28.7.08

De la locura al horror (videados 50)

El otro día andaba yo videando "El puente sobre el río Kwai", gran peli y una de las imprescindibles del género bélico, por primera vez en pantalla grande y me sorprendió ver que tenía similaridades con "Apocalipsis now".
"El puente sobre el río Kwai" es un clásico del Cine dirigida por uno de sus mejores directores, D. Lean. Un director esteta cuyas señas de identidad son la elegancia, la sencillez, el ritmo pausado y, sobre todo, el paisajismo. No era la mejor opción para una peli de acción y locura. Ahí esta "Lawrence de Arabia" para respaldar lo que digo. También es una peli de acción protagonizada por un loco, que en manos de Lean se convirtió en una gran peli, si, pero es demasiado serena y armoniosa para expresar bien la violencia de la guerra y una psique perturbada. No obstante, "El puente sobre el río Kwai" esta más conseguida que la anterior, pues Lean la dirigió con más tensión.
La peli, además de con la notable dirección de Lean, cuenta con un gran guión crítico con la guerra (es de 1957, el pacifismo de ahora aún no se ha convertido en oficial) sin llegar a ser antibélico, unos pjs atractivos y unas buenas actuaciones, más solventes y competentes que brillantes. En fin, que la peli sigue siendo de calidad a pesar de que ha envejecido un poco por el cambio de los tiempos y el estilo de Lean que, por su parsimonia, es la antítesis del estilo imperante en la actualidad.
La peli cuenta 2 historias centradas en el puente sobre el río Kwai. Una la protagonizan sus constructores, los japoneses y sus trabajadores forzados ingleses, y la otra, un comando inglés que tiene como objetivo destruir ese puente. Naturalmente las 2 historias se acaban cruzando en lo que es el clímax de la peli, espectacular, angustioso y trágico.
"Apocalipsis now" y "El puente sobre el río Kwai" son pelis diferentes. Su diferencia reside en la que hay entre la locura y el horror. Son diferentes porque estan hechas por y para sociedades distintas. Pero ambas terminan con la triple repetición de una palabra, "locura" en el puente, que es gritada, y "horror" en apocalipsis, que es susurrada, acaso como si la distancia con el corazón de tinieblas fuese tan grande que nos llegase casi en el límite de lo audible.
El puente es una peli patriótica. Ante todo es una celebración de la victoria de la 2º GM. Una victoria que no sólo refleja la grandeza del pueblo británico (inglés principalmente), sino que además fue una victoria de la Justicia, del Bien. Por ello, aunque la peli muestra crudamente la crueldad y locura de la guerra, nunca cuestiona esta y mucho menos resta heroísmo a los que combatieron en ella. Es una peli que surge de una sociedad donde los valores guerreros y patrióticos aún estaban vigentes. En cambio, apocalipsis surge de una sociedad pacifista, así que la peli sólo puede ser antibélica y poner el peso en la deshumanización y la absurdez de la guerra. Además, su protagonista es una guerra impopular al ser considerada como una equivocación por el bando que produce la peli. Por eso, la guerra para la primera peli es una locura (acción inconsiderada o gran desacierto, 2º acepción de la RAE), es decir, un trastorno pasajero, una enajenación mental transitoria, algo que nos sobreviene de repente pero que superamos como una enfermedad o una borrachera. Mientras que para la segunda, la guerra es un horror (aversión profunda hacia alguien o algo, 2º acepción de la RAE) surge de algo terrible que tenemos todos dentro, no es algo que nos acaece sin nuestra responsabilidad. No es una alteración, es una constante.
Vale, bien, pero y las semejanzas?
Bueno, la primera es la más evidente. Ambas tienen como eje central un río. El Mekong y el Kwai. Ambas pelis remontan un río para llegar a su objetivo. Aunque en apocalipsis el viaje es sobre todo interior por territorios civilizados y con dudas y en el puente es una aventura por la selva acometida con determinación y confianza.
Otra es que en ambas, a los protas al final les espera un loco. En apocalipsis Kurtz/Brando, a quien el descubrimiento del secreto de la guerra (el horror) le ha enloquecido. En el puente Nicholson/Guinness (curiosamente también coronel e interpretado por otro de los más grandes actores del Cine que en el mundo ha habido), loco no por la guerra (recuerden que esta no es necesariamente mala), sino por la disciplina del ejército. Esta le ha trastornado tanto que ha confundido los objetivos de la guerra. No esta intentando ganar la guerra, esta intentando demostrar la superioridad y eficiencia del ejército británico (en lo que es una oposición entre ejército-ideal colonial y ejército-ideal guerrero). Locuras que tienen en común el hacer que estos pjs incumplan lo que el ejército espera de ellos. Por eso ambos merecen la muerte ya que se han convertido en amenazas para sus comunidades al haber digievolucionado, el primero en monstruo y el segundo en traidor.
También, ambas terminan con la destrucción de un campamento o la morada del loco después de la muerte de este. Si bien en apocalipsis no es violenta y agresiva (aunque, curiosamente de nuevo, ese era el final primigenio), es espiritual. En apocalipsis, la desaparición del "rey sagrado" disuelve el "reino", en el puente, el campamento es volado por los aires. También, los locos, aunque cumplen funciones distintas en sus respectivas pelis, Kurtz es un mentor y Nicholson un antagonista, son héroes desviados y por eso tienen el mismo final, son matados. Sólo que Kurtz quiere la muerte y Nicholson no, pero ambos, gracias a ella, se redimen. Ambos son muertos por uno de su bando, que es el elemento decisivo de las pelis para demostrar su discurso, para demostrar que la guerra es locura u horror.
La penúltima semejanza es que ambas son protagonizadas por un núcleo de 6 pjs. En apocalipsis son los 4 tripulantes del bote, el prota y el loco, y en el puente, los 4 comandos (entre los que esta el prota), el médico y el loco. Todos de un mismo bando. En ambas sólo sobreviven 2. En apocalipsis, el prota y un enloquecido tripulante, y en el puente, uno de los comandos y el médico.
Finalmente, ambas tienen lugar en la selva (del sudeste asiático). Un lugar hostil para el occidental y absolutamente natural, la antítesis del medio donde se mueve el hombre blanco (por eso en el puente, el comando precisa de guías nativos). Un lugar de pesadilla para él porque es anárquico y extraño. Son esta anarquía e incomprensibilidad, junto con el calor y la ausencia de las ventajas de la civilización moderna, el verdadero peligro (curiosamente ni a los japos ni a Charlie parece afectarles, racismo?) ya que esta Naturaleza desencadenada es muy peligrosa porque lleva a la perdición a cualquier blanco que penetre en ella, tanto si se adapta a ella (Kurtz) como si no lo hace (Nicholson). Con lo que en el puente también esta el corazón de las tinieblas de Conrad. También la selva es metáfora de la locura. Seguramente por ello, el puente no se ambientó en el frente europeo, porque no habría resultado creíble (y concebible) la locura de Nicholson, y la guerra de Nam se volvió demencial tan rápidamente a los ojos de los estadounidenses.
Así pues las 2 pelis tienen semejanzas, las diferencias estan en que una es conscientemente antibélica y la otra no. En el puente se nos muestra la guerra tanto, como algo heroico y altruista, como cruel y demencial, en apocalipsis ya no esta esa ambivalencia, la guerra es mala y punto.
El puente se imbrica en ese momento en el que el cine sobre la 2º GM aún presenta al enemigo como nazis y samuráis, como villanos, como gente, en cierta forma inhumana, a la que es legítimo matar. Aún no son alemanes y japoneses, es decir, gente con cualidades admirables y que son los héroes de su propia peli. El puente tiene muy claro que hay que matar al enemigo, que eso estuvo bien y que la guerra que retrata fue justa, pero ya ve en la guerra algo que no es correcto. La peli (y la sociedad que la gestó) calificó eso de locura violenta. Una locura que lleva a matar a gente del mismo bando y a indefensos a sangre fría (el tren lleno de tropas japonesas, a quienes, en ningún momento, se les da la opción de huir, rendirse o defenderse, momentazo al que Lean y la época apenas le dan cancha). Locura es la sentencia del público dada a través del médico, que es su representante, una paradoja andante porque hace la guerra curando y es un militar no guerrero. Es como la sociedad que entra en una guerra, pero no participa personalmente en esta. Es como los que se quedan en casa. En 1957 no cabía otra sentencia para calificar el apocalíptico y espeluznante final (la mejor escena de la peli, impresionante en pantalla grande) que componen el paisaje del puente, que tanto ha costado, destruido, los cadáveres que han intervenido en la lucha por su destrucción, el tren destruido y sus pasajeros masacrados y la extraña y ciclópea selva como espectador pasivo y frío de la tragedia. Un cuadro que pone en evidencia que en la guerra hay algo insano, algo malo que es reprobable.
Apocalipsis es la culminación del proceso iniciado en el puente. El antibelicismo es ya consciente y el origen de esa locura ya se ha identificado, es el horror. Es algo que esta en nosotros, algo que en la ausencia de la sociedad/disciplina, es decir, en la guerra o la selva, puede salir a la luz. Por tanto es algo que hay que evitar, porque la guerra es mutua destrucción asegurada, aunque sea moral. Por eso el final de "El puente sobre el río Kwai" es como mínimo agridulce (el último plano, un poco burdo, son unos buitres). Sí, se ha ganado, pero el coste ha sido altísimo, tanto moral (masacre de japoneses, aunque en la época no creo que eso espantase a muchos), como humano (sólo ha sobrevivido uno). De hecho, ninguno de los supervivientes lo celebra y el jefe de la misión se siente obligado a disculparse y justificarse. La consecución del objetivo (por analogía ganar la guerra) no ha sido totalmente positivo. En cambio, el final de "Apocalipsis now" es liberador. Sus protas lo han pasado muy mal, han muerto muchos, pero no hay pesar porque se ha vencido a la guerra de la única forma posible para una sociedad pacifista, renunciando a ella. La esquizofrenia, la dialéctica interna que en 1957 provocaba la locura, en 1979 ya no existe porque se ha descubierto y encontrado como curarla.

22.7.08

Relecturas LIV: Bien, gracias.¿Y usted?, Quino, Lumen 1985

Ay! Qué calor!
Lo que son las cosas. He necesitado tener un blog para decidir releerme los libros de humor gráfico de Quino que tengo. Son unos libros maravillosos que leía de adolescente muchas veces atraído por su grafismo y por su inteligente y crítico humor.
Después de la enorme decepción que es su último libro, "La aventura del comer", este, "Bien, gracias. ¿Y usted?", que creo que es el primero editado de él, es todo lo contario. Es un libro fantástico, paradigmático del estilo de Quino. Humor progresista y concienciado que critica la injusticia social, la nefasta distribución de la riqueza en la que vivimos, la deshumanización de la sociedad actual, el consumismo, la guerra y las contradicciones de la vida moderna y humor tierno y socarrón cuando trata sobre el matrimonio, la familia o la levedad del "hombre de la calle". Todo con un leve toque poético y un dibujo caricaturesco sintético eficientísimo, elegante y muy expresivo y una excelente narrativa que realzan el chiste al contarlo no bien, sino de la mejor manera posible. Humor del bueno, porque hace reír y pensar y además enseña. Humor sociológico, como yo digo, porque es, sobre todo, un certero e inmisericorde análisis de la sociedad actual (aunque el libro es de 1976, con la Guerra de Vietnam muy reciente y en plena Crisis del Petróleo, es muy actual, resultando sorprendente lo mucho que ha cambiado la sociedad sin haber cambiado nada de su esencia). Así pues una delicia de libro, de los mejores que tiene. Aquí van una personal elección que intenta ser una muestra representativa de la enorme calidad del autor y de este libro, pero muchos igual de buenos o más en el libro.












15.7.08

Popurri Planeta (critiquita 250)

Shadowpact nº 2, B. Willingham y dibujantes, Planeta DeAgostini 2008. De Willingham sólo leo esto, así que no sé como está esta colección comparada con su "Fábulas". Me imagino que la segunda esta mejor, esta es tan sólo entretenida. Yo la compro porque la premisa de un supergrupo de superhéroes mágicos me parece que tiene potencial y es de los pocos conceptos aún por desarrollar en el género porque, si fuese sólo por el trabajo de Willingham, pasaba. No lo hace mal, sus guiones son como los de los ochenta, salvo que modernizados. Historias sencillas contadas de manera directa que, son piezas bien definidas con las que poco a poco se va presentado a los pjs y al grupo, especiadas con una subtrama que eclosionará en un futuro que sirve como principal gancho para seguir la cole. Lo que veo es que W. no utiliza mucho la imaginación para definir la nueva era de la magia del UDC (cometido para el que era uno de los mejores) y que tampoco pone mucho esfuerzo e interés. Pero el principal problema no es un W. con el piloto puesto desaprovechando una gran idea, sino que le tocan en suerte unos dibujantes bastante verdes que además estan entrenados para dibujar comics de superhéroes al uso Image, por lo que son incapaces de ofrecer un trabajo decente a partir de unos guiones que le exigen más creatividad e imaginación de la que tienen además de otras cosas (pero el resultado no es tan lamentable como el de "Rising Star"). Copiar es lo que tiene, que al final eres incapaz de generar algo original. Así pues, empobrecen los guiones de W. que no son para tirar cohetes precisamente, con lo que la serie es agradable de leer pero no se hace querer y deja la impresión de que podía estar mejor con un poco más de interés por parte de autores y editores.

La Cosa del Pantano nº 13-5, MOORE y dibujantes, Planeta DeAgostini 2007-8. Este título lo estoy leyendo por primera vez y no me esta pareciendo gran cosa. Con esto no quiero decir que sea mala, que no es para tanto o que MOORE debería haberlo hecho mejor. El tema es que no me va mucho el Terror y, aunque MOORE no esta genial aquí, pero si se muestra ya (recordemos que estamos en sus inicios) como un gran escritor con la capacidad de contar las historias de siempre con enfoques novedosos, gran constructor de pjs y hacer parecer sencillo lo complicado, sus historias no me llaman mucho la atención. No me parecen especialmente inquietantes, turbadoras o conmovedoras, pero se leen con gusto y no saben a gastado. Quizás por eso, de todas las que incluyen estos números, las que más me gustan son las historias más tiernas, la de "Gangas" (la de las propiedades lisérgicobenéficas de los frutos que produce el prota) y la saga de Gotham (cuando se decide en EE.UU. que el amor entre humanos y plantas es delito). Mención aparte merece "Mi cielo azul" que es puro MOORE, en cuanto que es, sobre todo, una historia diferente (preludio del dr. Manhattan en Marte?), original y que intenta aprovechar al máximo los recursos del Cómic para contar de la mejor forma posible una historia. Así pues, más que en la calidad en esta etapa, el genio de MOORE esta en su singularidad, inconformismo y ganas de superación, que es lo que le permitió una cole muy interesante y atractiva por ser diferente (entonces y ahora) y un festival comiquero. Por eso, en esta cole el que más me gusta es Bisette con diferencia, así que en estos números me da pena su ausencia. Porque es su narrativa (asumiendo que MOORE tuvo algo que ver) la que ha hecho que esta cole me parezca imprescindible. Nunca he visto jugar tanto con la forma de las viñetas, la estructura de la página y la secuencialidad como en los números de Bisette en esta cole. Es impresionante ("Promethea" sigue la estela, pero tiene menos brillantez y variedad) y me ha enseñado lo pobre que son en general los comics, pues los dibujantes apenas utilizan las posibilidades del cómic. En fin, que es una cole cuya imprescindibilidad esta en las brillantes piruetas que realizan MOORE y los dibujantes que le ayudan para contarnos historias.

Popurri Panini (critiquita 249)

Me esta costando últimamente esto de escribir posts. Me da una pereza tan insondable el escribir post cuando el tema no me motiva, que no puedo superarla como antes. Así que he decidido reunir en un sólo post varias lecturas que por si solas no me animan.

Zemo, nacido mejor, F. Nicieza y T. Grummet, Panini 2008. Este cómic es una gran idea malograda, a mi entender, porque esta es demasiado grande para su guionista. A mi entender, la premisa es muy atractiva, ya que tiene la novedad de hundir al UM en la Historia. Me explico. El UM es de reciente creación y como es estadounidense (un país con poca historia) sus pjs no estan imbricados en una tradición sino que la han creado, es decir, no estan mediatizados por un pasado o por unos ancestros. Así que la intención de profundizar en el linaje de Zemo tiene cierta gracia, pues es dar un origen multisecular a un pj Marvel. Otros puntos interesantes eran el trazar la psicología no de un pj, sino de todo un linaje y del desarrollar la idea de linaje, una idea que en el UM es prácticamente inexistente a diferencia del UDC. Además, se podía describir a un villano yendo más allá de los convencionalismos y clichés, convertir a un villano en una "persona". Incluso Nicieza podría haber hecho metacómic explicando porque Zemo es el villano perfecto estadounidense (hasta la interrupción de los terroristas musulmanes). Perfecto porque es noble (ya saben, el sentimiento antinobiliaro fue uno de los principios que hicieron nacer a EE.UU.) y alemán-nazi (ya saben, la 2º GM). En fin, que Nicieza tenía entre manos una historia con muchas posibilidades, pero fue incapaz de hacer algo remarcable con tan buen material. Nicieza escribe una miniserie bastante convencional y superficial donde nos muestra un Zemo en crisis porque gracias a viajar por el tiempo, ha visto que sus ancestros han sido unos mediocres tiranos que no tienen nada de la grandeza que le contaron de niño, superando así una especie de complejo de Edipo pero paternal. La intención de Nicieza es seguir apuntalando el viaje de Zemo desde la villanía más vil hasta el heroísmo más altruista, así que pasa de todo lo demás. La poca Historia que mete es de chiste, es incapaz de dar coherencia al linaje, abusa, como es norma habitual del género, de convenciones y clichés, muestra al propio Zemo como el verdadero responsable de su linaje, que bueno, vale, pero eso ya salía en "Regreso al futuro", es hora de hacer cosas diferentes. En fin, que la historia es mediocre y un tanto confusa, no es una mierda, pero desde luego podía haber estado mucho mejor. Grummet es la pareja perfecta de Nicieza, pues es igual de mediocre y convencional. Es tan competente como anodino y tampoco piensa mucho lo que hace, ni se esfuerza (su reconstrucción histórica es, también, de chiste, el más gracioso es cuando dibuja a los nobles en plena batalla con monóculo!).

Thor nº 3-4, J. M. Straczynski y O. Coipel, Panini 2008. Pues una cole de lectura agradable y ritmo lento. Si no la dibujase Coipel sería un suplicio. Stra. de momento no nos esta brindando nada nuevo. De momento sus guiones estan muy inspirados en el anterior volumen (sí, en el anterior también hubo pelea entre IM y Thor, sólo que con los papeles intercambiados y con más acción y espectacularidad (dibujaba Davis) aunque con idéntico final) y el desarrollo de la historia es tan lento, que sus guiones son bastante planos. Lo único que destaca es que Stra. presenta cierta conciencia social y así Thor se relaciona con víctimas del Katrina o va a África (por 1º vez?) con Médicos sin Fronteras. Así pues, sus guiones son como el rumor de las olas, agradable pero sin enjundia (creo que es la 1º vez que escribo esta palabra). Así pues el verdadero valor de la cole es Coipel. Un dibujante idealista y clásico, pero con bastante personalidad, que dibuja y compone muy bien además de ser expresivo, creativo, trabajador, dinámico y narrar con sutilidad y elegancia. Así que, gracia a su talento, consigue insuflar cierta vida e interés a unos guiones de Stra. demasiado sencillos y vacíos.

Thunderbolts nº 5-6, W. Ellis y M. Deodato, Panini 2008. Ellis es un buen guionista, así que consigue que sus mediocres guiones tengan cierto interés y su lectura sea agradable. Esta dando lo mínimo, limitándose a envolver bien una cole muy convencional (villanos trabajando para el gobierno, villanos=locos, etc.). El ser fan de los anteriores Thunderbolts no esta impidiendo que me este gustando esta serie, pero no creo que lo que esta nos está dando justifique el cambio radical que le han impuesto. Lo anterior no era para tirar cohetes pero es que esta otra tampoco, no hay mucha diferencia. La primera era más dinámica pero esta está mejor escrita, la única diferencia decisiva es el aspecto visual. Ahora, la serie tiene más garra porque el color esta muy currado y Deodato maneja muy bien el tenebrismo, pero este es mucho peor dibujante que Grummet (nunca pensé que escribiría esta frase) y narrador también. Así que si la anterior serie era un 5.5 esta es un 6, así que por mi, para hacer esto, prefiero que me devuelvan los auténticos Thunderbolts, porque sus pjs me gustan más.

11.7.08

Critiquita 248: La guerra de los Sinestro Corps, varios, Planeta DeAgostini 2008

Tras una lectura completa y seguida de este increíblemente modesto crossover, paso a criticarlo.
Lo primero decir que las expectativas que tenía le han perjudicado. Con todos los blogueros en el extranjero diciendo que esto era la bomba, yo me esperaba un gran cómic de superhéroes y no es así. El crossover no pasa de correcto, aunque va de menos a más. De todas formas, es un cómic muy orientado a los fans de los GL, así que son ellos los que realmente pueden calibrar lo que esta historia supone.
El argumento es sencillo y esta ya muy visto, los archienemigos de los CLV por fin deciden unirse y configurarse como la auténtica némesis del cuerpo al crear los Siniestro Corps, que es como el CLV, sólo que con la pretensión de hacer bien infundiendo miedo, además de ser muy ambiciosos, ya que en vez de limitarse a hacer la competencia al CLV, deciden reconfigurar el Universo, siendo esta intención donde reside el verdadero conflicto, pues los LV, como buenos superhéroes que son, son defensores del status quo y por tanto, se oponen a cualquier cambio.
La historia de Johns es la 2º de 3 (la 1º es la de Renacimiento, ya publicada por pda en un tomo, por lo visto, mal traducido y la última, si no me equivoco, aún esta por llegar en los EE.UU.), por lo que calibrarla totalmente todavía no se puede hacer. Así que centrándome en este larga historia (12 grapas y un especial) digo que Johns sigue en su línea de guionista competente que de vez en cuando tiene un fogonazo de genialidad en forma de idea brillante (por ejemplo los SC, que es tan buena, que me extraña que a nadie se le haya ocurrido antes). Así, su historia se desarrolla coherente y sólidamente pero de forma muy convencional, lo que le resta emoción y tensión y la convierte en una más del montón, en una muy importante para la historia de los LV, pero en intrascendente para el género (a no ser que por su calidad, para ser un crossover, y su modestia, se convierta en un ejemplo a seguir). De esta forma Johns y adláteres (entre ellos Gibbons, que me parece el que mejor lo hace) desarrollan una historia, más bélica que superheroica, con su puntillo épico, que a estas alturas ya esta muy visto, que va ganando en interés conforme avanza y que tiene un final bastante sorprendente y con cambios dentro de su previsibilidad (ganan los buenos y ningún pj importante la palma).
Así pues lo destacable de esta historia no puede ser el trabajo modesto de sus guionistas, sino algunos temas que Johns toca en ella. El principal es el de la fuerza letal. Un tema que esta un poco de moda ahora en DC, me refiero al tema de que un superhéroe mate. Como lector criado en los superhéroes clásicos, que uno de estos mate, me parece una aberración, pues va contra todo principio y costumbre, pero aquí creo que esta bien traído. Ya que, realmente, los LV no son superhéroes sino policías (aunque creo que lo son asumiendo una autoridad que nadie les ha otorgado), así que es lógico que puedan utilizar la fuerza letal como autodefensa y forma de detener a los malos y además, se trataba de salvar al Universo, así que no cabían medias tintas. De todas formas, la revolucionaria idea de Johns esta aún en ciernes. Como la historia aún no ha terminado, aún no se sabe cuales van a ser las repercusiones de la misma. Se quedará para siempre o es el primer error que los guardianes han cometido? Aún es pronto para juzgar esta saga, ya que aún esta por ver si es una metahistoria (es decir, una reflexión sobre el mundo actual y el papel de EE.UU. como policía mundial y defensor de unos valores concretos que no son universales), o en realidad es una historia más de superhéroes, hecha para entretener y ya. De todas formas, hay varias ideas que serían muy interesantes de desarrollar como la de Siniestro y su miedo, pues es una herramienta que indirectamente utiliza toda policía y por extensión los LV, el miedo a la cárcel (y a la pena de muerte en el caso de EE.UU., Irán y otros países), a que te pillen, en definitiva, a la poli.
Gráficamente el crossover es dominado por Reis. Un competente dibujante con un estilo idealista severo que es una mezcla del de J. Buscema y el de Davis. Un estilo no muy llamativo pero muy competente, pues Reis domina la anatomía y es capaz de dibujar cualquier cosa, su punto flaco es la narrativa, ya que no es muy allá y no aprovecha a fondo las posibilidades de un dibujante muy trabajador (un tesoro en estos días) y que domina perspectiva y anatomía. No bstante, para mi el mejor es Gleason porque, aunque es un dibujante menos virtuoso que Reis, tiene un estilo más personal y llamativo y una capacidad estética mayor. Por eso sus páginas (desgraciadamente no hace ninguna grapa entera) son las mejores de todo el crossover, sobre todo, las del penúltimo número. La pelea superheroica que dibuja Gleason es una de las mejores que he visto, gracias a que este dibujante se sale con su estilo sintético, su gran narrativa, su sentido de humor macabro y su gran dinamismo y expresividad, de forma que, convinándose con el estilo clásico y estático de Igle, que es su perfecto contrapunto, convierten a la susodicha grapa en el mejor número de la serie gracias al contraste que produce el cambio de estilo de los dibujantes (y la trama de la historia) y la tensión y la ultraviolencia que Gleason dibuja. Así pues, también en el dibujo es una historia más a pesar de que tiene sus fogonazos.
En fin, pues eso una historia relativamente entretenida que sólo empieza a merecer la pena a partir de su tercio final, pero que al ser parte de un plan más ambicioso y tener alguna idea revolucionaria deja con muchas ganas de ver como termina esto. Y es que Johns no es muy brillante, pero es el único que sabe como cambiar y desarrollar un concepto sin pervertirlo o traicionar un género.

10.7.08

Critiquita 247: Ultimate Visión, J. Carey y B. Peterson. Panini 2006

La bendita piscina, el cansancio, a estas alturas, del blog y problemas con la conexión explican el hiato, desacostumbradamente largo, entre posts de este blog. Mis disculpas a mis ávidos lectores.
El universo Ultimate no me ha seducido. Me hice con los "Ultimate", pero del resto he pasado. No obstante, me parecieron seductores el concepto de una Visión femenina y el dibujo de Peterson. Por eso, cuando han llegado aquí EN GRAPA (del tomo habría pasado) las he pillado sin pensármelo mucho en contra de lo habitual. El resultado no ha sido malo, pero me he quedado con la sensación de que podría haber pasado perfectamente de esta miniserie.
J. Carey se marca una historia que no es de superhéroes, sino de CF, en concreto de esa zona donde se encuentra con el Terror. Es una historia bien contada, por lo que resulta amena a pesar de su convencionalidad. El argumento pertenece al ya cliché de destrucción de una amenaza terrible del espacio exterior que, gracias a los conocimientos sobre Física de Carey, eclosiona en, como dije, un cómic más de CF que de superhéroes. Lo mejor de Carey es que consigue hacer de la Visión un pj atractivo y con mucho potencial y colar sorpresas, de forma que la miniserie, aunque mediocre, resulta entretenida, sólida y deja con ganas de seguir viendo a la prota.
Por su parte Peterson se revela aquí como un dibujante aparentemente bueno. Digo aparentemente porque un vistazo superficial de su trabajo hace pensar que estamos ante uno de los mejores dibujantes que hay ahora, pero cuando uno empieza a leer sus páginas descubre que es un tipo bastante patata pero que se conoce muy bien, por lo que camufla estupendamente su torpeza. Su dibujo es aparentemente correcto pero no domina la anatomía, sus figuras son muy rígidas y su entintamento las congela y no es muy expresivo. Peterson es de esos dibujante cuyo punto flaco es la figura humana. Por otro lado, aunque es trabajador y sabe crear atmósfera (con mucha ayuda del colorista) no es muy creativo, abusa de la foto o de otras referencias (como "Sky doll", interesante cómic francés publicado por Norma que merece la pena que le echéis un vistazo), a veces aquí resulta confuso y es un pésimo narrador. Con Peterson, el cómic pierde su ideosincrasia para convertirse en una pálida copia de una peli, porque sus páginas se leen de arriba y abajo, ya que el 90% de ellas son una sucesión de viñetas-pantallas de cine. Así que la miniserie resulta pobre visualmente perjudicando un poco al guión. Yo creo que es sobre todo para ocultar que no dibuja bien, porque así no tiene que dibujar cuerpos. El resultado es que el cómic no resulta tan emocionante y tenso como podía, porque su narración visual prescinde de casi todas sus herramientas para transmitir algo.
Así que en definitiva "Ultimate Vision" es una miniserie entretenida, protagonizada por un pj muy interesante, pero que no es nada del otro mundo por su guión convencional y su narratva pobre. Siendo por tanto, el típico cómic que sólo se debe comprar cuando sobra algún eurillo.
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog