31.3.11

Critiquitas 317: Imperativo Thanos, D. Abnett, A. Lanning y M. Sepúlveda, Panini 2011

Pues vuelvo al blog un poco obligado. Tranquilos. No es que quiera dejarlo. Es que entre que los post sobre el cine zombi preRomero me han agotado y que estoy últimamente con unas cosillas que me consumen bastante energía, no tengo ganas de postear. Que para mi cada post es un parto. Algunos múltiple. Pero como actualizo poco no quiero dejar pasar mucho tiempo porque os vais y, además, se me empiezan a acumular temas. Así que disculpad si este post acaba resultando una lectura árida.
Con este tomo termina el último ciclo cósmico del UM. No ha durado ni 5 años así que yo creo que habría que ser prudentes a la hora de hablar  del trabajo de Abnett&Lanning. No decir que ha sido bueno. En realidad ha sido un trabajo mediocre, si bien no se esperaba otra cosa de ellos. Entretenido, convencional, bien contado y con alguna cosilla notable. Lo único es que como no han contado con grandes dibujantes, apoyo editorial y pjs populares pues es Bendis y no ellos los que estan en el centro de Marvel. La historia no es mala idea pero es repititiva. Es cansado leer otra vez una historia donde todo el mundo se reúne a dar tollinas al malo de turno pero, a pesar de llevarlo crudo, se acaba triunfando a costa de cambios y bajas. Una pena porque el viaje hasta esta historia ha estado mejor que los anteriores. De hecho, los precedentes han sido lo mejor gracias al misterio y los requiebros con que A&L los escribieron. De todos modos a Imperativo Thanos no le pierde la reiteración sino la falta de emoción,  sobre todo por la previsibilidad del final y porque los pjs son meros clichés, y su simpleza, pues no daba para 7 grapas. De todos modos había material para haberlo hecho mejor. Quizás A&L no le pusieron muchas ganas al saber que Marvel dejaba de apostar por ellos.
Sepúlveda me parece que hace un trabajo flojo. Es un dibujante poco efectivo y atractivo muy influenciado por Pacheco. Lo más pobre de su trabajo es la narrativa, aunque puede ser que los guiones de A&L no le diesen muchas opciones. Apenas va más allá de las 4 viñetas por página y la composición es muy convencional así que no imprime ni emoción ni dinamismo a la historia. Además, privilegia la parte sobre el todo, tiene tendencia a las posturitas y hace demasiadas citas cinematográficas, de modo que el resultado de su trabajo más que una sucesión de viñetas es una serie de ilustraciones con poco sentimiento y singularidad. Todo esta quieto y suena de algo. De todos modos hay que destacar su atención a la gestualidad y que no se vio superado por el encargo. También, cuando el guión es simple y es una sucesión de clichés poco se puede hacer y menos cuando el estilo de dibujo es realista. Nada puede hacer por una historia nada original un dibujo poco original. Esto se puede ver muy bien comparando las páginas del prólogo de B. Walker. Aunque este dibujante también utiliza un estilo realista es mucho más dinámico y enérgico. Sin ser mejor que Sepúlveda es más vistoso y más singular de modo que al final es el que se lleva el gato al agua.
Pues un final que da pena porque es un tanto injusto. El trabajo de A&L no es tan malo como para que les quiten los juguetes y los guarden. Pero bueno, cada vez el mainstream vende menos y encima hay que resetearlo anualmente para que resulte interesante al gran público. Entristece el quedarnos otra vez sin el rinconcito cósmico del UM no tanto por el divertimento que nos proporcionaba A&L, ya que no era nada del otro mundo, sino porque el cosmos marvelita es muy interesante al contar con pjs interesantes, ideas kirbyanas y starlinianas y estar más abierto a la CF que las historias terrestres. Gracias a esta base, bien utilizada y bien conocida por A&L, algo cada vez menos habitual, los guionistas han podido hacer unas historias entretenidas e interesantes a pesar de ser sencillas y convencionales.  Lo mejor de ellas para mi ha sido que han revuelto el status quo. A&L fueron ambiciosos. Aprovecharon que no les controlaban mucho para hacer cambios así, aunque no han dejado nada para el recuerdo y han repetido esquemas, han dejado las cosas distintas a como estaban. Su paso se ha notado y eso siempre es de agradecer en un medio tan industrial.

16.3.11

Videados 98: El último hombre... Vivo y Soy leyenda

Dominado por el típico afán completista propio de todo coleccionista videé las 2 pelis estrenadas en España basadas en "Soy leyenda" para aprovechar mi reciente relectura de la novela, así como mi reciente revideado de la primera adaptación al cine de la misma. Tras esta nota autobiográfica, mis critiquitas de las mismas.

