26.8.11

DV8

DV8 fue lo primero que compré de Image. Ya no recuerdo por qué lo hice, a mi por entonces W. Ellis no me decía nada (y ahora que sé quien es tampoco) y el dibujante de los 1º nº es H. Ramos que siempre me ha parecido malo y con un estilo horrible, pero el caso es que me gustaba bastante. Recuerdo que por entonces conocí a un tipo que había dejado los cómics al cumplir los 18 (es increíble que haya gente que lo haga por ese motivo, yo ya he conocido a 2) y quería volver así que me pidió recomendaciones. Ya no recuerdo qué títulos le dije salvo este. Me acuerdo de DV8 porque luego me echo la bronca por habérselo recomendado diciéndome que no sabía cómo me podía gustar un cómic tan malo. Sobre gustos... pero, además, no es lo mismo entrar en el nº 1 que en el 10 (no recuerdo exactamente cuál fue el nº que se leyó pero sí aproximadamente). En fin, que este supergrupo me cae muy simpático así que el tener noticias de ellos tras 12 años me ha hecho releer lo que se ha publicado aquí de DV8 además de pasar por caja.


Aquí se publicó en grapa, corrían los estertores del siglo XX (1997-9) y por entonces nadie tenía la osadía de cuestionar el formato divino. Tuvo 23 nº y cerró por falta de ventas. Quedaron fuera 9 nº más, 2 anuales y algún que otro nº especial.
Los 1º 8 nº los firman W. Ellis, H. Ramos, M. Lopez y J. J. Kirby. El 2º es el dibujante regular y los 2 últimos le cubren las espaldas. Esta etapa no tiene rumbo (puede ser que el ritmo del guionista sea muy lento). Ellis se limita a hacer historias autoconclusivas sin pretensiones salvo la de impactar. Era la época. Había que ser sórdido, gore e inmoral a toda costa. Hoy en día parece todo bastante pueril pero en su época tampoco es que fuese fuerte (para mi sensibilidad). Estos nº se dejan leer pero no darían tan penosa impresión si no estuviesen dibujadas por un Ramos malo y primerizo ya que sus páginas son tan alienas que es imposible conectar con la historia y su dibujo es tan burdo y caricaturesco que ya podía escribir lo que quisiese Ellis que no iba a funcionar. Lo que tienen estos nº es el valor de la singularidad. DV8 es un supergrupo villano de adolescentes. No de opereta sino los que trabajan para el gobierno (un villano para casi cualquier estadounidense ya desde antes de constituirse EE.UU.). Así, son una especie de niños-soldado mal criados, lo cual es una vuelta de tuerca que aún hoy sigue siendo novedosa.  Pese a lo dicho hay 3 grapas interesantes. La nº 2, donde Ellis presenta un supergrupo inspirado en La Familia de Manson que sirve para poner de manifiesto que por muy malos que son los DV8 aún los hay peores, la nº 3, con dibujos de M. Lopez es una historia de Fantasía convencional pero bien narrada y que cuenta con un dibujo realista primerizo pero atractivo e interesante con un entintamiento que le da elegancia y personalidad, y la nº 8, una historia lejanamente inspirada en "Akira", donde Ellis vuelve a enfrentar a DV8 con otro reflejo suyo, esta vez de origen  soviético, convencional pero bien escrita que es la mejor grapa de toda la cole, al menos de lo publicado aquí, gracias al estupendo trabajo de J. J. Kirby.
Desde el nº 9 hasta el 23 el guionista es M. Heisler primero haciendo pareja con J. J. Kirby y luego con A. Rio. Ignoro porque se fue Ellis pero Heisler continua con lo establecido por él, que no eran una hipoteca pues aquel apenas había hecho algo. La cole sigue igual de mediocre pero ahora sí tiene rumbo y es más dinámica. Ellis había hecho que DV8 se replantease su papel y su camadería. Esto es lo que utiliza Heisler para que durante su etapa el supergrupo deje de ser uno de villanos para trabajar para un gobierno más amable y con una incipiente ética. Es una etapa bastante clásica que es entretenida pero rutinaria. Lo interesante es que Heisler consiguió hacer a los DV8 bastante sólidos con lo que se hacen simpáticos y así dio un motivo para seguir una cole que sólo destaca cuando la dibuja J. J. Kirby. Este dibujante se encarga del intervalo (9, 13). Su trabajo tiene fuerza y atractivo porque, aunque lento (o vago?), es elegante, atractivo y personal y cuida bastante la composición de página. Le sustituyó brevemente T. Raney, que se encarga de la saga más transcendental para DV8 del material publicado aquí, y luego J. Johnson, que se encarga de la aparición de Grifter como estrella invitada. A. Rio (19, 23), el nuevo dibujante regular, es un clon barato de Campbell (un intento de imagizar la cole para salvarla de la quema?), con lo que vulgariza la cole de modo que pone en evidencia el mediocre trabajo de Heisler a parte de que lo perjudica ya que, por su torpeza y limitaciones, es incapaz de defender los guiones de este.
DV8, a parte de en crossovers, apareció como villano en España también en una miniserie de Black Ops totalmente olvidable por innane aunque dibujada con decencia.


Ahora saltamos 12 años hacia el presente. Norma publica en un tomo la saga Dioses y monstruos a cargo de B. Wood y R. Isaacs. Como lo hace de forma espartana, no tengo ni idea de qué ha pasado entre lo publicado en España y este tomo y tampoco si este tomo continua pues es una saga que trata de iniciar algo. D&M es entendible por sí mismo pero ya no no sé si es disfrutable o interesante si se desconoce al DV8, ya que da por hecho muchas cosas y B. Wood no hace mucho esfuerzo en presentar a sus miembros. La historia obedece a la interesante premisa de qué son los superhéroes, dioses o monstruos? DV8 son trasladados a un planeta habitado por humanoides con una cultura ágrafa y una tecnología que apenas controla la fundición del hierro. Lo que es un argumento más cercano a la CF (recuerda a "El poder de un dios") que al mainstream. Allí, las diferentes tribus los acogen como dioses y los exigen que se comporten como tales. Así, los DV8 transforman a las tribus según la personalidad de cada cual lo que desencadena una guerra mundial pues los miembros del supergrupo más ambiciosos y crueles empujan a los demás a defenderse.
La historia no esta mal aunque esta muy estirada, se podría haber reducido a la mitad perfectamente y habría quedado más redonda y sólida, y las enormes posibilidades que tiene el análisis de la influencia del superhéroe en las sociedad de las que forma parte y de esta en él  apenas es desarrollado. Pero al menos Wood trata de ir más allá de lo habitual y proporciona una propuesta intelectual alejada de las simplicidades e infantilismos que ofrece hoy el mainstream en general que apuesta por la ética y el sacrificio como el único modo de llegar a ser un superhéroe.
El tomo esta dibujado con solvencia pero demasiado ligeramente. Apenas hay fondos y a duras penas la dibujante es capaz de hacer más de 3 viñetas por página. No sé si es su culpa o es el story que le impone el guionista pero esta es la principal causa que estas grapas sean ligeras como la espuma. El tiempo de lectura de cada grapa es de 6 mintuos más o menos. Demasiado poco para una historia con potencial. Lo cual la perjudica pues esta claro que con la misma extensión pero con más viñetas por página la cosa habría ido a más y hubiera podido transcender. Con el espacio tan poco aprovechado esta genial idea de Dioses y monstruos sólo se queda en eso al no poder cuajar. A destacar las portadas de F. Staples. Una pena que en tomo no luzcan como merecen.
Pues eso es lo que hay de DV8 publicado en español. Trabajos mediocres pero interesantes porque la cole tiene un enfoque singular que permite abordar el género superheroico desde otro ángulo. Así, se pueden contar las mismas historias pero con sabor diferente. Una pena que esto se pierda como lágrimas en la lluvia ya que no parece que DC se vaya a acordar de DV8 a pesar de que este supergrupo encaja bien en un intento de cambiar y rejuvenecer el género pues sus miembros son jóvenes (15-20 años) que se enfrentan con dilemas éticos y a un mundo que los empuja a ser crueles y egoístas. Cualquier joven puede encontrarse reconocido en Copycat, Frosbite, Sublime, Bliss, Treshold, Jocelyn, Evo y Powerhouse. Unos jovenzuelos obligados a ser adultos antes de tiempo y arrojados sin ser consultados a un nido de víboras. 

18.8.11

Una de breves: Las Guerras Asgardianas, B. M. Bendis y A. Davis, Panini 2011


Ya saben que Bendis me parece un muy mal guionista pero que eso no impide que le lea de vez en cuando. Esta vez fue por Thor, por la grapa y por A. Davis. El resultado no me ha decepcionado, es decir, Bendis hace un trabajo tan malo como siempre.


El caso es que Bendis no empieza nada mal. Un argumento simple y convencional muy bien llevado y vehiculizado por unos pjs carismáticos, en especial Iron Man, y sazonado con la típica ironía bendisiana, que aunque graciosa a veces lo único que hace es torpedear la atmósfera. Pero una cosa que distingue a Bendis es que no sabe cuando se está disparando en el pie. La épica y la tensión no son compatibles con el humor pues este las torna en comedia. Así, la historia se lee con mucho agrado en sus primeras 4 partes a pesar de que el simple argumento está muy estirado, pero en su 5º y última parte nos damos de bruces con el suelo, cuando nos damos cuenta de que Bendis está más allá de la redención. Pase, a estas alturas se asume, que esta miniserie no tenga encaje con lo narrado por Gillen. Parece que hay que leerlo tras el final del anterior volumen de "Thor". Justo antes de ponerse con la cole actual del dios del trueno nórdico versión Marvel. Cómo encaja la Hela que obtiene un señorío de Mefisto con esta? Cómo pueden ser la misma la Hela que pide ayuda a Thor para salvar a su señorío con la de esta miniserie? Son detalles que no interesan a Bendis (seguro que ni se ha percatado de ellos) que se podían haber resuelto con algunas viñetas. Pero no pasa que la historia funcione utilizando las cosas sólo cuando conviene narrativamente. Thor pierde el martillo pero no se molesta en buscarlo aunque nadie puede hacerse con él y a pesar de que su paradero está muy claro. Tiene que aparecer La Encantadora como deux ex machina (que nadie sabe como sobrevive a un enfrentamiento con una espada capaz de transformar los 9 Mundos) para que lo recupere. Por último hay incongruencias. Thor responde a la pregunta de por qué vuelve a ser por enésima vez el Héroe restaurador del status quo con: usar este poder sacrílego para mis propios deseos me convertiría en un demonio igual que ella. O sea, Thor deja Asgard en Midgard porque estaba así antes de empezar la miniserie olvidando que fue su propio capricho el que puso la ciudad divina en la Tierra. Lo que fue, además, la razón de "Asedio", así lo entendí yo, y es el motor de la 1ª saga del actual volumen de "Thor". Está claro que Bendis no ha vuelto a leer un cómic de Thor desde el final de la reputada etapa Simonson (la cual proyecta una gran y oscura sombra sobre esta miniserie), ni siquiera los suyos, y a casi nadie le importa. Así pues, GA es otra historia típica de Bendis, argumento simple, buenos diálogos, buen humor, incongruencias, narrativa forzada y desastroso final. Bendis sólo mola mientras no está desarrollando su argumento. En cuanto la historia empieza a desenlazarse la mierda empieza a entrar por todos lados.

Afortunadamente no todo es malo en esta miniserie pues tenemos en ella al mejor A. Davis, con su fiel escudero M. Farmer,  de los últimos años. Yo creía que este dibujante ya estaba de vuelta pero aquí demuestra que no, de modo que hoy por hoy sigue siendo el mejor. Lo que no entiendo es la motivación que ha encontrado en esta miniserie porque a un sabio como él no se le ha podido pasar el patatero guión  de Bendis. En estas páginas hace un trabajo como siempre sobrio, nunca se luce ni busca la espectacularidad, pero fabuloso dado su talento y experiencia. Lo que más me ha gustado ha sido como ha impuesto su narrativa a Bendis. En esta miniserie, salvo momentos puntuales como la secuencia del ojo, no tenemos la narrativa que aquel impone a los dibujantes sino la de A. Davis en estado puro. Así, tenemos una historia perfectamente narrada en imágenes y la mejor revindicación que se podía hacer de La Encantadora. Y exitosa además a juzgar por lo que dice el palmero de J. M. Clemente, Fraction la va a usar. La Encantadora es un secundario importante de Thor olvidado por los guionistas de su serie regular en particular y por Marvel en general. Algo que la labor A. Davis ha demostrado que ha sido un error pues su pericia hace evidente su potencial. Un acierto del dibujante pues J. M. Clemente nos cuenta que su inclusión se debe a este y no a Bendis. Lo cual deja la sospecha de que (casi) todo lo bueno de esta miniserie se debe al gran A. Davis. Desde luego el aire de aventura, la inclusión de tías buenas y el dinamismo y el clasicismo de la historia (GA es seguramente lo más clásico que Bendis ha escrito para Marvel) huelen a A. Davis y no a Bendis.

La edición de Panini afortunadamente ha sido en grapa con lo que se demuestra la salud de este denostado formato, así como que es el mejor vehículo para publicar el mainstream más popular. Sólo le pongo 2 peros. El 1º que no ha puesto por ningún sitio que era una miniserie de 5 y el 2º el título. Si bien el original no tiene, algo así como Primeros/Principales Vengadores, mucho gancho, el de Guerras Asgardianas no es muy ajustado y apesta a nostalgia. Si con A. Viturtia teníamos que padecer la nostalgia de Vertice, con J. M. Clemente la 1º época de forum. Lo que hay que hacer es tratar las cosas como son y no intentar disfrazarlas con nuestra añorada juventud perdida.

En conclusión, GA es una miniserie que tan solo se deja leer porque al ir de más a menos deja en evidencia todos sus fallos. Por otro lado, no tiene fácil encaje con "Thor" y tampoco se presta mucha atención a la relación intervengatas, el motivo principal de la miniserie. La resolución de las diferencias entre Iron Man y el Capi, que no olvidemos, llevaron este último a la muerte, con la mediación de Thor y vehiculizada por un conflicto apenas es tratada por Bendis. Quien, demostrando su buen hacer, hace que vayan por separado la 1º mitad de la historia. Unos chistecitos (con hedor machista) y un poco de camadería chusquera y problema arreglado. Muy pobre. Así, GA queda como una miniserie alegre a la vista y divertida si se lee sin pensar porque si no, no es más que una mediocridad sin más justificación que un A. Davis espléndido.

12.8.11

Top 7 de las pelis videadas este lustro

Pues con este post termino los fastos que celebran mi primer lustro como bloguero. La elección de este top ha sido muy dura pues el criterio de selección de las pelis que posteo es mucho más exigente que la de cómics por lo que he tenido que dejar de lado algunas que podrían estar aquí perfectamente. Además, otras no estarían aquí de haber caído en otros años. Por eso aunque pensaba que fuese un top de 6 al final ha tenido que ser de 7. No obstante, todas las que hay aquí me entusiasman aunque no todas tienen la misma calidad o repercusión.

La naranja mecánica. Es la peli que más me gusta de Kubrick. Me parece impresionante visualmente, vandálica y desprejuiciada. Una sangrante broma que se mete con el sistema  y la burguesía que defiende que si no se puede hacer el mal entonces es que no hay libertad. Una peli poderosa y fascinante, un must watch en toda regla, con un M. McDowell inconmensurable y, como todos los clásicos, siempre vigente como muy bien demuestra lo acaecido la semana pasada en Inglaterra. Y es que siempre los jóvenes han vivido en un sistema de y para viejos de modo que siempre que este hace aguas, se lanzan a la calle para conjurar su aburrimiento y coerción y de paso a ver si castran a Urano o destronan a Cronos. Tanto este último como Zeus eran el hijo pequeño. Antes se castraban hermaios, hoy se rompen escaparates.

Los violentos de Kelly. Es una peli que me entusiasma desde pequeño. Es la mejor peli bélica crepuscular. Es decir, ya no es una oda a los ejércitos aliados vencedores en la última gran guerra europea sino que es una obra picaresca. Ya no hay grandes causas e ideales, todos los oficiales son incompetentes y lo que mueve al mundo es la codicia. La guerra ya no es un asunto de estado sino un mar revuelto del que hay que pescar todo lo que se pueda. Los héroes son villanos pues han descubierto que son simples peones a los que se mueve para ser sacrificados y no para comerse nada. Es simplemente otra historia que cuenta que los hombres vulgares armados y sometidos a situaciones de estrés despojados de ideales y de gregarismos lo único que conciben es la rapiña. El soldado típico de antes de los ejércitos estatales. Una buena comedia negra a costa del militarismo ingenuo que olvida que la guerra es un fracaso que responde a altos y privados intereses y una cosa muy sucia. Por tanto una de las pelis bélicas más realistas que existen. La guerra simplemente es una broma muy pesada y negra.

El ángel exterminador. Para mi la mejor peli de Buñuel. Surrealista y fascinante. Singular y crítica. Una peli sencilla que llega muy lejos gracias a la imaginación y creatividad de Buñuel, el mejor director de Cine español. Así, es un gran clásico, los náufragos de la calle Providencia es la humanidad, que soporta lozano el tiempo y los videados. Una peli que muestra que todo es un sin sentido pues el sentido es algo que viene de nosotros, por tanto a este hay que tomárselo con sorna, y un canto a la cooperación y a la tolerancia.

Apocalipsis now redux. Magnífica peli. Cine Total. Lo que las obras de Wagner son a la ópera. Grandilocuencia, pedantería y ambición pero también belleza, emoción y transcendencia. Un relato catárquico en busca de redención y orden. Un esquema primordial para vehiculizar ansias modernas. En fin, otro must watch inagotable y sobrecogedor que nos habla de nosotros mismos, por eso es otro clásico.

El bueno, el feo y el malo. Gran peli y una de las fundadoras del cine moderno. Las formas es lo único que importa. Todo se supedita a la imagen. Los personajes y los acontecimientos se incluyen en el guión por su espectacularidad y su visualidad y no por su pertinencia narrativa. Así, se llega a una historia simple pero excesiva, sencilla pero larguísima, sobria pero impresionante con el mejor clímax de todos los tiempos. Otra comedia negra a costa del heroísmo y el sistema que lo debe todo a Leone y Wallach. El triunfo de la imagen y del autor sobre la historia. El Arte Moderno llega por fin al Cine.

El planeta de los simios. Una de las mejores pelis de CF de todos los tiempos pues se ha mostrado insuperable. Una parábola  sobre la bestialidad humana que, a diferencia de las que la acompañan en este post, cree en el Héroe. No puede ser de otra forma pues él es el inconmensurable C. Heston. Una peli modesta pero que como exprime al máximo sus puntos fuertes, C. Heston, el maquillaje y la desolación de las localizaciones, y cuenta con uno de los mejores finales del Cine se ha convertido en un clásico por encima de los géneros. Pues esta es otra, esta peli es otra de muchas que demuestra que no hay género menor o presupuestos justitos, sólo artífices menores y falta de ambición. 


Terror en el espacio. La más floja de este top pero la dirección de M. Bava es comparable a la de Kubrick o Leone. Una peli de serie B de CF típica de su tiempo pero con toques modernos y una belleza formal impresionante. También es una peli seminal en cuanto mezcolanza de géneros, esteticismo y final ominoso. Como en tantas otras de este post, no hay héroes. En fin, una peli modesta y sencilla pero muy bien contada en imágenes y con personalidad y es que al final lo determinante siempre es la mirada del director, pues él, con libertad y talento, puede neutralizar los presupuestos magros, los guiones formulaicos y las malas actuaciones.
Pues nada, una selección bastante rancia, todas las pelis estan dentro del intervalo (1962, 1979), pero es que seguramente ese fue la Edad de Oro del Cine Occidental. También, en el fondo, los mitos siempre son antiguos. 

4.8.11

Critiquita 324: El regreso de Bruce Wayne, G. Morrison et al., Planeta DeAgostini 2011

Cuando terminé "Crisis Final" me dije que si publicaban aquí esta miniserie en grapa me la hacía. Lo dije sin saber que me iba a encontrar pues no he leído nunca el Batman de Morrison por la sencilla razón de que no sigo a ese pj. Pensaba que iba a ser una miniserie entretenida y autónoma y no ha sido así. "El regreso de Bruce Wayne" es una parte de la compleja y larga etapa de Batman que, cual villano entre las sombras, esta orquestando Morrison. Ni Ozimandias planificó tanto.

RBW empieza donde acaba "Crisis Final" pero no es su continuación o un epílogo. Ni siquiera es una idea loca sin consecuencias derivada de ella. Es una parte importante de la reescritura que Morrison esta haciendo a Batman. El escocés quiere hilar toda la continuidad de Batman (y luego viene DC y...), para horror de todos los anticontinuidad, para actualizarle. Quiere que todo cuente a la vez que quiere que Batman deje de ser el justiciero solitario y taciturno, el superhéroe oscuro que ha sido casi siempre. Razón no le falta. De todos los superhéroes es Batman el que tiene la familia más grande y popular. Es el superhéroe que más ha inspirado a otros para ser villanos (coño, esta teoría se desarrolló dentro de sus cómics) o superhéroes. Por ello esa vocación de solitario es difícil de tragar a estas alturas. Si va por el tercer Robin! Lo mismo que lo de justiciero. Lo de que un tipo llegue a esos extremos porque presenció el asesinato de sus padres de peque hace tiempo que le hace parecer un demente y un psicópata. La intención de Morrison es hacerlo más luminoso. "Hasta el final de la noche" dice Batman en la última viñeta de esta miniserie. Lo cual interpreto como que en ella Batman, aunque se disfrace de oscuridad, es una luz y una esperanza. Morrison, paréceme, quiere acercar a Batman a su idea de superhéroe como divinidad de corte angelical. Un cruce entre un dios olímpico (poderoso pero humano en cuanto a personalidad) y un ángel cristiano (protector y esperanzador) o quizás como el culmen del desarrollo de esa parte divina que muchas religiones dicen que tenemos. Todo lo que ha hecho Morrison con Batman hasta ahora, creo, es reescribirle para que deje de ser un enfermizo vengador para ser un superhéroe más en la línea de Superman, un benefactor desinteresado. Alguien que defiende el Bien porque quiere hacerlo, no por un trauma. Lo que le hace volver no es el asesinato de sus padres sino que Gotham esta en peligro.
A pesar de todo lo dicho la miniserie es autónoma. Leyéndola uno no tiene el sentimiento de que se ha perdido algo o de que no se entera de nada. En eso Morrison demuestra lo calculador que es. Sorprende que un tipo al que se califica de loco en realidad es alguien que planifica mucho las cosas y que lleva años tejiendo una historia a través de series y miniseries protagonizadas por pjs distintos. En el fondo refleja lo poco que conocemos a los autores. Obviamente si uno sigue el tema va a disfrutar más con RBW pues se va a dar cuenta de que es parte de una historia mayor, pero Morrison cuenta perfectamente el argumento más sencillo y superficial (en el sentido de que esta en la superficie, arriba del todo) de modo que cualquier lector ocasional va a pillar lo básico, menos mal, y así poder entretenerse con el cuento. El cual no es nada del otro mundo o sí, porque es un trabajo bien hecho lo cual escasea en estos momentos. Es interesante y original, como todo lo de Morrison, pero no va mucho más allá de eso seguramente porque es una pieza de algo mayor y no una historia independiente si la despojamos de su nivel básico. 
RBW es un Viaje del Héroe de libro. En esta miniserie el Héroe viaja muy lejos de su casa y las pasa putas, incluso llega a morir, para volver pero regresa renovado, mejor que nunca. El viaje es temporal, sólo que esta vez es hacia delante, y así podemos maravillarnos con la peculiar versión de la Historia que tiene el estadounidense medio. De la Prehistoria a la Edad Moderna (XVII) y de ahí hasta ahora. Una visión histórica que prueba el carácter inmigrante del estadounidense. No tiene ningún vínculo con América y su historia se cuenta usando estándares europeos. Como RBW es un cómic pop el viaje se hace en los hitos de la historia de EE.UU. sólo que en este caso, como Morrison es escocés, prefiere la época de la piratería estadounidense (principios del XVIII) a la Guerra de la Independencia de EE.UU. (finales del XVIII) y el Oeste a la Guerra Civil de EE.UU. (el primero empieza en la segunda mitad del XIX cuando termina la segunda) y de ahí pasamos al nebuloso siglo XX. Ambigüo gracias a que el tiempo en el mainstream no equivale al de la realidad. Así, Batman fue creado  en 1939, no se puede obviar por la continuidad, pero si leemos los cómics actuales tenemos que asumir que nació alrededor de 1980 para poder creérnoslos. Por eso, en ese nº todos van como si fuesen los 50 pero hay detalles (camisetas y videos) que remiten a finales de los 70. El último es en la actualidad, el siglo XXI.  Así pues, RBW es una historia más heroica y de CF que superheroica, bien estructurada, contada a saltos (lo que hace que haya episodios mejores que otros a pesar de ser un todo) y, por ello, de ritmo lento para neutralizar las brutales elipsis. Lo usual en este guionista. Sólo el último nº es algo dinámico hasta que en el final Morrison se pone en plan psicológico y explicativo. El resultado es una miniserie correcta y decente cuyo mayor valor esta en su singularidad que no es una historia más de Batman ni tampoco un apéndice de "Crisis Final". De hecho es lo contrario, aquella es un episodio de la etapa de Morrison al frente de Batman (ahora podemos ver hasta donde llegó la mano de Didio). Por eso PDA la ha publicado en la cole regular del pj. Del nº 43 al nº 48. Lo único que queda por saber es el por qué de la fijación de Darkseid por Batman, aunque puede que ya haya sido contado en una historia que lleva narrándose más de un lustro.
El apartado gráfico de RBW esta al mismo nivel que el escrito, correcto y decente. Todos los que la dibujan hacen un trabajo competente y atractivo sin pasar de la mediocridad. Sólo F. Irving (nº 2 EE.UU./44 Es) y G. Jeanty (nº 4 EE.UU./46 Es) están por debajo de la media. El primero porque no tiene un estilo mainstream y, aunque tiene un gran dominio del color, evita los fondos como el gato el agua y el segundo porque es tan malo que no puede disculparlo su decente narrativa. Por encima estan C. Sprouse, Y. Paquette y R. Sook. Quizás el 2º sea el mejor pero el 1º es más redondo. No puedo terminar este apartado sin mencionar las horribles portadas de A. Kubert por su convencionalismo y un dibujo tremendamente patatero. Mucho mejores, a pesar de no ser llamativas, las alternativas. Malas de escándalo las de Kubert.
Así pues, insisto en que esta miniserie se puede leer por sí misma, otra cosa es que resulte inteligible como primera lectura tanto de Batman como mainstream. También, se puede disfrutar bastante y además, como incluye artículos estadounidenses que intentan clarificar la larga etapa Morrison, uno se puede apercibir de los detalles que se ha perdido por no seguir la cole regular de Batman. De todos modos su lectura, aunque complementaria, no es indispensable pues su autor esta tan despistado como nosotros cuando lo leemos de modo que sirve más para saber que ha pasado en el Batman de Morrison que para saber qué demonios esta pasando en RBW. Algo que aclara el cómic, no de forma explícita y total pues es un cómic de Morrison, en su nº final y más en una relectura completa y seguida.
No obstante el Batman de Morrison me suscita una duda pues aunque especial no es único.  Realmente esta bien que el mainstream produzca artefactos tan sofisticados, es decir, con tantas piezas? La ambición de Morrison no sólo es legítima sino también loable, pero es necesario marear la perdiz? Esta muy bien que ya que uno sigue un universo de ficción año tras año que haya cierta continuidad y que ya que atesora los cómics que estos tengan varias relecturas, pero era necesario llegar tan lejos? Para reescribir a Batman es necesario tantas pajas mentales y tanto tiempo? Morrison ha podido hacerlo porque es un flipado y porque es un producto para iniciados, pero es bueno que lo sea? Aunque yo he disfrutado moderadamente con su lectura y con su desafío intelectual me parece un artefacto demasiado manierista. Esta bien que se premie la fidelidad y la afición pero no creo que sea bueno que para hacerlo haya que ser hermético y críptico. No obstante aplaudo a Morrison por construir algo tan complejo, por querer ir más allá y por pensar que sus lectores son inteligentes.
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog