenda F. Dunaway que borda el papel de "villana" y un sólido P. Finch que lo da todo haciendo de profeta, ni unos diálogos memorables, el guión es demasia…

Apocalipsis now (redux) en clave mítica

Película impresionante. Puro Cine en cuanto a que sólo este arte puede construir un relato así. Uno de los, sin duda, mejores films de todos los tiempos. Espectáculo alucinante. Una obra excesiva, exagerada e inolvidable. Así es "Apocalipsis now". Comienza con un plano sostenido de una selva en el que se escucha un helicóptero que se va acercando. Después de que este pase por delante de nosotros comenzamos a oír "The End", una de las canciones míticas del siglo XX con un Morrison que canta en un inglés cristalino, y un humo amarillo empieza a bailar entre la selva y nosotros. Después, repentinamente, pasa por delante nuestro un helicóptero, otro?, y la selva estalla en llamas. Así termina este plano hermoso e hipnótico. Uno de los mejores comienzos del Cine. Con este último videado he comprendido por fin Apocalipsis. La verdad, como siempre me ha bastado su espectacularidad, nunca me he preocupado de interpretarla (tampoco creo que hubiese podido porque es bastant…

Smallville: Alicia ha muerto, QUÉ VIVA ALICIA!!

Acabo de de ver el episodio de "Smallville" 4.12 emitido por la 1 y me ha entristecido ver como el pj que más me ha gustado de toda la serie muere y encima de esa forma tan banal.
"Smallville" es una serie que sigo de forma irregular desde aquel verano en la que la primera lo emitió. Lo sigo de esa forma, porque la serie tiene tantas cosas que me gustan como que no y como casi siempre no pasa nada, pues no duele perderte algún episodio. El asunto es que yo, como buen español, apenas sé algo de DC y de Superman, por lo que no me chirría o sulfura los "cambios" o las nuevas ideas que se dan sobre la adolescencia de Superman, las cosas que no me gustan son la incoherencia de la serie tanto entre episodios como dentro de un mismo episodio, que nadie sea capaz de descrubir a Clark cuando guarda fatal su secreto, que el gobierno de EE.UU. no intervenga y limpie Smallville ante la cantidad de tipos con poderes que se dan por allí (algo así como Sunnydale, vamos lo…