El último hombre... Vivo, B. Sagal 1971.
Yo prefiero llamarla como el original, omega man, porque me parece uno de los 10 títulos mejores de la Historia. Es la mejor peli inspirada en "Soy leyenda", si bien por poco. La había videado un par de veces pero hace tanto que la tenía muy olvidada. Empieza con una larga escena muda muy bien planificada que muestra al gran C. Heston recorriendo en coche una gran ciudad, L. A., que parece estar desierta salvo por él y una figura encapuchada misteriosa y escurridiza, la cual parece ser su objetivo. Es una escena cuyo contraste tanto con la novela como con la anterior adaptación revela cuales son las líneas maestras de las modificaciones que el guión de J. William y J. H. Corrington han hecho a "Soy leyenda". C. Heston conduce un deportivo, luego este Neville no es la figura familiar tanto de la novela como de anterior adaptación, posteriormente la peli nos confirma que es un soltero empedernido, y la subescena rápida del tiroteo que divide el comienzo en 2 (antes y después de los títulos de crédito) revela que en esta versión las armas de fuego sustituyen a las estacas. No hay vampiros pues. Por tanto, Omega man (el plano donde sale el nombre del actor y donde sale el título es el mismo, un primer plano de C. Heston, por lo que nos dice tanto la identidad del pj como que es el protagonista) es un hombre de acción así que la peli va a tener mucha más acción que la novela y la adaptación anterior. Esto le debió gustar mucho a C. Heston ya que así pudo exhibirse con un montón de armas distintas y demostrar que es uno de los mejores tiradores del Cine. Cuando dispara su mirada mata. Las balas sólo profanan cadáveres. También, el que la secuencia transcurra en pleno centro urbano lo diferencia tanto de la novela como de la peli de V. Price pues estas transcurren en los suburbios de L. A. Finalmente, tanto la tosca cassette musical que Neville pone en su coche como la música inicial no tienen ningún tono trágico o triste pero sí algo idílico de modo que ya se nos esta anunciando que la peli no va discurrir por las mismas emociones que "Soy leyenda" y "The last man on Earth".
A este buen comienzo le suceden un par de escenas que nos informan que en marzo de 1975 (en las fechas es la única adaptación cinematográfica fiel a la novela) debió de haber algún tipo de apocalipsis pues nos confirman que Omega man esta sólo y que el dinero ya no vale nada, la prueba más elocuente del fin del mundo capitalista. También vemos como el prota habla solo y que la ausencia de sexo heterosexual le pesa. Lo primero es una forma más adecuada para que una peli exprese soledad que la voz en off de la primera adaptación y lo segundo es algo que esta en la novela pero que la primera adaptación disimula. Después de estas escenas pasamos a una hoy sorprendente escena: C. Heston videando con gusto el documental "Woodstock" (el festival es de 1969 y la peli de 1970)! Al menos lo hace con una arma en la mano y un gesto que anuncia al pj que interpretó en sus últimos días. En medio del videado Omega man se solapa a un hippie: -Sólo hay que ver, hay que comprender lo que es realmente importante. La verdad es que si no podemos vivir todos juntos y ser felices. Si hay que tener miedo de salir a la calle. Si hay que tener miedo de sonreír a alguien, verdad? Qué, Qué manera es esa de seguir viviendo la vida?, lo cual nos deja claro que este film, al igual que su precedente, es una parábola. Por eso no es una obra de CF como la novela, pues si esta planteaba la acción 25 años en el futuro y no hacia referencia explícita al mundo bipolar, esta peli, como la anterior, la sitúa en su presente. De modo que ambas son advertencias y, por eso, fabulísticas. En este caso, una parábola que  al pensar que el pacifismo fue inútil, no frenó el apocalipsis,  refleja el desánimo de principios de los 70. A esta escena le sigue uno de los momentazos de la peli: Omega man cree oír un tlfn. Depresión y locura. Este bajón la peli lo compensa   poniendo la primera escena de acción acompañada de una bso enérgica. La cual nos comunica que los malos, aunque no son vampiros, sólo salen por la noche.
De aquí pasamos a un interior. A la fortaleza de Omega man. Una serie de escenas donde se inserta el, para mi, mejor momento de la peli: C. Heston aprieta el botón del ascensor y este gesto remite inmediatamente a la pulsación del botón nuclear. Como estamos en una peli de Hollywood hay que explicar las cosas. El misterio ha aguantado casi 12'. El problema fue una guerra sinosoviética que empleó, sorprendentemente, armamento bactereológico con lo que la mierda al final llegó a todos. La casa de Omega man es como un museo. En su intimidad C. Heston hace lo que es seguramente su último topless (en esta peli ya empieza a verse que incluso el tiempo puede con un ser legendario) y luego habla en voz alta consigo mismo y con un alter ego, un busto de César que lleva una gorra de plato militar, posteriormente sabremos que es de Omega man. Durante esta conversación oye ruidos de la calle y dice: -Vuelven a las andadas. Qué será esta noche? El Museo de Ciencias? Alguna biblioteca? Esto inmediatamente nos hace rememorar el carácter de museo de la guarida de Omega man. He aquí pistas de cual es el motivo del enfrentamiento. Parece que esta vez la dialéctica de la peli no es un tema de vampiros buscando presas. Inmediatamente después vemos a los malos llenos de vitalidad, no como los de The last man pero sí como los de "Soy leyenda" aunque estos no van ataviados como monjes medievales ni juegan con fuego. La escena sigue y vemos el careto de los jefes, pálido, lacerado y con gafas de sol en plena noche! Si son fotofóbicos cómo es que juegan con fuego? Se llaman entre sí hermanos, a Omega man Neville y a sí mismos La Familia, como C. Mason llamaba a sus acólitos. Precisamente lo de las sectas dementes es un fenómeno que empieza en los 70. Su discurso es anticientífico y antitecnológico. Por eso destrozan museos y bibliotecas y en la escena estan quemando libros y cuadros, lo que recuerda a las hogueras de vanidades de Savonarola. Por tanto, ya que tienen una ideología y modos monacales, no son vampiros sino una secta (-sociedad sagrada) de traumatizados supervivientes que por su salud han creado un relato que sintetiza el oscurantismo cristiano con la hermandad hippie. Lo que contrasta un poco con la visión positiva de aquel movimiento vista antes salvo que lo tomemos como una condena al hippismo fanático que negaba la modernidad y la sociedad. En esta escena vemos que el jefe de La Familia (el demente y tiránico típico jefe de secta) es el presentador que anuncia el fin del mundo en los flashbacks de la peli, Matthias (el nombre es el del apóstol que sustituyó a Judas) el equivalente al Ben Cortman de la novela y de la 1º adaptación. Lo cual refuerza el carácter de parábola que tiene The Omega man y confirma la austeridad de la producción. En esta escena se inserta un flashback que identifica a Neville como un científico, algo de la peli de V. Price, y un coronel, algo original de esta peli, y nos explica porque él no se ha visto afectado por la epidemia que ha matado a casi toda la humanidad y ha convertido a los escasos supervivientes en mutantes. Un flashback estúpido al no tener el detalle de incluir a gente sin mascarillas antigás, que no tenían porque servir pero hubieran demostrado un enfrentamiento serio contra la epidemia, y mostrar como el helicóptero donde viaja Neville se estrella desde gran altura. Una escena increíble que podría haberse salvado si hubiese servido para certificar la condición sobrehumana de Omega man, pero como termina con este inyectándose la cura experimental como medida desesperada deja la escena en una fantasmada. Pero bueno, es una parábola. Tras esto volvemos al presente para ver a C. Heston despejando a tiros a La Familia, la cual, ahora lo sabemos, quiere matarlo porque es el último representante (-el último de los científicos, de los banqueros, de los negociantes, de los que usan la Máquina) del sistema  (-la maldad) que ha llevado al apocalipsis. Necesitan asesinarlo para poner punto y final a la catarsis y así iniciar una nueva vida. Por tanto, la lucha entre Neville y los mutantes es, utilizando los términos de la peli, una lucha entre bárbaros y civilizados. Los primeros piensan que el posapocalipsis no se debe revertir buscando curas o reconstruyendo la civilización y que hay que rematar la faena destruyendo los vestigios de la era preapocalíptica. El fracaso es la oportunidad para empezar de nuevo. La mutación hay que aceptarla y sufrirla en silencio porque es la forma de prevenir contra la reproducción de los mismos errores. Así pues, "Soy leyenda" vuela por los aires. El tema de la normalidad, el cambio y la inversión es sustituido por el de la diferencia, el renacimiento y el enfrentamiento. La novela no ha llegado ni a los 20'. Al menos el tema de los mutantes es tan científico como los vampiros de Matheson.
Tras esto comienza el 2º acto. Como en la novela y la 1º adaptación, el Neville de esta peli tiene como rutina diaria el recorrer la ciudad eliminando a los mutantes. En esta ocasión termina en una tienda de ropa, en una escena que remite a "Zombi", donde unos maniquíes femeninos le recuerdan a Neville que es un hombre. Aquí aparece el pj femenino. La peli sólo ha aguantado la soledad de Neville 32', la peli de V. Price aguantó 61' (si bien el tramo central es un largo flashback). Pero, al contrario que la novela y su 1º adaptación, esta consigue escapar y Neville es capturado por los mutantes. Tras una escena judicial un poco tontorrona donde La Familia transmite los más convencionales y burdos clichés del pensamiento oscurantista (en este caso bastante razonables), se pasa a la ejecución de Neville. Una escena que evoca a los autos de fe pues C. Heston lleva el capirote de los condenados, lo que confirma la inspiración medievalista de los guionistas. Le salvan de la ejecución unos misteriosos humanos cegando a los mutantes con luz artificial. Si son fotofóbicos porque juegan con fuego? Una escena donde es inevitable plantearse por qué, si le salvan, le apuntan constantemente con un arma. A quién se intenta engañar. Al espectador? Con la liberación, unas escenas en las que por desgracia canta el doble de C. Heston, termina el 2º acto. La parte más floja de The omega man.
El 3º acto es muy difícil de creer ya que lo que en él acontece no tiene mucho sentido. El encuentro con la mujer, negra porque estamos en la época de la blaxplotation, y los supervivientes, que hacen aquí el papel de los neohumanos dada su juventud (no se ven niños entre los mutantes), hace que Neville se centre en construir en vez de en destruir. Ahora va a volcarse en la investigación científica, pues hay esperanza. En este clima de alborozo surge el idilio y con él las sombras. Cuando no se tiene nada no se puede perder nada, más  cuando se tiene algo... Ay! El desencadenante de la tragedia final es el pacifismo, algo curioso en una peli que pretende alertar sobre el belicismo. El intento de reconciliación no prospera porque los bandos son fanáticos. Esto hace que Neville recupere su rol militar. Por eso es ahora cuando saca del armario su uniforme. Ni en los flashback iba con él. Ahora que hay 2 bandos sólo puede quedar uno. A pesar del apocalipsis sigue sin haber espacio para ideas diferentes. Así llegamos al enfrentamiento final que tiene aire de Western pues es el bueno contra todos los malos. La cosa pinta mal. La peli empieza a remontar. A pesar de su poderío armamentístico Neville es traicionado por el destino (es ahora cuando se revela que es un pj trágico) y su casa, el último vestigio de una civilización perdida cual museo que es, destruida delante de sus ojos. Pero hay una oportunidad. Como siempre, al villano le pierden las ejecuciones públicas. Neville la aprovecha  pero al querer abarcar demasiado, la esperanza es así, las semillas de las tragedia plantadas al principio de este acto germinan, el amor le hizo bajar la guardia, por lo que es lanceado mortalmente al igual que el Morgan interpretado por V. Price. Con su muerte purifica a la humanidad de sus pecados y con su sangre le da una vía de salvación. Aunque los mutantes siguen vivos, los supervivientes parten a buscar un nuevo jardín en el que empezar, por eso la música final es alegre aunque ha muerto el prota. El penúltimo plano, la gorra de coronel de Neville, nos comunica que el ejército estadounidense nos ha salvado y el último plano, C. Heston muerto, recupera la cristología de la 1º adaptación subrayándola con su composición mezcla de piedad o de descendimiento y de El Cristo de San Juan de la Cruz de Dalí. Previamente una niña había preguntado a Neville si era dios, algo que desconcierta tanto a C. Heston como a nosotros. En fin, este, como Moisés, lleva a su pueblo a la Tierra Prometida pero no puede entrar en ella.  "Soy leyenda" ha sido porculizada otra vez. La tragedia y la crítica, como los vampiros la luz, no puede ser soportada por los estadounidenses.
Por tanto, "The omega man" es una peli modesta y mediocre que al buscar ser una parábola para su propio tiempo renunció a adaptar "Soy leyenda".  Esa dirigida con competencia y setenterismo (ese zoom loco y desbocado) e interpretada sólidamente por la pareja protagonista. C. Heston esta excesivo como siempre, pero él era especial y este pj, como muchos que interpretó, es un superhumano, por tanto, su intensidad esta plenamente justificada. La chica, R. Cash, también esta muy bien. Se enfrenta airosamente a su colosal parteneire y hasta se permite bromear sobre su hombría (muchos murieron por menos que eso). El resto del reparto esta bastante flojo pero poco podían hacer con los clichés que les tocaron en suerte. Al menos consiguieron hacer las tomas sin reírse de sus líneas. Por último, tiene ese aire entrañable de las pelis de serie B que reside en el cutrerío que traspasa la pantalla y en un guión incongruente (que es algo propio del cine comercial). Por tanto, hoy es una peli que ha de ser videada como si fuese un cuento que fue escrito para una audiencia que ya no existe.


"Soy leyenda", F. Lawrence 2007.
Es una auténtica castaña. A pocas pelis les basta 15' para despejar toda duda sobre que es una gran mierda. Pese al título en realidad es una versión de The omega man, aunque alguien debió exigir que el guión incluyese algo de la novela.  Así tenemos un perro, algo que no esta en la peli anterior pero sí en la 1º adaptación, pero de todas formas la novela no ha aguantado ni 1''. También tiene cosas de la peli de V. Price como lo de la radio. En esta peli el prota también es un militar científico y también experimenta con los "vampiros" (en su sótano cual mad doctor), pero tiene familia por eso conduce, por un NY saturado de publicidad (para cuando una ley contra eso? Las majors contra las descargas pero a favor de la publicidad intrusiva), ese coche familiar que debería quitarse de las manos de las mujeres. Como "Soy leyenda" es del siglo XXI no habla de guerra pero se ambienta en el presente (2009 el apocalipsis y 2012 los hechos de la peli). Lo curioso es que recupera el discurso oscurantista cristiano pero para validarlo. Aquí el apocalipsis parte de un intento fracasado de curar el cáncer. La ciencia no debería privar a la gente de su derecho a enfermar y a morir porque es una decisión divina dice la peli. Si hubiera sido pacifista o antiterrorista habría sido un arma bactereológica. Aquí, se carga contra la ciencia. Un discurso endeble porque esta devuelve lo que ha quitado. Así, es posible que el guión se reescribriese para acomodarse a las creencias delirantes de algún tipo con pasta. El Neville de esta peli no esta ni 1' solo pues ya aparece desde el principio con el perro y cuando este muere es rápidamente sustituido por la chica. Sí se conserva de la novela el que esta salido pero se hace con tan poca pericia que le hace parecer que esta loco. Una de las cosas que distingue a Neville es su entereza. Por otra parte, su familia muere en un accidente y no por la plaga y no es modesta sino ricachona (pedazo de piso que tienen en Manhattan) y privilegiada (ella puede escapar pero no los millones de neoyorquinos, menudo héroe de mierda).  Los malos, que tardan media hora en salir (en la de V. Price tardan 18' y en la de C. Heston 9'), son una especie de zombis rápidos virtuales y brutales por lo que son infieles al original sin aportar algo a cambio. No atrapan a Neville pero hubieran acabado con él si no hubiese sido salvado por los focos encendidos por la chica. La cual aparece a los 63' con una de las frases más estúpidas que se han escrito: -pero he encontrado bacon, seguramente uno de los mejores inventos de la Historia (cómo es que no ha salido un musulmán a quejarse?). El guión pasa de malo a lamentable. La chica, como en la peli anterior, lleva de serie un niño sólo que este no aporta nada. Si Spielberg lo borrase nadie se percataría. El chaval ve una de Shrek, el equivalente del "Woodstock" de la peli anterior pues Neville recita de memoria sus diálogos. Para qué? Pues para parecer más loco porque esa escena a diferencia de la de omega man no aporta nada. Aquí Neville y la chica mantienen una relación casta, como todo mesías serio con sus acólitas, a diferencia de la novela y las 2 adaptaciones anteriores donde hay tensión sexual aunque sólo C. Heston es capaz de consumar. Tras el discursito bobalicón sobre Bob Marley pasamos al de la Providencia. Ridículo y demencial al estar metido con calzador, la peli no ha transcurrido hasta ahora por derroteros cristianos, y con el estúpido argumento de que el dios de los cristianos destruye a casi toda la humanidad pero luego pierde el culo en salvar a los 4 que han quedado. Un discurso supongo motivado por la doctrina calvinista de los elegidos: dios sólo piensa salvar a unos pocos a los que ha elegido antes de nacer. Un credo cuestionable que lleva a la soberbia. Afortunadamente llega el final. Neville muere para proteger la buena nueva aunque esta vez no lanceado sino volatilizado en un acto de suicidio altruista que demuestra la falta de cerebro de los artífices de esta peli. Un mesías no evita la muerte pero no se suicida. Así, "Soy leyenda" es tanto la versión menos fiel de "Soy leyenda", ni siquiera hay un Ben Cortman o unos neohumanos, como  la peor peli inspirada en ella al tener un guión estúpido, una dirección sin personalidad, unas actuaciones lamentables, excepto la de A. Braga, y unos efectos especiales muy flojos.

12.3.11

Videados 97: Pulp Fiction, Q. Tarantino 1994

Como por lo menos hace 11 años que videé por última vez esta peli, aproveché el otro día la posibilidad de revidearla en un cine y en vose. Como pude comprobar revideándola, recordaba perfectamente un montón de escenas, planos y frases pero no hubiera sido capaz de ordenar todo eso correctamente. Eso, en buena medida, ejemplifica el tremendo impacto que tuvo "Pulp fiction", la última gran peli estadounidense.
Pasado el tiempo y posada la polvareda que levantó ahora se puede ver mejor que "Pulp fiction" es magnífica. Yo no flipo con ella, me gustan más las pelis basadas en sus guiones dirigidas por otros, pero es una peli casi perfecta que sigue siendo revolucionaria y transgresora porque nos hemos vuelto, por desgracia, más conservadores que a principios de los 90 (p. e. fuman un huevo).
El guión es magnífico pero sobrado. Tarantino, pero no olvidemos que R. Avery es coautor, es un maestro de las conversaciones coloquiales capaces de interesar a los no implicados que, a la vez, comunican cosas importantes de los pjs y, además, es muy ingenioso, gracioso e imaginativo.  Por eso puede ocultar sus limitaciones como guionista, que son ser incapaz de superar la estructura episódica, escribir diálogos coloquiales demasiado literarios y crear casi siempre pjs que, como él, les gusta oírse hablar, para dar lugar a un guión con unos diálogos fabulosos y unos episodios redondos y memorables muy bien desordenados. Algo hecho para añadir interés y crear expectación (esta claro que si la peli hubiese sido lineal no hubiera estado tan bien). Un guión  rico, variado y posmoderno que hace que "Pulp fiction" sea más que una a peli noir ya que, por su costumbrismo y vulgaridad (Vincent Vega cagando y leyendo a la vez p. e.), es un slice of life y tiene momentos propios de otros géneros pues la "cita" entre Vincent Vega y Mia podría caber perfectamente en una peli romántica o incluso en una musical, el episodio del reloj podría pertenecer a una peli sobre Nam y el episodio de la tienda es claramente una versión de esas pelis de Terror donde los protas acaban en manos de unos psicópatas paletos. Una mezcla que no chirría sino que encaja con naturalidad porque el guión fluye orgánicamente (a pesar de su desorden) y va avanzando lo que va a ocurrir (el episodio incial nos avanza el final, el episodio del ajuste de cuentas nos presenta a Marsellus y Mia, la "cita" nos anuncia el episodio de Butch...). El mejor ejemplo es la ya mencionada "cita" entre Mia y Vincent Vega, el baile final no aporta nada, tanto la peli como la "cita" no lo necesitan para su transcurrir, pero no supone ni una interrupción ni una pérdida de tiempo al encajar perfectamente con los pjs y la escena. Por lo mismo, la habilidad y el talento con el que el guión esta escrito, su aire de cuento pasa desapercibido. P. e. el que los pjs se encuentren constantemente en una gran ciudad (si bien algunos estan conectados) o que acaben en la tienda de un maníaco sexual son hechos que destrozan toda verosimilitud pero en ningún momento el espectador siente que su credibilidad es forzada.
El casting lo bordó pues los actores no sólo con sus físicos encarnan perfectamente a los pjs (la productora quería a Meg Ryan para Mia! Vaya locura!) sino que con su capacidad interpretativa los hacen sólidos. Así, los pjs son en pantalla tan molones como lo son sobre el papel. Se nota que Tarantino es un buen director de actores, debe crear un buen ambiente de trabajo ya que los actores no se lo piensan dos veces el repetir con él, y también que a los actores les motiva mucho tener un texto atractivo y singular. Hoy esta claro que la mejor actuación es la de S. L. Jackson, cuyo pj es el verdadero prota, si es que hay alguno, de "Pulp fiction" (Jules Winnfield es claramente el jefe de la pareja, sobrevive y es el único pj que cambia y, además, para bien), ya que el paso del tiempo ha demostrado que Travolta deslumbró a mucha gente más que por su buena actuación, porque por entonces estaba acabado e infravalorado, con lo que demuestra que el encasillamiento de Hollywood perjudica a mucha gente.
La dirección es muy clásica lo cual es muy sorprendente en, quizás, el director más posmoderno que existe. Seguramente se deba a la condición de Tarantino de cinéfago y a que es prácticamente autodidacta. La dirección de Tarantino es invisible y serena. En ella prima la frontalidad, la centralidad, la fluidez y la claridad, brilla por su ausencia el efectismo y el manierismo y el montaje es muy discreto. Lo único llamativo es que en "Pulp fiction" Tarantino vincula constantemente al espectador con pjs u objetos mediante la colocación de la cámara. Así, p. e., en la "cita" el espectador a veces es Mia y a veces es Vincent, en la historia del reloj es el niño Butch y en el final del encuentro en Marsellus y Butch es la catana que este último mira con veneración. Con esto, el aspecto cuentista o fabulesco de la peli se ve reforzado al dar a la peli un aire teatral.
La unión de estos 3 factores, gran guión, sólidas actuaciones y dirección clara, hacen que "Pulp fiction" este llena de episodios memorables. Los que estuvimos allí cuando se estrenó jamás podremos olvidar la conversación tan tonta de Jules y Vincent. Hoy sigue pareciendo ingeniosa y divertida pero ya no parece tan rompedora como lo fue en su momento. Qué decir de la conversación entre Jules y los estudiantes y la cita bíblica inexacta? (-Te reto, te reto joputa a que vuelvas a decir qué una puta vez más!). El episodio de la adrenalina es super cómico. Quién ha podido olvidar el lugar donde se guardaba el reloj de pulsera? Quién no se sabe la cita: -me voy a poner medieval con tu culo? La escena donde Butch va cogiendo una arma cada vez más molona es brillantísima (y un resumen de la cultura pop yanki genial). El episodio de Lobo es una de las comedias más negras jamás filmadas y el final con Jules y Vincent desfilando en plan macarra pero vestidos como gilipollas es fantástico y, por eso, el mejor y más adecuado que podía tener la peli.
Ya he mencionado que "Pulp fiction" fue muy rompedora. No era muy habitual hasta ese momento que una peli estadounidense no fuese lineal y no tuviese protagonistas pero lo era aún menos que fuese amoral y que el diálogo fuese tan vulgar, malhablado (esto y la amoralidad y no la violencia son el verdadero legado de esta peli) y "vanal" (mucho más vacíos son los diálogos de los artefactos comerciales). Unos diálogos, además, muy bien escritos, algo que brilla hoy más porque los guionistas de Hollywood ya no escriben tanto y tan bien como antaño aunque quizás sea por imposición. En su momento la frescura, la aparente humildad y el costumbrismo sorprendieron a muchos (no tanto a los que habíamos disfrutado antes con "Reservoir dogs"), sobre todo a los estadounidenses. Pero tampoco hay que olvidar que incluso hace metacine. En la versión doblada no sé si esta claro pero en el original Tarantino juega con la polisemia de character, en inglés esta palabra significa tanto carácter como pj, al final del episodio de Lobo cuando este le dice a una pj que acaba de aparecer que el que sea un character no quiere decir que tenga character (al principio Jules le dice a Vincent: -vamos, metámonos en los pjs). Una broma que demuestra lo implicada que estaba la pareja autoral en el guión. Hoy en día de esa revolución no queda mucho, por desgracia. Las aguas poco a poco han vuelto a su cauce, lo que demuestra que lo de Tarantino es algo personal, es decir, irrepetible e intransferible. Por eso hoy esta entre los más grandes en activo a pesar de que desde esta peli se ha instalado en la mediocridad.
En fin, "Pulp fiction" es una gran peli que va de menos a más muy bien apoyada por un bso perfecta. Un espectáculo sorprendente y muy divertido que nos recuerda todo lo que ha degenerado el cine estadounidense en los 15 años y algo más que medían de su estreno. Una gran peli porque claramente no es un producto diseñado según discutibles y quiméricos estudios de audiencia. No hay en ella avaricia sino talento y ganas de divertir, molar y agradar.

8.3.11

VIII Muestra Syfy de Cine Fantástico

Ha sido por desgracia una de las ediciones más flojas al brillar por su ausencia tanto la calidad como lo Fantástico. Ha habido pelis muy malas, otras aburridas porque, aunque bien hechas, sus guiones no daban para un largo (aunque sea de 85') y, en general, propuestas mediocres y nada originales. Una selección mala que invita a pensar que se hizo así aposta pues se proyectaron pelis cuya lamentabilidad esta fuera de toda duda. No obstante, lo que más me ha dolido ha sido la ausencia de lo Fantástico, un poquito de CiFi y un poquito de Terror y ya. Lo cual ha dejado a la VIII muestra como un catálogo de pelis donde unas personas fingen que son torturadas y otras fingen ser torturadores, lo cual plantea en qué se esta convirtiendo lo Fantástico, sobre todo el Terror. Al final, lo único que quiere ver el público fan es violencia fingida? Nada más? Entiendo que apostar por lo Fantástico a estas alturas, sobre todo en la subsección de Terror, es difícil porque esta de moda el realismo y la falta de imaginación brilla por su ausencia, pero la solución esta en reconstruir dramáticamente snuff movies? La violencia explícita, vamos, el gore, no esta mal, tiene su función psicológica, la misma que la brutalidad en los cuentos precontemporáneos, por tanto, no es ninguna perversión, pero si se convierte en el centro de la peli lo que tenemos es otro tipo de pornografía. Un cine donde el guión se reduce al mínimo y es siempre el mismo porque el film en sí es una excusa para mostrar, en este caso, violencia. Tragándome la lamentable muestra me dio la impresión de que el cine de Terror va en esa dirección más que porque nadie sea capaz de evitarlo, porque parece que el público fan no quiere evitarlo.
Me vi 13 pelis pero sólo voy a hablar de las buenas pues las otras me indignaron o aburrieron tanto que pasó de nombrarlas y de dedicarles algo más de mi tiempo. Si hay curiosidad por saber que films he defenestrado podéis ir a la página oficial.

Thirteen assassins, T. Miike 2010.
Es la primera peli que me veo de este autor así que en esta muestra y teniendo en cuenta su historial no me esperaba verme un chambara o, en castizo, una peli de samuráis. Es un remake de un clásico, el cual desconozco, de este género y eso se nota pues es la propuesta de Miike es absolutamente clásica. La cual aburre por el ritmo lento típico de Oriente y porque el tema es muy simple y convencional. Con todo, es una peli interesante por el subtexto el cual, visto lo visto, debería haber pasado al primer plano porque unos pjs planos, un planteamiento simple, lineal y sin suspense y casi una hora de combate de samuráis aplatanan a cualquiera. La peli se sitúa en Japón a principios del XIX, por tanto, en el tramo final del período Edo, es decir, la época durante la cual ese país estuvo aislado del mundo por decisión propia, un momento de grave crisis porque el aislamiento y la fosilización habían hecho degenerar a una organización social viva y no apta para la estabilidad. Los principales afectados fueron los samuráis, la casta dominante, ya que en un país estable y pacífico no tiene sentido que la casta guerrera sea la elite pues, sin guerra, ni puede mantener su preeminencia económica ni su justificación de ser.  La peli se sitúa en ella, en unos samuráis degenerados que, cada uno a su manera, intentan conectar con su pasado de esplendor, el llamado de forma etnocentrista período feudal japonés. Así tenemos que unos buscan el heroísmo perdido y el servicio público de todo guerrero en una sociedad tradicional, otros lo hacen cumpliendo con su deber aunque hacerlo sea malvado pues la lealtad inquebrantable al señor es el fin de todo samurái, no importa que esta sea un villano, y, por último, esta el que se ha vuelto loco por ser un samurái en una sociedad antisamurái. Este es el villano y el pj, como de costumbre, más interesante por lo que  que merecía más atención de la que ha tenido. Si la hubiera recibido la peli no sería tan rutinaria y previsible, es decir, sólo para fans del chambara.

I saw the Devil, K. Jee-woon 2010.
Habría sido la mejor de la muestra si no hubiese sido coreana pues su orientalidad acaba aplanando al espectador occidental. Dura casi 2 horas y media y eso es demasiado metraje si se dirige de forma lenta y serena. Da igual que el guión sea buenísimo, que los actores esten bien y que la dirección sea muy competente, el conjunto acaba resultando un poco pesado. Salvando esto esta peli es una de las mejores pelis de psicos de todos los tiempos por su originalidad, crueldad y locura. Una historia típica de psicos coreana por lo que el interés, a diferencia de Hollywood, no esta en el psico sino en el efecto que tiene este en las víctimas. Así, la peli es otra reflexión lúcida sobre la venganza. Por tanto, muy diferente a la opinión complaciente, simple y conservadora de los films veterotestamentarios que vomita en cantidades industriales el cine comercial estadounidense. Así pues, es una peli notable cuya originalidad y estructura en espiral contrarresta con bastante éxito el acabado poco estimulante. En suma, es una peli que si no fuese por su nacionalidad se estrenaría con éxito en Occidente pues, independientemente de su tono plomizo, es comercial y mucho mejor que la típica peli comercial estadounidense. Yo la recomiendo.

Dale&Tucker vs Evil, E. Craig 2010.
Que esta modesta y buena peli que parodia el slasher ochentero (que aún se sigue practicando porque hay demasiado nostálgico entre los aficionados) sea la rotunda triunfadora de esta edición  revela lo que ha sido la VIII muestra. El guión, aunque sencillo, esta muy bien pensado, esta trufado de momentos descacharrantes y fluye con soltura y naturalidad, y las actuaciones de su pareja protagonista, A. Tudyk y T. Labine, son excelentes. Tanto, que un guión sobresaliente los desaprovecha. También los perjudica el no contar con réplicas que esten a su altura. La belleza de K. Bowden es cegadora pero no lo suficiente como para ocultar que es bastante sosa, aunque quizás el que encaje tan bien en el papel de belleza sideral la encasilla demasiado. En fin, una comedia gore pero amable y clásica que se ríe ferozmente de los clichés del slasher estadounidense pero sin maldad. La mejor comedia que se ha hecho desde "Resacón en Las Vegas" a la cual supera.  Que esta  peli no se haya estrenado aún en este país (este verano?) sería incomprensible si no fuese una prueba más de lo podrido que esta en Occidente  el negocio cinematográfico por culpa del castrante dominio de las majors y los multicines. Por eso, esta muestra, aunque modesta y un tanto convencional, es tan importante. En fin, veanla.

Dream home, P. Ho-Cheung 2010.
Otro slasher sin nada sobrenatural un poco aburrido que no gustó mucho pero no hay que perder de vista que era la 3º proyección del día y sucedía a una peli bastante plomífera. Así pues, aunque es la peor de las aquí reseñadas es una peli interesante y bien resuelta. Como siempre lo que más le pesa es la tranquilidad oriental. Así da igual lo macabro que uno se ponga y la tensión que uno intente crear. Se darán cuenta alguna vez? La peli tiene un trasfondo crítico que lo aleja de la propuesta puramente lúdica del slasher típico o estadounidense, lo cual la aleja del espectador medio de este subgénero. Yo no veo mal que un slasher sea una peli de ideas siempre que esto no lo convierta en un panfleto y, además, creo que aquí es una buena idea pues es lo que sustituye a la habitual causa sobrenatural o excusa tonta que desencadena la matanza. Además, es lo que singulariza a la peli y lo que hace que simpaticemos con la prota a pesar de ser la psicópata y, por tanto, ser bastante inhumana. Como en el fondo el disparadero es la rage against the Machine yo, al menos, la perdono. Así pues, este slasher social, a pesar de ser una mediocridad, se eleva por encima de toda la mierda restante porque haciendo lo mismo ha sabido como no quedar como un artefacto vano y gastado.
Ahora sólo queda la larga espera hasta la IX edición. La cual espero que sea mejor y posiblemente lo será pues lo habitual es que se alternen una buena con otra floja. No me resisto:

3.3.11

Cine zombi preRomero VI: Influencias II: Soy leyenda, R. Matheson 1954, y The last man on Earth, S. Salkow 1964

Aunque cronológicamente esta peli es anterior a las reseñadas en el anterior post, y penúltimo, de este ciclo, creo que el presente post es mejor ponerlo como el último puesto que la peli "La noche de los muertos vivientes" se puede considerar, pues así lo ha reconocido Romero, una adaptación libre tanto de la novela corta de "Soy leyenda" como de la peli "The last man on Earth".
Matheson, uno de los grandes maestros del Fantástico, escribió "Soy leyenda"  en 1954. Aunque esta novela, seguramente la mejor obra de este autor, es de CiFi, porque en los 50 era lo que estaba de moda y el vampiro folklórico se había quedado obsoleto, pertenece en espíritu al Fantástico, ya que un relato de este género cuenta la irrupción de un elemento fantástico en la cotidianidad que, al trastocar la realidad, lo cuestiona todo. Por tanto, el Fantástico es un relato antiburgés, al ser subversivo e inquietante, para asustar a la burguesía. Así pues, ha de ser realista y verosímil para que la tensión entre la anormalidad creíble y la normalidad dinamice el relato e intranquilice al lector. "Soy leyenda" sigue este esquema con la particularidad de que lo lleva hasta el límite. Un pequeño hecho realista, una bacteria, trastoca el mundo de Robert Neville sólo que, en esta ocasión, para siempre, pues una de las propuestas revolucionarias de este novela es que lo fantástico no es exorcizado, ni siquiera temporalmente. Que Matheson lo hiciese así hay que achacarlo en parte al clima paranoico que había en los 50 por culpa de la Guerra Fría. De hecho  en la novela se menciona de pasada que hubo una gran guerra que pudo ser el origen de la plaga, más que de forma directa, de forma indirecta, es decir, provocando las condiciones para que naciese la bacteria del vampirismo. La cual no fue la 2º Guerra Mundial porque  Neville no combatió en ella ya que por entonces era un niño (la novela comienza en 1976 y al principio Neville dice que tiene 36 años). La otra propuesta revolucionaria de la novela es que la normalidad es mostrada en sus justas proporciones. Es decir, hasta los 50 la normalidad era sinónimo de lo correcto y lo bueno, así que Matheson fue de los primeros en dejar claro que eso no es así, que la normalidad es sinónimo de lo usual, lo cual es bueno o malo dependiendo de como se mire. Esto es un detalle de autor ya que lo encontramos en otras novelas de Matheson. En "El hombre menguante" lo anormal en el mundo microscópico es el hombre diminuto no los insectos y en "Soy leyenda" lo anormal en el mundo posapocalíptico es el humano no el vampiro. Por tanto, se han invertido los términos, ahora es el hombre, y no el vampiro, el que pertenece al territorio de la leyenda. En el nuevo contexto la normalidad esta en el vampirismo. Así que, siguiendo la lógica burguesa, hay que exterminar al diferente. Por tanto, los relatos de Matheson distorsionan el mundo cotidiano hasta el punto en que lo que consideramos la normalidad queda como la anomalía o lo extraño. Así, el mensaje de las novelas de este autor es totalmente subversivo al demostrar al lector que nuestro mundo es puramente subjetivo y que el pj con el que se ha identificado es un monstruo! La sentencia de Nietszche se ha cumplido y no nos hemos dado cuenta! Además, al final no triunfa el Bien. En "Soy leyenda" los vampiros no son mejores que los humanos que se han autodestruido. Matheson lo dice explícitamente cuando hace que a Neville le disguste el que los nuevos humanos sean violentos y despiadados. Pero, como la mujer le aclara, esos comportamientos son humanos.  La audacia de este final y su desagradable honradez debieron resultar muy fuertes en los 50 ya que aún hoy en día, tiempos más cínicos y menos conservadores, nadie tiene la valentía de llevar al cine este final.
Como lectura "Soy leyenda" se mantiene lozana gracias al talento de Matheson. Por eso no importa que se ambiente en una fecha ya pasada y que su potencial alegórico haya quedado algo obsoleto, la prosa sencilla y directa y la focalización en la psicología hacen que sea una historia clásica. Es decir, que no pasa de moda. Una historia, además, muy bien desarrollada ya que no aburre a pesar de seguir a un solo pj. Es así porque su estructura tripartita (su esposa, el perro y la joven) en crescendo, al renovar constantemente el relato sin alterar su tono patético,  siempre mantiene el interés. Algo magistral porque, aunque siempre la alegría precede a la caída, el lector nunca se imagina como puede terminar la historia. Matheson, atrayendo su atención, nunca le deja elucubrar. El único pero es que su final es tan trágico y perfecto como anticlimático. Pero no importa, "Soy leyenda" es una gran novela. Lo demuestra el que el conocimiento de como termina no impide que se relea siempre con gusto.


"The last man on Earth" es un peli mediocre pero interesante. Creo que con motivo de la nefasta peli "Soy leyenda" se sacó en dvd, al fin, una copia doblada que me suena que se llama "El último hombre en la Tierra". No estoy seguro ya que la copia que manejo es una edición de dvd anterior (con un libreto en el que C. Díaz Maroto atestigua de su puño y letra que no comprendió la novela), la de la estupenda cole L´atelier 13. La cual, a la par que rescata, trae a España por primera vez muchas de las pelis de serie B que, al ser el caldo de cultivo donde se criaron los directores estadounidenses de finales del siglo XX, tanto los exitosos como los modestos, conformaron la cultura pop sobre la que se edificó el cine yanki de los 80 y 90. Sólo hay que ver el cine comercial estadounidense de esos años, sobre todo de los 80, para darse cuenta de que es hijo de la serie B de los 50 y 60. Algo lógico por otra parte.
En fin, esta peli es una coproducción de EE.UU. con Italia rodada en Roma, principalmente en sus por entonces barrios más nuevos y modernos, y por un equipo aplastamente italiano. Sólo no son italianos el director, S. Salkow, y el gran V. Price. El guión es de Matheson pero alterado por W. P. Leicester sin duda, aunque lo digo sin saber, porque los productores no deseaban una versión fiel al original al ser este demasiado subversivo, pesimista (el gran público no iba al cine a que le recordaran que la guerra entre EE.UU. y la URSS podía estallar en cualquier momento; en todo caso a ver como eso se evitaba) y triste.
Teniendo la novela fresca en la memoria es fácil ver donde metió mano Leicester y porque Matheson exigió que su nombre no estuviese asociado al guión a pesar de ser casi todo suyo. Los cambios que se hicieron fueron ambientarla en 1968 (con lo que se evidenciaba más la alusión al peligro del holocausto nuclear), cambiar el apellido del prota, convertir a Morgan en científico (en la novela creo que es oficinista), hacer que los vampiros se desenvuelvan como zombis, rebajar el  tono psicológico (algo natural tratándose de un medio visual) y  adulto (nada de sexo y hacer patente el uso del alcohol como escape) de la novela, adulterar el final y simplificar la estructura, aunque la peli, al igual que la novela, no es lineal, es más sencilla y clara. Así pues, es una adaptación narrativamente bastante fiel pero espiritualmente pervertidora. No es sólo que la sangre de Morgan cure el vampirismo y con ello convierta un relato trangresor en uno conservador (aunque hay que decir que Matheson en su novela nunca cierra la puerta a esa deducción, parece más bien que no cayó en ello), sino que el final, subrayándolo con el hecho de que transcurre en el interior de una iglesia, convierte a Morgan en un mesías que es asesinado por los que ha venido a salvar (incluse insiste en que es un hombre), lo que contrasta con el suicidio de Neville al ser este anticristiano (aunque es una especie de sacrificio), y a la joven en un apóstol, puesto que sabe la condición de mesías de Morgan, contempla su "crucifixión" sin poder impedirlo y  porta el mensaje salvífico, algo que subraya la última imagen de la peli: ella consolando a un bebé y diciendo -Ahora estas a salvo. Todos a salvo. Por tanto, esta claro que las posteriores versiones más que serlo de la novela lo son de esta peli.
A "The last man on Earth" la salva el guión de Matheson, pues la dirección de Salkow, un experimentado pero vulgar artesano, trata todo de forma convencional y tranquila lo cual esta lejos de ser lo óptimo. El principio es magistral. Una serie de imágenes sueltas del posapocalipsis conducen a un plano de V. Price que nos hace pensar que esta muerto, como los demás, hasta que suena el despertador y se levanta. Impactante comienzo y magistral presentación del prota pero, a partir de ahí, la dirección se va desinflando de modo que termina siendo inapropiada. Acierta al principio, cuando el relato refleja que la vida rutinaria de burgués de Morgan no ha terminado con el apocalipsis puesto que su día a día es el mismo de siempre: levantarse,  salir a trabajar (matar vampiros), "hacer la compra" y volver para la cena, lo único es que esta solo en vez de disfrutar de la vida familiar patriarcal como era norma en los 50, pero es inadecuada cuando hay que meterle dinamismo y energía para renovar la atención del espectador. Algo que Matheson hace magistralemente en su novela como ya he comentado.
Las actuaciones no estan mal aunque todas son anecdóticas excepto la de V. Price, que hace un gran trabajo en un papel que no era para él ya que en la novela Neville era el típico hombre gris y ordinario estadounidense y el actor tiene un porte y unas maneras demasiado sofisticadas para encarnar un pj burgués. Además de que es un actor demasiado sereno, hay una escena en que lleva una antorcha con una mano en el bolsillo, qué poco dinámico, por tanto, tan poco era ideal para la faceta de hombre de acción de Neville, aunque se ajusta más a Morgan. Además, en la peli, V. Price siempre va bien vestido y afeitado y, en la novela, lógicamente, Neville se va abandonando hasta parecer un Robinson Crusoe. Por tanto, V. Price, aunque esta bien, nunca consigue dar las necesarias sensaciones de posapocalipsis y de abandono.
En "La noche de los muertos vivientes" influyeron tanto la peli como la novela. Sólo en apariencia "Soy leyenda" no tiene mucho que ver. Para empezar despertó en Romero la curiosidad por saber como se había llegado a la situación de la novela. Además, los vampiros de la novela son personas embrutecidas, así que a pesar de ser seres activos recuerdan a los zombis, y hay 2 tipos, los muertos y los vivos, que en Romero claramente se corresponden con los originales y los que se convierten en zombis al haber sido heridos por los primeros. Por otro lado, no se puede considerar que Romero utilizase zombis, de hecho los llamó ghouls, porque lo que realmente hizo fue alterar todo lo que pudo a los vampiros para no copiar. Así, en verdad sus zombis simplemente son vampiros tontos y brutales, lo que pasa es que al carecer de mente recuerdan extraordinariamente a los zombis, sobre todo al ir en grupo. También Romero utilizó el carácter revolucionario y fantástico de la novela: el mundo patas arriba y la gente tratando de sobrevivir a eso sin intentar cambiar, lo cual lleva a la muerte tanto a los pjs de Romero y como a Neville: -No podía... no podía irme... Estaba demasiado habituado... a la casa... Era realmente eso, un... hábito. Como el hábito de vivir. Estaba... acostumbrado, y la desaparición de nuestra normalidad al alterarse la realidad por un hecho insólito pero posible.  Además, la evolución del zombi hacia la humanidad en la obra de Romero esta inspirada en Matheson, pues los vampiros vivos de este consiguen conservar su humanidad. Por último, el asedio esta presente en toda la obra de Matheson, aunque no tiene la centralidad que tiene en la obra de Romero, y, aunque Matheson establece que el vampirismo es claramente un enfermedad epidémica incurable (de modo que recuerda hoy al SIDA, sobre todo en aquellos que son portadores pero no sufridores) pero Romero no, en sus pelis el agente zombi recuerda poderosamente a una enfermedad epidémica incurable.
En cuanto a "The last man on Earth",  "La noche de los muertos vivientes" también le debe algo: la fotografía gris y mediocre, los planos con los que Salkow filma a los vampiros y los movimientos, torpes y lentos, las caras, idas aunque rabiosas, y el maquillaje, austero pero mortecino, de estos. De este modo, viene a la memoria la peli de Romero cada vez que salen Morgan y los vampiros.
Pues con esto termino el ciclo. Un final que creo que demuestra que la identificación de "La noche de los muertos vivientes" como una peli de zombis es a posteriori. El film de Romero no necesitaba todo el Cine Zombi anterior para haber tomado el aspecto que tomó. De hecho, es lo suficientemente distinta como para complicar la búsqueda de elementos comunes. Pero hay que ser justo y reconocer que los cambios que Romero hizo en el vampiro científico de Matheson lo acercaron mucho al zombi. Lo evidencia la misma "The last man on Earth". Sus vampiros embrutecidos y torpes parecen zombis. No importa que hablen y empleen herramientas simples. Quizás si no les hubiese hecho torpes y lentos la historia habría sido diferente.
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog