31.12.05

Relecturas V: The Light and Darkness war, T. Veitch y C. Kennedy, Planeta DeAgostini 1991

No pensaba releerme esta miniserie de nuevo, pero como hace poco puse una reseña sobre la cole de Nam, pues pensé que la critiquita de estos 6 números del sello epic lo completaría. No me apetecía releérmela, principalmente porque ya me la he leído varias veces, pero todo sea por el blog!
Esta miniserie es del sello epic (una especie de antecedente de Vertigo que se dio en Marvel en los 80, daba más libertad creativa, buscaba historias más maduras y reconocía los derechos de los autores sobre sus creaciones) y tiene como protagonistas a unos soldados de Vietnam, la tripulación de un helicóptero (un punto de vista novedoso del tema, pues casi siempre los protagonistas son de infantería). La obra fue publicada en un momento en que se reflexionaba sobre la guerra de Vietnam (había pasado poco más de una década del final) en EE.UU. El principal resultado fue que había que rehabilitar a los que combatieron allí, pues la opinión que se tenía de aquella guerra había acabado por contaminar también a la opinión sobre los que combatieron allí. Así que Veitch, inspirado por ese momento, decide montar una historia épica donde los soldados americanos sean mostrados como buenas personas y no como opresores del capitalismo, sostenedores de un regimen corrupto y criminales de guerra. Veitch quería con esta historia purificar a los veteranos haciendo suya la opinión tan extendida hoy, de que los que combatieron allí, salvo excepciones, lo hicieron movidos por buenos motivos personales y se atuvieron a las leyes de la guerra, dejando la responsabilidad de todo lo malo que rodeó a esa guerra a los políticos y oficiales de todos los bandos enfrentados en aquel conflicto. Pero en la miniserie, que curiosamente fue editada en España al mes siguiente de cerrar la cole de Nam, ese tono de alabanza pronto queda sepultado por la historia, resultando anecdótico que los protas sean soldados que estuvieron en Vietnam.
Veitch se monta la historia de una guerra eterna a donde van a parar todos los soldados orgullosos de serlo que mueren en la Tierra. Esta guerra enfrenta a los dos bandos de siempre, el Bien (Luz) y el Mal (Oscuridad) y naturalmente los soldados vocacionales, es decir, los guerreros, luchan a favor de la Luz, con esto Veitch pretende rehabilitar a los soldados estadounidenses, pues como eran buenos combaten tras su muerte por el Bien. El mundo que se inventa es una especie de mundo starswarsiano, un universo lleno de sistemas galácticos divididos en 2 bandos enfrentados que se apoyan en los polos opuestos de un poder místico como ya estabais sospechando, incluso los buenos tienen un gobierno democrático y los malos tiránico. Pero Veitch, supongo que por vergüenza, mete diferencias, prácticamente todo los habitantes son humanos, la tecnología es la que había en Europa en torno al 1500, no hay el equivalente de los caballeros Jedi (aunque si poderes, algunos para poder viajar por el espacio) y otros elementos diferenciadores. De hecho, Veitch se monta un basto universo que supera lo que puede meter en los guiones y así escribe artículos donde explica más de su mundo y se nota que había más ideas y que el resultado podía haber sido mejor de haber querido contar sólo una buena historia en vez de hacer una alabanza a los combatientes americanos en Vietnam.
El prota es Lázaro (el nombre dice mucho del papel que tiene en la trama), un tullido de la guerra que sueña con la guerra de la Luz y la Oscuridad donde combaten sus compañeros muertos, a la que no puede acudir porque no esta muerto, pero ocurre un accidente a resultas del cual, acaba en los dos mundos a la vez. A partir de aquí Veitch se monta una historia confusa pero entretenida, de reencarnaciones y elegidos que salvan el universo de la Oscuridad. Lo malo es, el malo de opereta (tiene el mismo aspecto que Lázaro, lo digo porque el dibujante no lo hace muy evidente), que el tono místico no esta conseguido quedando forzado y que utiliza un estilo grandilocuente que resulta artificioso y rídiculo.
En cuanto al dibujo tenemos a Kennedy, un buen dibujante de estilo europeo (con influencias hispánicas por lo visto) pero en la composición de página es estadounidense, que destaca con el color. Lo mejor del cómic es la parte que le toca a él, aunque sus figuras resultan un poco rígidas y un tanto inexpresivas, no utiliza onomatopeyas (en un cómic con batallas son necesarias) y en general sus fondos son minimalistas, coloreando se redime. Hace un gran trabajo que casi justifica por si solo la existencia de la miniserie, destacaría sobre todo el primer número (sublime) y algunas portadas. El color es el principal vehículo utilizado por Kennedy para contarnos la historia, el color dota a la historia de una atmósfera única e intransferible (no te la imaginas en manos de otro artista) y verosímil. Sobre todo porque esta aplicado como se hacía en los viejos tiempos, en los buenos tiempos, no es el color realista de hoy en día, sino como antes, cuando toda una viñeta podía estar coloreada con gradaciones de un solo color. Este recurso no debería haberse olvidado, porque transmite muy bien el mensaje de una viñeta y además, contribuye a resaltarla del resto y hacer las páginas menos monótonas. En fin, algo con lo que el ordenador no debería haber acabado. De esta forma Kennedy consigue momentos bellos y espectaculares. En fin, que el dibujo de esta miniserie es uno de esos de los que nunca te cansas de ver y que a veces lo coges de la estantería sólo para ojearlo. Hay que destacar que la edición contribuye a que el arte de Kennedy se vea bien.
En conclusión, el resultado aunque no extraordinario es bastante digno, por eso, sin duda, esta pareja de autores siguió colaborando. Supongo que muchos ya les habréis identificado, son los que comenzaron en los cómics con el pésimo universo expandido, en las miniseries del "Imperio Oscuro". Yo, que tengo la primera, me doy cuenta de que es un trabajo heredero de esta miniserie y que utiliza algunos conceptos presentes en la misma.
En fin, como hoy en día esta tan lejano aquel momento de reflexión sobre Vietnam, la historia ha quedado como una más, facilona y entretenida, pero con una estética original (no sólo por el estilo de Kennedy, sino porque no suele haber muchos cómics con arcabuces), del subgénero de Space Opera, que seguramente por si misma no merece una reedición, pero sí, si tenemos en cuenta que el género no esta muy bien surtido en este país.

30.12.05

Critiquitas 15: La espada rota, P. Anderson, Anaya 1993

En cada número de la actual colección de Conan, que esta publicando Planeta, se incluye al final un artículo que trata sobre literatura fantástica/Fantasía Heróica/Espada y Brujería firmados por José Miguel Pallarés, un desconocido para mi, bastante interesantes a mi gusto. Estos artículos los he tomado como guía de lectura y así he llegado a leerme este libro, de la guía es al que más ganas le tenía.
Pallarés nos habla de este libro en el nº6 de Conan. Fue publicado, por lo visto, en 1954 el mismo año que "El Señor de los Anillos" y por lo tanto fue eclipsado por esta trilogía, así que Pallarés se pregunta si este libro hubiera podido hacer lo que hizo la obra de Tolkien por el género, si esta n hubiese salido en aquel momento. Posibilidades de haber sido el éxito que cambiase el género tenía ya que, en la década de los 50 este género estaba en un impass, es decir, esperando la aparición de un gran éxito que señalase el camino por el que seguir además, son parecidas. Ambas recogen la mitología y las leyendas nórdicas y celtas, los elfos son protagonistas, el ambiente es medieval y hay una espada rota, pero a la vez la que nos ocupa es individualista, no presenta una lucha entre el Bien y el Mal y es más adulta, oscura, sangrienta y realista.
La conclusión de Pallarés es de que no y yo coincido con él, esta novela es personal e instransferible, no tiene un esquema o unos puntos básicos que copiar o transplantar a otras historias. Es una novela única, una rara avis, ese tipo de obras que no tienen ni antecedentes ni consecuentes, es decir, no se le puede encontrar ni antecesores ni continuadores (aunque Moorcrock rescata algunas cosas para sus ciclos de Elric y Corum). Esta novela fue pues como un cometa, como prueba de ello baste decir que en nuestro país no fue publicada hasta 1992 y que ya hace años que es incontrable en las librerías y grandes superficies (yo he podido leerla gracias a las bibliotecas públicas, este libro ha sido prestado en 17 ocasiones en 11 años). Así que, por este saborcillo de cosa que pudo haber cambiado el mundo le tenía muchas ganas además, a mi la trilogía del anillo me parece muy, muy aburrida, demasiado conservadora y un tanto pueril, vamos, que a mi me hubiera gustado que cualquier otro libro hubiera revolucionado el género.
Ahora que lo he leído os puedo de decir que es un buen libro, pero que a mi no me ha enamorado. Anderson es un escritor estadounidense de antepasados daneses, que a pesar de ser físico, es un apasionado de la Historia, en especial de la Edad Media y concretamente de la era vikinga. Su pasión por esta cultura y sus leyendas también le llevó a pertenecer a uno de esos grupos que recrean la historia sobre todo en su aspecto militar, y que cada vez abundan más. También es un escritor de prestigio, prolífico y conocido sobre todo por sus obras de ci-fi. En esta novela utiliza un estilo bastante poético que intenta asemejarse al de las sagas vikingas y que transparenta lo gran conocedor que es de la era y cultura vikinga y del combate con armas medievales.
La novela se ambienta en el siglo X, en la Inglaterra dividida entre los daneses y los sajones aunque, casi toda la historia trascurre en ese mundo que se solapa con el nuestro que es el feérico. Este mundo, dividido entre elfos y criaturas afines y trolls (más parecidos a los orcos tolkianos que a los de la tradición o a los de David el gnomo) y criaturas afines, es el escenario de una contínua lucha entre los dos grandes poderes de la mitología vikinga, los ases y los gigantes, pues buscan llegar con ventaja al Ragnarok y por eso manipulan los unos, a los elfos y los otros, a los trolls. Esta novela ligeramanente inspirada en los nibelungos, relata un plan de Odín para tomar ventaja pues, y esto es una sospecha ya que el autor nunca lo dice abiertamente, el enfrentamiento final esta cerca porque el dios cristiano va arrasar pronto al paganismo vikingo (después de ese siglo, los únicos paganos que quedaron en Europa fueron los antepasados de los actuales fineses, letones, lituanos y estonios). Este plan tiene como protagonistas a una especie de gemelos, uno es el hijo de un vikingo, criado por los elfos, y el otro es el hijo de un elfo y una troll, que es cambiado por el anterior en la cuna, un changeling, y por tanto criado por humanos. Es decir, cada uno es criado por los padres del otro.
Mediante esta historia la novela consigue dibujar brillantemente el trasfondo histórico, crear atmósfera (cuando los pj pasan frío el lector también), relatar muy bien las batallas y los duelos y desarrollar una historia trágica en la mejor tradición griega (y no revelo como, porque es uno de los meollos de la novela) con lo que la historia resulta realista (a pesar de que salen elfos, dioses, trolls, magia y armas mágicas y gigantes), verosímil y fiel al esquema epopéyico. Además, como he mencionado antes, es carnal, oscura, ningún protagonista es bueno, al igual que los bandos enfrentados, sangrienta, las amputaciones, los tajos y las puñaladas son descritos y escandalosa (supongo que en la época debió molestar bastante, aunque como era de género fantástico pasase desapercibida para el gran público. Que no se volviese a publicar hasta 20 años después me hace sospechar que la moral tuvo algo que ver). El único fallo que se le puede achacar es que no es coherente en algunos detalles.
Con todos esos puntos positivos me extraña que no me haya gustado hasta el punto de querer tenerla. No sé porqué, ya que tiene todo lo que hecho de menos en la obra de Tolkien, e incluso maneja un tabú que es una debilidad para mi, y creo que es porque el escritor nunca se suelta la melena. Esta prisionero de los mitos y la Historia. La novela recoge todos los conceptos de la era vikinga y los recrea desde una óptica actual (bueno de hace poco más de 50 años) y no se sale nunca de ese esquema y aunque tiene grandes momentos, con alguno incluso te quedas con la boca abierta, personajes atractivos y te metes en la historia en cuanto llevas leídas unas pocas páginas, no deja de ser un tanto fría y lejana, no llega a emocionarte a pesar de que cuenta cosas terribles. Seguramente con algunas páginas más, arrancando antes, desarrollando más algunos pasajes y/o con un final cerrado estaría mejor o tal vez sea porque el personaje que más me gusta ni se sale con la suya, ni es el prota y el final me ha disgustado (en parte por ser tan rápido), por lo que no me ha llegado a encantar, aunque la prefiero mil veces al soporífero ciclo del anillo.
Mi conclusión es que es mucho mejor literariamente que la obra de Tolkien, pero que nunca podría haber revolucionado el género. Y no lo podría haber hecho porque no vuela, la novela no es más que la recreación de una época y de unos mitos, esta anclada en un mundo real del que además de saber lo que pasó antes, sabemos lo que pasó después, no es pues un mundo totalmente fantástico donde los lectores podemos rellenar huecos y así hacer la obra más nuestra, más a nuestro gusto. En cambio, Tolkien (aunque me jode decir algo bueno de Mr. aburrido) si fue capaz de soltar amarras y crear un mundo inventado, aunque parta de las leyendas nórdicas y celtas (y es que Borges ya descubrió que hace milenios que no se puede ser original en la literatura), fue el primero en hacerlo y con ello pudo liberar el género de su estancamiento. Antes, la literatura fantástica se desarrollaba en planetas de nuestro sistema, en rincones inexplorados de la Tierra o se remontaban a épocas lejanísimas, es decir, los escritores necesitaban darle un trasunto de posible verdad para hacer sus historias. Tolkien crea un mundo imaginario que al tener éxito libera la imaginación de sus cadenas y eso es algo que la novela de Anderson no podía hacer debido a su "realismo". Otra elemento que convirtió a la trilogía en lo que es, es que cuenta la lucha entre el Bien y el Mal, algo que a pesar de los siglos que han pasado y de lo descreídos que somos ahora, a mucha gente todavía le va. Es otro elemento que "La espada rota" no tiene, ni siquiera estan, el Cristianismo (el Bien de nuestra cultura) es tocado de pasada y en ningún momento se nos dice que es la fe verdadera o que es una religión mejor que la vikinga. El último elemento importante que convirtió al anillo en éxito y del que carece la novela de Anderson es que Tolkien cuenta con la estrategia del grupo, es decir, presenta a varios pj importantes cada uno cumpliendo con un estereotipo para así, casi cualquiera se pueda identificar con alguno. Vamos, que la comunidad del anillo obedece a la misma estrategia de marketing que las Spice Girls, News Kids on the Block y demás grupos de ese estilo. Los pj de Anderson son individualistas y además, sólo 3 se pueden considerar relevantes y nunca van en grupo, amén que es difícil identificarse con alguno o desear ser alguno de ellos.
También juega un papel el que la novela de Anderson no tenga un final, en verdad, la novela aunque termina deja sitio para una continuación, sabemos que el plan de Odín no ha terminado e incluso adivinamos por donde seguirá, pero como Anderson nunca quiso seguirla y nunca lo hará (ignoro si ha muerto, pero es que sino ya tiene 80 años), nos lo dice claramente en un posfacio especial para la edición española. Combinando esta miel en los labios que nunca cataremos con que el final es agrio y comparándolo con el final feliz y cerrado de Tolkien, el viejo brasas sale ganando de nuevo.
Así pues, tenemos dos obras parecidas y con gran potencial, pero muy distintas ya que una la escribe un joven físico y la otra un maduro profesor de literatura. Uno escribe sobre el presente y el otro para rescatar un pasado ideal. Yo desde luego prefiero al primero, es más entretenido, breve, cautivador, emocionante y maduro que el otro, pero reconozco que Tolkien cuenta con más elementos para el éxito y como recompensa de cierta forma consiguió su propósito de recuperar la épica. Aún así, os recomiendo "La espada rota" y que no perdáis el tiempo con "El señor de los anillos", que además ahora ya tiene pelis! Ya no hace falta leerlo!
Siguiendo con el tema, me da que si el joven físico hubiese sido menos joven (con más experiencia de escritor) y menos apegado a la realidad (que le guste la Historia y la Física nos dice mucho de eso) "La espada rota" hubiera superado con creces al "El Señor de los Anillos". Aunque tal vez la novela, madura y realista de Anderson (paradójico, ya que él era el joven de la pareja), precisamente por ser así, nunca pueda triunfar porque no ofrece consuelo, ni guía, ni defiende un ideal, porque es tan real como la vida misma y eso es algo que no buscan los lectores de literatura fantástica. O tal vez Anderson se adelantó a su época, y es ahora cuando le estamos alcanzando? Las novelas de R.R. Martin (con el pecado mortal de exceso de páginas) y las de Sapkowski (que aún no he leído, pero que deseo hacerlo fervientemente) me hacen creerlo.

27.12.05

Videados 1: Insomnio, C. Nolan, 2002

Muy buena película policíaca. Muy recomendable por ser mejor que la media actual.



Insomnio, protagonizada por Al Pacino, tiene un buen guión que resulta original (por lo menos para mi, que hace años que no veo nada de ese subgénero) a pesar de que trata el ya manido tema de los psicópatas. Es sencillo pero perfecto. El meollo no es ver como descubren al psicópata (aquí prácticamente se delata él mismo), sino una reflexión sobre el Mal y el Bien (algo que el subgénero a menudo olvida). Por ello el asesino es un psicópata que sólo ha cometido un crimen, la peli te deja claro que si no es capturado volverá a matar, es decir, insiste en la verdad, cosa que muchas películas actuales sobre el tema obvian, de que alguien es psicópata por su personalidad y no por matar a muchas personas. Así, no es el típico psicópata-reclamo de Hollywood.

Insomnio está muy bien dirigida. Nolan opta por un ritmo y unos planos que no hacen más que subrayar los conceptos que el guión expone además de lograr una atmósfera plomiza y agobiante, como es la angustia del prota. Otra decisión acertada del director estadounidense es filmar a los personajes solos en los planos, aún cuando están acompañados, porque así resalta lo solos que están en su duda y que ellos solos son los únicos que la pueden resolver. Otro elemento a destacar del trabajo de Nolan es que, a pesar de ser una peli sobria y seca, sin alardes ni voluntad de destacar, consigue planos bellos y momentos muy visuales. En cuanto a las interpretaciones, son correctas, no hay alardes ni grandes trabajos. Sí mucha profesionalidad y competencia. Incluso Robin Williams está contenido (no sé si mérito suyo o del director), cuesta creer que es él.

La película parte de la idea original de Twin Peaks: una joven es asesinada en un pueblo rural bastante aislado (está en Alaska) y unos policías de la civilización (L.A.) vienen a ayudar a la policía local que no está acostumbrada a estos casos. Este refuerzo es una pareja de agentes legendaria con un conflicto en su interior, están acosados por Asuntos Internos por no ser legales y uno quiere pactar y el otro no porque entonces revisarían sus casos y algunos culpables serían exculpados (así de contradictorio es el sistema judicial americano en concreto y el democrático en general). Y es aquí donde se nos presenta el tema de la película, un mal acto que obtiene un bien, es malo o bueno? Es un poco malo o un poco bueno? El mal anula el bien y viceversa? Y lo que es más importante en la peli, una mancha en un buen historial lo invalida por completo? Sólo un acto pérfido convierte a alguien en malvado? Cualquier acto es malvado o hay tipos? Es por estas preguntas por donde se mueve la película, la investigación policial es un McGuffinEl motor de Insomnio es ver si los protas son malvados o no, no la resolución del asesinato. La pregunta que se hace el espectador mientras ve el dilema en el que está sumergido el protagonista, que es donde el psicópata toma su justificación, no es quién es el asesino sino la moralidad de aquel. Influir en el dilema es el cometido del psicópata y no el de ser el antagonista. Así, la relación entre el prota y el psicópata es la línea principal por donde se mueve el discurso de la historia, que incluye un episodio, de lo mejor y original de la peli, de tentación, análogo, salvando las distancias, al del desierto entre Jesús y el Diablo. Resulta difícil hablar sobre este aspecto sin desgranar su argumento o rebelar el final, sobre todo porque es una buena peli y por tanto no previsible, así que me callo ya. La conclusión de Insomnio sobre el dilema no es muy clara, más bien opta por una opción sin decir que la suya es la única dejando así que el proceso de reflexión iniciado por el espectador continúe. En mi opinión concluye que todos somos humanos, por tanto proclives al error y complejos, por lo que un solo acto no nos define (que un caso haya sido resuelto por métodos ilegales no quiere decir que el resto lo hayan sido).

El único pero que tiene Insomnio es que lo de Alaska resulta anecdótico (la trama podría haberse escenificado en cualquier otro lugar, aunque quizás haya influido ese tópico/estereotipo americano de que el Edén está en los pueblos pequeños que trabajan en el sector primario, asunto que daría más lecturas a la peli que me callo porque sería rizar el rizo), pero es un escenario originalillo, no muy manido en el Cine. De este modo, el paisaje (que no es muy utilizado por el director), salvaje y ominoso, y el hecho de que en verano nunca anochezca en esas latitudes, lo cual provoca el insomnio del título en el prota, es tan solo un escenario para el dilema de la historia más que algo narrativamente significativo para la misma.

En fin, Insomnio es una buena película, muy recomendable para cualquier gusto. Importante porque nos recuerda que es el Cine, creo que algo necesario hoy en día, y destacable porque intenta ser original, mostrar algo nuevo. Un esfuerzo muy loable que está en el principio de toda intención artística y que hoy en día lo industrial está sepultando en el olvido.

26.12.05

Critiquitas 14: El sobrino del mago, C.S.Lewis, Destino 2005

Como uno más he caído en las redes del hábil marketing de Narnia y me he leído el primer libro de la serie, que es el penúltimo en escribirse. Ignoro el porqué, no sé si el pensaba que tenía que contar el origen de todo, que la historia estaba coja, si fue por demanda popular o para estirar un poco la rentabilidad del invento.
El caso es que en este libro se narra el origen de Narnia, el Harry Potter de los años 50 y 60 en el mundo anglosajón. Es decir, unos libros que prácticamente todos los niños de áquellas décadas leyeron pero que aún así, en nuestro país hacía mucho tiempo que era incontrable.
Narnia es una tierra de fantasía, escenario de las aventuras de unos niños, que como he dicho cautivó la imaginación y dejó muy bien recuerdo entre los lectores de la época. Por ello quería leerla, porque llevo años oyendo hablar en las producciones audiovisuales y literarias (incluyendo el cómic) anglosajonas de Narnia y quería saber que era. Yo pensaba que sería alguna obra de fantasía decimonónica a lo Peter Pan, pero resulta que es una historia parida en la posguerra y llevada a cabo ni más ni menos que por C.S. Lewis, un señor que no necesita de Narnia para ser conocido. Un gran amigo de Tolkien (culpable de que escribiese "El señor de los anillos"), famoso autor de ci-fi (no he leído nada suyo no obstante, por ser incontrables sus libros hoy en día) y conocido en España por sus obras sobre religión Cristiana, que para que os hagáis una idea de su contenido (tampoco las he leído), os comento que algunas las ha editado en nuestro país el Opus. Y encima se hizo un biopic suyo con Anthony Hopkins (no la he visto, ni sé el título exacto, fue hace unos años), ya que tuvo una atribulada vida parece ser.
En fin, en este libro podemos ver que el Cristianismo impregnaba todo lo que tocaba C.S. Lewis (nació ateo y estuvo buscando a Dios hasta que lo encontró), aunque no es una obra proselitista o religiosa. Pero es que en Narnia y su origen podemos reconocer el Génesis, hay un árbol del Bien y del Mal, Narnia es una especie de Edén o Paraíso, a los humanos se les llama hijos de Adán y de Eva y más ejemplos.
En cuanto a la historia en si es muy floja a mi parecer. En el libro se nos narra la creación de Narnia, pero tarda mucho en llegar, casi cuando estas a punto de dejar el libro porque no pasa nada de nada, y luego es resuelta muy rápidamente y encima, tan calcada al Génesis que apenas se lee con interés. Todo esto esta escrito con una prosa sencilla pero muy bien escrita con un estilo que a mi me parece concebido para ser leído en voz alta (a los niños) más que mentalmente. No es un estilo infantil, pero como utiliza un lenguaje llano y lo explica y describe todo es de fácil comprensión para los pequeños. Por tanto, leerlo no da la impresión de que estas leyendo un libro escrito para alguien que acaba de aprender a leer. La historia tampoco es muy pueril , pero no deja de tener la estructura típica de un cuento, protagonistas infantiles, bruja mala, linealidad, criaturas fantásticas y la lucha entre el bien y el mal. Además, es un reflejo de su época, un tiempo en que la educación, la vida y los valores eran muy diferentes a los de ahora. El libro hoy en día no puede evitar dar la impresión de que fue escrito por un abuelete educado en la preguerra (antes de la I Guerra Mundial, en la que combatió por cierto) para sus nietos nacidos en torno a la II Guerra Mundial. Vamos, que el libro tiene un fuerte sabor a otra época, que en mi opinión no le resta atractivo, pero que desde luego no es nada actual y no sé si en los tiempos de hoy en día, sin memoria, eso calará mucho en los adolescentes y los niños. Porque es el típico mundo Disney, edulcorado y de torre de márfil, que tanto gusta a padres y abuelos, pero que cada vez a sus destinatarios les parece más ñoño. De hecho, este libro esta en la base de aquella divertidísima (al menos cuando era pequeño) película de Disney "La bruja novata" (con la gran Angela Lansbury, en un registro muy diferente al que le daría fama), vamos pensándolo ahora mismo no me extrañaría, que esta peli fuese un intento de ser una película de Narnia pero sin pagar derechos a su creador. A mi las solicitudes me parece muy grandes. En fin, no es un buen libro, de hecho creo que sólo es para los fan de Narnia, porque sospecho que el resto de los libros se pueden entender sin haber leído este.
Destino ha dotado este libro de una bonita edición de lujo pensada para facilitar la lectura (letras grandes y bastante especio entre ellas), por tanto apta para los peques. Pero vamos, yo no recomiendo comprar este libro ni leerlo, aunque eso si, se lee en 2 patadas.

25.12.05

Relecturas IV: The Bozz Chronicles, D. Micheline y B. Blevins, Planeta DeAgostini, 1992.

Esta es una miniserie que también hacía bastante que no leía. Pertenece al sello Epic de Marvel, una especie de Vertigo que Marvel (Archie Goodwin) se inventó en los 80. Es decir, se decidió dar una oportunidad al cómic de autor (experimental, no comercial), al cómic adulto (no estaba sometido al Comics Code) y a otros géneros, a la par que los derechos de los personajes eran de su creador, no de la editorial y la edición era de calidad. Esta sello cerró no sé cuando y creo que ha vuelto a salir. En fin, no sé, pero es en este contexto donde esta miniserie de 6 tiene su sitio.
Es un cómic rarito, esta ambientado en la época victoriana, sus protagonistas son una exprostituta, un extraterrestre y un paleto americano que se convierten en detectives privados con la suerte de que les tocan siempre casos esotéricos o de fantaciencia. En fin, que tiene un toque steampunk. Cada número es autoconclusivo, hay escaso desarrollo de los personajes y los casos no son muy imaginativos. La verdad es que no es algo muy estimable, aunque da la sensación de que la idea daba para más.
A los guiones esta Micheline un tipo del que apenas sé algo, me suena que guionizaba por aquella época supers, pero no sé decir ni donde trabajó, ni si sigue haciéndolo ahora. Esta miniserie (creación suya) no dice mucho de su capacidad literaria. Esta bien documentado, pero sólo hay pinceladas (no es "From Hell"), es incapaz de crear "atmósfera", sus historias no pasan de entretenidas (al nivel de un caso de la Fletcher) y se apoya mucho en los tópicos, pero es un competente dialoguista.
Blevins se ocupa de la parte gráfica, de él no me suena más que esto y es comprensible pues no pasa de ser un dibujante competente con un estilo raro, de trazo fino y suave, sensual (al menos en este, que se nota que es para adultos (masculinos), pues hay desnudos femeninos y escotes que dejan entrever generosos pechos) y estilizado que no se esfuerza mucho en los fondos, lo cual para un cómic victoriano es un error. El entintamiento (no sé si es de Blevins, desde luego no consta en los créditos) es un mero calco del lápiz y el color es sencillo, con pocos colores, plano y pasteloso lo que le da un aspecto feo y no hace ningún favor a la ambientación. En suma, el nivel del dibujante y del guionista son parejos.
Encima hay cosas que chirrían bastante, por lo menos a mi. La protagonista es una exprostituta, no de lujo, y encima con una infancia difícil, pero no hay secuelas. La prostitución esta tratada "románticamente" (algo muy del XIX por otro lado), vamos que parece que ese "oficio" es una fiesta sin peligros ni originado por la pobreza. Además, el personaje es un poco guarra (parece entonces que lo uno lleva a lo otro) y le atrae los penes grandes, no habíamos quedado que el tamaño no importa!. En fin, lo que quiero decir es que la prota esta tratada de una forma un tanto machista o por lo menos se nota que ha sido concebido por un hombre, por lo menos es una mujer amable, audaz e ingeniosa. Otra cosa que me chirría, porque además ocurre bastante, es que el extraterrestre es muy inteligente y además se lee todo lo que pilla y a pesar de eso, entre los humanos se conduce como un ingenuo primo. Es un poco incoherente creo yo que no perciba la maldad de la gente o que no sepa a veces de lo que le estan hablando, coño, pero si eres un genio y además llevas viviendo meses entre humanos! Por último, el personaje americano, más que un chirrío es un desacierto. Esta incluido para hacer contraste entre el Londres victoriano (educado, flemático, sofisticado, urbanita) y el Oeste americano (agreste, sencillo, estentóreo, paleto), pero esta llevado muy tópicamente y encima la traducción patina un poco con el slang americano, el vaquero tiene frases ridículas en español que ni es jerga española del XIX ni de los 90, resultando su parloteo a veces ridículo.
En fin, un cómic entretenido para aquellos que les guste este tipo de cosas. Desde luego en un mercado pequeño como el nuestro, su calidad no lo convertía (ni convierte) en algo publicable y menos en una edición de calidad (papel mejor y portadas plastificadas). De hecho, las crónicas de Bozz se editaba en una cole abierta que se iba a nutrir de miniseries y al terminar esta se acabó, sólo había durado 1 año y creo que en el cierre, esta cole tuvo bastante que ver. Vivió un cierre tan fulminante que ni siquiera hay nota o explicación en el correo. No me he documentado mucho, pero creo que todo Epic (una apuesta de Planeta para abrir mercado publicando otras cosas, algunas muy recomendables como "Elektra Assasin" de F. Miller y B. Sienkiewicz) no duró en España más de 2 años (en EE.UU. más de 12).
Por cierto, la edición muy forum, con artículos de opinión bastante intelectuales, vamos me parece demasiado complicados e intelectualoides para los adolescentes, y con mucha autocrítica, o de crítica a la editorial, se dice por ejemplo que Micheline es un guionista malo o se mete con la política editorial. En fin, algo que yo echo de menos y sobre todo en los últimos tiempos con Raimon Fonseca y su actitud de chupapollas.

24.12.05

Relecturas III: NAM, D. Murray y M.Golden y G. van Sant, Planeta DeAgostini 1988-91

Por fin me he releído la colección completa de NAM, algo que si no recuerdo mal, no había hecho nunca desde que se terminó. Ahora paso a contaros mi opinión.
A mi me gusta la Historia Militar y, dentro de esta, el conflicto que mantuvieron los vietnamitas con los americanos es uno de los que más me interesa. Supongo que en parte fue porque mi adolescencia llegó en el mismo momento en que los americanos empezaron a reflexionar sobre él a cuenta de que hacía una década que había terminado. Cuando yo cumplí los 13 y desde entonces, aunque cada vez con menos fuerza, el tema de Vietnam es tocado por el Cine, el Cómic o la Literatura. Recuerdo que en aquella época fui al cine a ver "La chaqueta metálica" de Kubrick, "Corazones de hierro", "El triángulo de Acero", "Hamburger hill" y otras y también vi más en video y por televisión.
Aquella guerra me atrae por su estética y por lo dura que fue para los soldados americanos que participaron en acciones de combate (la minoría de los que estuvieron destinados allí), ya que los considero próximos a mi porque son los primeros de la generación de la paz, es decir, jóvenes que fueron educados en la paz que vino después de la II Guerra Mundial, a los que se les inculcó los valores de hoy en día, que podrían sintetizarse en que la paz es el bien supremo y que la violencia es lo peor que se puede hacer. No es extraño que esta educación y los horrores de la Guerra Fría (temor constante, desconfianza, etc.) provocaran el movimiento hippie. Por tanto, estos jóvenes educados para la paz y que crearon el movimiento de la paz y el amor, son los mismos que fueron reclutados obligatoriamente para combatir. Es decir, en menos de un año tenían que subvertir todos esos valores y convertirse en máquinas de matar. Esa contradicción está, creo que inconscientemente, en casi todas las historias de Vietnam y es lo que distingue, a mi juicio, al soldado americano que combatió allí del resto de sus compañeros de profesión occidentales anteriores, ya que estos fueron educados en sociedades guerreras o con gran estima por lo militar. Es por esto que puedo entender un poco a los que lucharon allí al intuir lo que pasaron. Educados para ser respetuosos y pacíficos y denostar la guerra, de repente, la misma sociedad que les inculcó esos valores, les pide que los olviden y los cambien por los opuestos. Ese conflicto interior, presente en bastantes de los soldados combatientes, es, pues, uno de los puntos que para mi hacen interesante esta guerra. Así que por todo esto coleccioné NAM.
Recapitulemos. En medio de una época revisionista respecto a la Guerra de Vietnam, Marvel decidió publicar NAM. Una colección que pretendía tener tantos números como meses tuvo la guerra (ignoro si se consiguió), que debió tener éxito y, como era la moda, Planeta editó sin pestañear creo que ni un año después de que hubiese comenzado. Un acción a mi juicio arriesgada porque era una cole bélica, sobre una guerra impopular y que tocaba muy tagencialmente al lector español, pero el caso es que en nuestro país duró poco más de 3 años, creo que un logro.



Yo la empezé como se hacían las cosas en los viejos tiempos, en los buenos tiempos, por el número 17 y por el kiosko. Me gustó desde ese momento y con placer descubrí que los número anteriores eran de M. Golden, uno de los mejores dibujantes de cómic americano y también uno de los menos prolijos. Aunque después de un año, supongo que en parte debido a su lentitud, fue sustituido por Van Sant que fue elegido por ser un experto en la Legión Extranjera Francesa (que CV más raro para que te publique Marvel no?). Un dibujante malo, aunque dotado para las máquinas, que al lado del recuerdo de Golden quedaba peor de lo que era, por lo que se le puso rápidamente como entintador a G. Isherwood, que le acompañó desde entonces. Este consiguió dar más volumen, presencia y realismo a sus dibujos con lo que logró algo que se deja ver, pero que ni ahora ni entonces puede catalogarse de bueno, como mucho de competente. En fin, una diferencia estilísticamente más que notable, pero con continuidad ya que ninguno de los dos puso jamás onomatopeyas. Lo que no me gusta y creo que un cómic bélico es un error. Vietnam vivió una guerra muy ruidosa. En casi todos los enfrentamientos en seguida se armaba un gran estruendo gracias a las armas automáticas disparadas como si las balas fuesen infinitas, a las explosiones y a los rotores de los helicópteros. De modo que este aspecto de los combates, que los hacía aún más ominosos, desorientadores e impresionantes se pierde,  en alguna medida agua al cómic.
A los guiones Marvel puso y mantuvo a  D. Murray, a quien no le conozco de más cosas, sin duda porque estuvo en aquella guerra (pero no sé que hizo en ella), el cual hace un trabajo digno y principalmente descriptivo de lo que pasó allí de modo que este cómic, además de bélico, es histórico.  Es difícil saber la intencionalidad de Murray pero, si tenemos en cuenta que su preocupación es contarnos como era la vida de un soldado americano en Nam, es probable que fuese resaltar, sobre todo, que los que combatieron no fueron monstruos y no perdieron la guerra debido a su ineptitud, sino por culpa de los civiles y políticos americanos. Es decir, por culpa de sus compatriotas. Por lo que su combate era trágico, es decir, no importaba que muriesen o que combatiesen mucho mejor que el enemigo, ya que como no podían cambiar el sentimiento, al final mayoritario, de los ciudadanos de EE.UU, no podían ganar.
Lo publicado en España, del 2 de 1966 al 7 de 1969, se divide en 3 etapas, la primera son sus 13 primeros números, con Murray al guión y Golden a los lápices. Epìsodios que destacan y merecen ser recordados por el tremendo trabajo que desplegó el dibujante. Un trabajo excepcional a todos los niveles donde destaca la expresividad caricaturesca, el talento para las máquinas (increíbles sus helicópteros, ya que al dominarlo totalmente, los dibujó en cualquier posición y bajo cualquier perspectiva) y el gran trabajo de documentación. Un trabajo maravilloso con el que Golden se adelantó a su tiempo ya que el detallismo de sus dibujos acabó oculto por el color de la época. A pesar de que el colorista hizo un gran esfuerzo para que luzca bien el dibujo, la tecnología de entonces fue superada por el virtuosismo del dibujante. Del cual también brilla su gran profesionalidad pues cada viñeta tiene un gran trabajo y dedicación y, además, no le hizo ascos a dibujar splash pages, algo que dado su estilo le debió llevar mucho tiempo, a sabiendas de que luego el color desluciría el resultado. Por ello a este cómic le viene mejor su publicación en blanco y negro o con un coloreado por ordenador.
Argumentalmente esta primera etapa describe la estancia de un año de un soldado, del que me atrevo a aventurar que es el alter ego de Murray, reclutado para la ocasión. El típico joven provinciano estadounidense, amable, ingenuo y educado, al que la guerra le transforma de tal modo que acaba diciendo tacos, bebiendo alcohol y yendo con prostitutas (además de matar). Sin embargo  en ningún momento duda de la guerra o de los motivos de la su país para combatir en una guerra ajena. Lo cual deja coja la historia. No se puede tocar la intervención estadounidense en el Conflico de Vietnam sin reflexionar sobre ella. En realidad la ficción bélica siempre debe reflexionar sobre la guerra ya que es un tema muy serio. En fin, en esta etapa se nos describe lo estresante de aquella guerra para el soldado estadounidense (nunca sabe cuando se va encontrar al enemigo, nunca sabe a quien dispara, nunca puede distinguir un vietnamita enemigo de un vietnamita amigo, nunca el enemigo le deja descansar, etc.), nos muestra algunos de los horrores de la guerra, masacres de civiles, muerte de amistades, heridas mutilantes, enloquecimientos…, y nos da un retrato de los comunistas demasiado simple. Se insiste en su crueldad pero nunca se explican sus motivos ni se aclara que esa crueldad era la norma en Asia. Así, quedan como unos despiadados tiranos ya que no se dice que combatían contra el país más poderoso de la Tierra porque este tuvo la soberbia de decidir intervenir en una guerra civil en favor de un gobierno despótico y corrupto.  Este sesgo hace a la historia aún más coja, no obstante es interesante y está bien contada. Parcial pero seria.

A partir del nº 14 se inicia una segunda etapa. Debido a que los soldados sólo servían un año (salvo que se reengachasen), de los personajes del principio apenas queda alguno, por lo que Murray opta por no dar protagonismo a ninguno y por abrir el abanico de las historias. Así vemos de vez en cuando lo que pasaba por entonces en EE.UU. (oposición a la guerra y desprecio y odio por los que habían combatido allí), a un oficial tiránico (en la cole los oficiales no salen muy bien parados, un típico recurso de las crónicas bélicas en las que se presenta a los soldados como buenos y a los oficiales como malos responsables de todas las órdenes nefastas y por ende, de lo malo de la guerra), qué hacía la aviación, el trabajo de las enfermeras, la vida de los prisioneros americanos, lo que hacían las tropas especiales e, incluso, lo que hacían los vietnamitas, que aquí ya empiezan a ser retratados como humanos. Como personas que luchan por lo que creen que es lo mejor para su país, valientes (hasta lo suicida), tenaces e ingeniosos y no crueles y tiránicos porque no son estadounidenses. De este modo la Guerra de Vietnam aparece como una guerra que tapa una guerra civil. Aquí termina esta etapa. Durante esta los números españoles incluyeron un complemento (política editorial de la época), "Semper Fi". El cual narraba la historia de los marines desde un punto de vista muy americano, es decir muy chauvinista y donde ellos siempre tienen la razón y son siempre los buenos. Unas historias que no sé como se publicaron en EE.UU, pero que me atrevo a pensar que porque alguien decidió que Nam no era suficientemente patriota.


Se inicia la tercera etapa en el número 28, donde un personaje de la anterior etapa se instala en el protagonismo, con lo que la cole vuelve a centrarse en un solo pj. Esta vez es un soldado experimentado, muy profesional y guerrero, antiguo fuerza especial que lo dejó por la infantería corriente porque su cometido anterior era torturar y asesinar. En esta etapa aparece un nuevo tema, muy importante y un tópico de los relatos sobre esta guerra, pero que aquí no se había tocado hasta el momento, el racismo. A partir de ahora los problemas raciales (el odio de los negros a los blancos por tener que hacer el trabajo sucio y por ser pobres por culpa de los blancos) empiezan a tener presencia en los números hasta convertirse en el argumento principal. También en esta etapa se sigue con lo iniciado en la anterior, se toca el contexto de la guerra en EE.UU., se habla de otros aspectos de la guerra, como las patrullas en los ríos navegables, y aparecen los superhéroes Marvel por primera vez.
Y en el número 36 finaliza la cole para España. Se llegó al 42 Marvel. Desde el número 31 es, la cole había pasado a ser bimestral, con 48 páginas y con una edición sencilla con tapas de cartón y portadas hechas en España, 3 de F. de Felipe (donde estará este gran dibujante) que estan muy bien (a ver si las escaneo y os las enseño) y 2 de Juan Giménez, que debieron haber sido sustituidas por dos buenas portadas que hizo Golden. Por cierto, fue un cierre fulminante, el último número anuncia el siguiente, sólo una breve nota al final, evidentemente incluida con prisas, nos informa que por ventas esto se acababa.
Para terminar destaco el sabor forum de la publicación, algo que se ha perdido, parece que, para siempre. Y no me refiero a los correos, yo tardé mucho años en empezar a leérmelos, sino por aquellos artículos, más de opinión que de información, que tocaban variados temas y que se dedicaban a discutir sobre la guerra, a justificar el antiamericanismo e incluso a criticar que Planeta editase la colección, algo que no preludiaba los tiempos del lacayo y siervo R. Fonseca, el hombre sin capacidad de crítica, de modo que se complementaba la historieta haciendo que el cómic fuese mucho más que este. Por eso no extraña que forum llamase a sus comics revista o cuaderno.
Mi valoración después de leerla ahora, cuando soy más maduro y han pasado más de 15 años desde su publicación, es que es una cole entretenida sólo para aquellos a quienes estos temas les vaya. La caracterización de los personajes es superficial, no hay grandes historias, esta muy centrada en el soldado americano, no hay ninguna reflexión sobre la Guerra o la guerra de Vietnam... Vamos, que Murray, a pesar de participar en una guerra, no nos dice nada sobre ella, sólo nos relata lo que pasó allí y exculpa a los soldados que combatieron allí con la pretensión de aclarar que no fue culpa de los soldados estadounidenses que aquel conflicto sea reprobable. Así pues, es una cole entretenida y que relata bastante verídicamente los hechos reales que narra, pero no es lo suficientemente buena como para que guste a los que no son fan del género bélico o de los EE.UU. Aún así, los números de Golden, por el esplédido arte que este despliega, merecen otra reedición.

Critiquita 13: El Libro de los 3, A. Lloyd, Alfaguara 2003

Este libro me lo ha regalado mi mamá por mi cumple. Es un libro famosete entre los que pertenecen al genero de Fantasía, sobre todo hace años, puesto que Disney hizo una peli ("Taron y el caldero mágico") sobre la saga Las crónicas de Prydain, que inicia este libro, que no tuvo nada de éxito. Como nota curiosa de esta película os diré que me dijeron que trabajó en ella Tim Burton, pero debido al fracaso fue despedido junto con otros más. No sé si es verdad.
Es un libro juvenil, es decir para adolescentes, según la editorial que lo ha publicado, pero la verdad es que no esta adscrito a ninguna edad, si bien no hay nada adulto (es decir sexo y tacos) en él, es sencillo, su protagonista es un adolescente y tiene un cierto tonillo ejemplarizante.
Este primer libro no deja muy claro si es el comienzo de una saga o son 5 libros cuyas historias tienen como nexo de unión el que las protagoniza Taran el aprendiz de porquero. Pero como se insinúa que Taran tiene mucho que ver en la lucha entre el Bien y el Mal que lleva durando siglos en la región de Prydain, supongo que es una saga.
La historia de este libro esta construida mediante una combinación muy libre de las leyendas galesas, (cualquiera al que le vaya lo celta puede reconocer situaciones, lugares y personajes) cuyo resultado final es la típica/tópica aventura de búsqueda de un objeto mágico importante para la supervivencia de la comunidad (de los buenos), pero que en vez de ser llevada a cabo por unos sosos guerreros experimentados y unos patéticos seudoenanos, es acometida por una pareja de adolescentes, un bardo, un enano y un freak que con su valentía y arrojo, consiguen el éxito a pesar de que la misión les venía grande.
La verdad es que, aunque el libro tarda en arrancar al final es muy ameno, imaginativo y, sobre todo, divertido. Esta escrito con el típico humor británico, que en este caso recuerda un poco al de los Monty Python, por lo tanto más basado en las personajes, en la exageración de los estereotipos y en lo que se dice, que en situaciones o gags. De este modo, a mi juicio, lo mejor del libro son los personajes, ya que la historia no es muy allá y tiene un final tan rápido que desconcierta. Pero el enano, el bardo y la joven son unos personajes que te hacen pasar un rato bastante divertido y te provocan la sonrisa, y te lo dice un tipo que no lo ha hecho leyendo JLA/JLE nº1.
En fin, este libro, escrito con una prosa ligera y rápida, que cuenta una historia entretenida, interesante y sin ninguna pretensión, contiene unos personajes tan simpáticos y divertidos, que hace que apetezca leerlo de un tirón y además continuar con la saga.
La edición es sencilla y pensada para el público juvenil, un poco cara (en esto esta pensado para los adultos), pero que yo recomendaría a cualquiera que le guste este tipo de literatura (juvenil o fantástica) porque es seguro que disfrutará.

19.12.05

Relecturas II: Salvación, D. Gibbons y M. Mignola, Norma, 1994


Este cómic es uno de mis 10 favoritos, aunque ni es revolucionario, ni una joya, ni histórico. Lo es porque es perfecto en el sentido de que está muy bien solucionado, conjuga perfectamente todos los elementos de tal forma que todo se sucede fluidamente y no se puede añadir ni quitar nada sin depreciarlo. En fin, es una obra maestra en el sentido gremial y medieval del término y eso logra que me encante pues hace que la lectura sea enormemente grata.

El cómic pertenece a aquella época en que Dark Horse editaba muchos cómics de Alien, Predator y Terminator y Norma los sacaba. Este en concreto es de la franquicia de Alien y no tiene mucho que ver con lo que se publicaba en ella. Para empezar, en su autoría estaban dos profesionales de prestigio, Gibbons era conocido entonces por ser la parte gráfica de la serie Martha Washington de F. Miller y de "Watchmen" de A. Moore, por tanto, ya había pasado a la historia del cómic y Mignola era un tipo que cada vez destacaba más, pero que aún no había alcanzado la fama que ahora tiene. Otra peculiaridad, es que es un compartimento estanco, no se comunica con ningún otro cómic de la franquicia y salvo los aliens, no utiliza ningún pj conocido. Además, estéticamente e incluso argumentalmente es diferente a la típica historia de Alien pero no traicionar la franquicia.

Es la primera vez y la única vez, porque no he tenido otra oportunidad, de ver a Gibbons como guionista. Pero, a juzgar por este trabajo, me parece uno excelente. Maneja perfectamente la historia, los tiempos, el desarrollo, define rápidamente a los pj, utiliza magníficamente los clichés de la franquicia (nave que desconoce que lleva aliens, un pj es un robot, las escena de la cámara de nacimiento, la persecución, el ambiente oscuro, etc.), introduce hábilmente el cristianismo (el prota es un hombre muy religioso) dándonos así una óptica sutilmente diferente de los aliens y maneja magníficamente la acción. Así, aunque la historia es sencilla, es perfecta porque está bien planteada y es sólida e intensa. En fin, así podría seguir y seguir. Para mi hace un trabajo magnífico del que no quiero contar más porque entonces os destriparía la historia, pero añado que es original, aun dentro del universo Alien, y el ambiente donde se desarrolla es perfecto y novedoso para una historia de aliens.

En cuanto a Mignola, en este cómic seguía desarrollándose, todavía no es el de sus mejores obras, pero ya está su estilo definido. Hace un trabajo digno, teniendo en cuenta que la tecnología no es su fuerte, a ratos espectacular, algunas viñetas son memorables, pero no se esmera casi nada en los fondos por lo que produce un contraste con sus viñetas más trabajadas que no le hace ningún favor. Pero, teniendo en cuenta las exigencias de la historia de Gibbons, sale airoso, haciendo de este trabajo algo imprescindible para sus fans (entre los que me encuentro).

En fin, "Salvación" es una historia emocionantísima de Alien a la vez diferente y típica de este universo (del que no soy un fan). Magníficamente guionizada y contada, tanto que es imposible que os lo transmita con palabras. Destacaría las últimas 6 hojas, perfectamente narradas tanto por guión como por dibujo, un final brillante, perfecto, emocionante, espectacular, intenso y tremendo, sobre todo la penúltima hoja, donde Gibbons y Mignola tocan el Cielo. Realmente tendríais que verlo, como cada viñeta lleva a la siguiente, como el punto de vista y el plano de cada viñeta es la mejor opción posible, como el guión se va desgranando en una proporción justa ... Ay Dios! Es que es la bomba!

En fin, espero haberos hecho la boca agua, la pena es que seguramente es incontrable. Fue publicado hace más de 10 años, no creo que haya habido reediciones y los cómics de Alien han pasado al olvido en este país. Realmente se debería recuperar porque es un gran cómic que todo el mundo debería tener como referencia y todo en 47 páginas!! Es que es increíble.

17.12.05

Critiquita 12: Supreme Power nº2, J.M. Straczynski y G. Frank, Panini, 2005

Aquí tenemos el nº2 por fin. Esta serie la cogí con ganas en su momento, el grupo me gusta bastante y del guionista, aunque no había leído nada de él, su serie Babylon 5 si me gustó mucho. De entrada me decepcionó un poco, porque no era lo que esperaba. Yo quería una continuación de los personajes Marvel que creo que han pasado suficientes cosas como para resultar interesantes. Pero en Marvel no tuvieron la misma idea que yo, optaron por borrar todo y empezar de nuevo y además, meter los personajes en su sello Max (adulto, es decir más violencia, sangre, palabrotas, desnudos y sexo que en los cómics normales). Pero bueno, el experimento no les ha salido del todo mal, aunque para que venda más le han sacado del sello Max, pero de momento lo que podemos leer (con 14 meses de retraso respecto a EE.UU.) pertenece a ese sello, no temáis por las tetas.
Digo que no les ha salido mal porque es una historia interesante. Deberíais saber que Supreme Power es un supergrupo basado en los personajes más destacados de DC, así encontramos, de momento a Superman, Wonder Woman, Green Lantern, Flash, Batman y Aquaman. Por lo que esta serie es la revisión de estos personajes en clave más adulta, más realista y más actual. Por ejemplo, aquí Superman, perdón, Hyperion (el prota), no ha sido criado por unos buenísimos granjeros sino por el gobierno de EE.UU., que si fue capaz de detectar el meteorito.
Así tenemos una historia planteada en un tiempo presupers, es decir, en la Tierra donde se desarrolla la historia no hay supers a su comienzo. Así que se va contando como el mundo va cambiando al ir apareciendo supers y estos interviniendo en él y como esto les cambia a su vez, sobre todo dirigidos por el gobierno americano (de momento todos los supers son ciudadanos americanos), que aquí es el típica versión de gobierno malvado (para algunos neoconservador) americana, sin escrupulos, cruel, ambicioso, egoísta, oscurantista, pragmático, en fin, un ente autónomo sin conexión con el pueblo al que representa y gobierna. Por tanto, podemos decir que la historia se desarrolla en un mundo más oscuro que el actual y mucho menos ingenuo, superficial y simple que el de los cómics supers habituales y sobre todo, de aquellos que contaron el origen de estos pjs. Quizás, por esta particularidad, aún no hay villanos, ni supers al uso, sólo gente con poderes que aún no sabe que hacer exactamente con ellos, aunque eso va cambiar ya en el siguiente tomo a tenor de lo que se insinúa al final de este. Parece que de momento vamos a asistir a una versión de la famosa historia de Gruenwald, por cierto, reedición ya!
En suma, tenemos unos guiones de Straczynski más reales y adultos (en el sentido de que ni todo es blanco y negro, ni la gente es buena o mala porque si), que actualiza a los pjs y los hace más acordes con el estilo del momento, a la vez que los independiza de ese extenso pasado difícil de encontrar, pues son unos pjs que han aparecido en muchas colecciones durante mucho tiempo. Estos guiones cuentan una historia interesante y con puntos novedosos (joder con la WW, perdón con la princesa Zarda), pero que se desarrolla un poco lentamente, sobre todo en este tomo. A mi esto me parece peligroso, porque se olvida de que si no vende, la cole se acaba, y con estos números (sobre todo en cadencia mensual) un tanto insulsos no creo que fidelize a muchos lectores independientemente si la historia es buena.
En cuanto al dibujante es un profesional bastante conocido. Con un estilo, realista y espigado, que ha evolucionado hasta casi ser un clon de Fabry (el de Predicador), alguien sabe porqué? El caso es que ahora me gusta menos que en su primera época de éxito, cuando dibujaba Hulk. Ahora es un estilo menos limpio, más rayado, parece que en algún momento de su carrera se asustó porque su dibujo no era lo suficientemente tridimensional en su opinión, así que para remediarlo se fijó en Fabry desgraciadamanete, al menos para mi. En este cómic se ve muy bien lo que digo, sólo hay que ver algunas caras, al ojearlo creí que algún número lo dibujaba Fabry. Esta influencia es un tanto nefasta en los rostros, pero en cuanto a lo demás Frank es mejor, como antes, que Fabry y además ha mejorado. Tiene un gran dominio de la anatomía y de la perspectiva lo que le hace poder adaptar unos puntos de vista más variados en las viñetas y no temer los planos generales. En cuanto a la narrativa, utiliza pocas viñetas por página, como es habitual y además, muchas páginas-ilustración (una sola viñeta) lo cual esta acorde con la lentitud que mencionaba antes. A pesar de eso, es un trabajo estimable y consigue espectacularidad.
En cuanto a al edición, es el típico tomo Panini, práctico. En cuanto al precio, un poco caro (a subido respecto al anterior, las ventas?). Encima en este, quizás por el número de páginas, amenaza ruina en un futuro. Habrá que cuidarlo por que sino, me temo, las páginas se caerán.
No obstante, lo recomiendo a cualquier fan de supers, porque se cuenta la misma historia desde un punto de vista diferente y si bien, de momento no parece que vaya a revolucionar el género, si es una bocanada de aire fresco.

16.12.05

Oigan, que no me he reído o critiquita 11: JLA/JLE nº1, K. Giffen, J.M. DeMatteis y K. Maguire, Planeta DeAgostini, 2005

Pues eso, que no me he reído leyendo este cómic. Pero bueno, no importa, me ha gustado, me ha entretenido mucho.
Esperaba este cómic desde hace años y por fin he podido hacerme con él. He estado oyendo hablar de él muy bien toda mi juventud, por todas partes, por aficionados y por articulistas. Por fin he comprado algo legendario que no tenía, ya que en su momento no lo compré porque no sabía nada de él, no sabía lo que me estaba perdiendo. Recuerdo que estuve a punto de comprarlo, me lo pensé un tiempo, había algo en él que me daba buenas vibraciones, recuerdo mirarlo en el quiosco día tras día. Al fin me lo compré, no recuerdo que número era, pero si recuerdo que anunciaba que era el último o que se acaba ya en el siguiente, bueno que me quedé sin él. Por fin me he hecho con algo que toda cole de supers que se precie debe tener. La obra no me era desconocida, sabía algunos chistes y sabía que estaba planteada como una sitcom. Una idea genial que yo, admirador de las sitcom, quería ver plasmada en los supers, un género que se presta muy bien a la comedia de enredo y a los equívocos, imagináos "Friends" pero con sus miembros fuesen supers, bueno parad ya u os dará una ataque de risa. En fin, este subgénero de la comedia pienso que puede aportar mucho a un episodio mensual de supers y por fin, podía ver su plasmación. Una idea genial que no sé porque, no ha tenido más continuadores.
Como he intentado que comprendáis, le tenía muchas ganas, tenía ya una idea formada en mi cabeza sobre como era y estaba seguro de que me iba reír mucho, pero no ha sido así. Su lectura ha sido la caída de un mito, soy raro o todavía es pronto? Creo que lo segundo, se aprecia las ganas de hacer reír, hay muchos comentarios irónicos o cínicos y esta la inclusión del Linterna Verde en el grupo que hace el papel de freak, aunque uno distinto al que nos tienen acostumbrados los americanos (ni es un subnormal, ni es un raro a lo Urkel), pero no hay mucho más, no hay situaciones graciosas ni autoparodias. Se ve que flota el típico humor americano pero no es una sitcom aún, quizás es que lo que es realmente JLA/JLE no es lo que yo he elucubrado en mi mente, que puede ser. A ver que pasa en el siguiente, donde dicen se incluye uno de los números más graciosos de la serie.
Por tanto tenemos de momento, lo que podía ser el típico cómic de P. David u otro graciosete de hoy en día, un par de chascarrillos y un poquito de cinismo e ironía en cuanto al nivel de gracia, pero también tenemos unas buenas y clásicas aventuras de supers que me han gustado. Estan bien resueltas, sorprendentemente rápidas para el ritmo de hoy en día, son interesantes, entretenidas, hay una trama misteriosa muy intrigante... La verdad que son unos muy buenos argumentos y estan bien guionizados, con mucha letra, por lo que se tarda en leerlos más de lo que hoy es habitual, así se disfruta mucho más con sus lecturas, digamos que el sabor en la boca dura más o que da tiempo a paladearlos. Destacaría los dos números que nos cuentan la historia de unos supers venidos de un mundo destruido por la guerra nuclear para salvar este. Leyéndolo me cuesta creer que viví en un tiempo en que las historias de la URSS y los malvados comunistas tenían cierto parecido con la realidad, me parece tan lejano...
En estas historias percibo argumentos que yo ya he leído, quiero decir, que para mi estos cómics han influído en futuros argumentos. Tampoco soy un experto en DC, vamos ni siquiera soy un aficionado ya que soy español, por lo que igual me equivoco, pero el Batman de esta liga diría que es el antepasado directo del de Morrison, duro, frío, metódico, oscurantista, vamos un tipo que sabe su velocidad de pestañeo. También en el argumento que he mencionado antes, percibo el germen de la primera historia de Morrison para la JLA y que la JLA se convierta en la JLI me recuerda a lo que hizo Busiek con los Vengadores, cuando se independizaron del gobierno USA y tuvieron un estatus especial en la ONU (es curioso que en los cómics de supers, la ONU sea tan distinta a la real. En los cómics es un importante órgano de gobierno supranacional. Curioso, teniendo en cuenta que EEUU es bastante ombliguista y como única potencia mundial no esta dispuesta a someterse a la ONU. Pienso que la ONU tiene buenos propagandistas entre los guionistas de supers, teniendo en cuenta que lo leen muchos adolescentes americanos). Con esto no quiero criticar a nadie, sólo destacar la importancia de este cómic que supuso un antes y un después en los cómics de supers. También destacar que, en general la historia es coral, es decir, es habitual que aparezcan más de 2 personajes en una viñeta, hecho que sigue destacando la labor de los guionistas, pues además hablan. Así consiguen aportar más detalles a lo que se cuenta y dar la sensación de que es una cole de grupo (mis preferidas). Es una coralidad distinta a la de Pérez pues con él, la coralidad es la opción del dibujante, no del guionista.
En la parte gráfica esta Maguire con un trazo simple, limpio y claro y con un estilo bastante realista, algo raro entonces y ahora en un cómic de supers americano (como si hubiese otros). Narrativamente tiene la manía de escoger prioritariamente enfoques frontales y planos medios o primeros, lo que provoca que canse un poco (uno al mes no creo, pero al leer los 8 seguidos ...) y se pierda espectacularidad y, lo que es más importante, dinamismo. A cambio se aprecia un esfuerzo, que yo diría único, en dotar de expresividad a las figuras mediante la representación de un amplio repertorio de gestos que supera, en mucho, los habituales 4 convencionalismos de la mayoría de los dibujantes (mirad como se sientan por ejemplo). Este aspecto es muy importante y debería ser más exigido, menos proporciones supers y más expresividad. Qué se narra en dibujos! A veces parece que un cómic de supers es una revista de culturismo, todo poses y la misma expresión. También destacaría que usa onomatopeyas, un arte cada vez más escaso, pero que es esencial y bien utilizado es espectacular (ver el Thor de Simonson o la obra de Lichtenstein, imagináos sus cuadros sin ellas). También resulta extraño, de nuevo hoy en día, que utiliza muchas viñetas, esta por encima de la habitual media de 5, si bien, no era raro en la época. Esta profusión de viñetas por página contribuye a que se tarde en leer y en dar riqueza a la historia.
El color es muy sencillo, y más hoy en día cuando estamos acostumbrados al virtuosismo del ordenador, por lo que destaca más esa monotonía del estilo de Maguire. Es una pena que el colorista no se molestase en poner sombras, lo que sumado a que el entintador calcase, hace un poco más soso el aspecto gráfico y oculta las virtudes de Maguire.
En cuanto a la edición es bonita, práctica y barata, recoge 7 números lo cual te sale cada uno a poco más de 1 €, un precio barato hoy en día, vamos como valían hace 5 años. Pero no recoge el Annual 1, lo cual es bastante polémico y tampoco cuenta mucho sobre la serie. Por lo cual gente como yo, prácticamente nula en DC, no entendemos las historias del todo, por ejemplo no sé porqué Guy Gardner es un supers.
Por eso, yo, además de comprarla movido por la importancia de la obra, lo he hecho para conocer más de este interesante universo. Aunque también es cierto, que todos empezamos así en los viejos tiempos, en los buenos tiempos. Nadie nace sabiendo, pero también por eso vamos a la escuela.
En fin, que se diluye el final. Es un buen cómic, con cierto saborcillo al pasado, pero con virtudes que hoy en día siguen brillando por ser únicas y parece que mejorará en el futuro. Yo a eso le llamo tener todas las papeletas para ser comprado.

14.12.05

Critiquita 9: Arde, bruja, arde!, A. Merrit, 1995, Anaya

Ahora que vuelvo a seguir una colección de Conan, como en los viejos tiempos, los buenos tiempos, he vuelto a interesarme por la Fantasía Heróica/Espada y Brujería. Por ello, he tomado como guía los interesantes artículos finales del cómic. La primera novela que me apetecía la encontré en mi biblioteca, estaba de suerte. La tenía ganas porque su título me parece soberbio, supura odio y energía, creo que invita a leer la novela.
Así que como os cuento, la cogí con muchas ganas. De entrada me llevé una gran sorpresa porque no es de fantasía, vamos a mi no me lo parece, yo diría que es de terror y ese género no me gusta mucho, no obstante me la leí.
Es una novela pulp, es decir, popular, de los años 30 y que se publicó por entregas en revistas temáticas. La trama esta en la línea de Lovecraft, en el sentido de que hay cosas más allá de la razón y de la Ciencia, diarios (leyendo estos libros parece que en aquella época todo dios tenía un diario) y el leit motiv es el enfrentamiento entre una mente analítica, racional, segura de si misma y que cree que la Ciencia lo puede explicar todo contra aquellas cosas extrañas que se escapan del mundo seguro y previsible que dibuja la Ciencia, sólo que en este caso no son razas extraterrestres antediluvianas, sino la brujería.
Esta novela es una más del género, es corta, ligera, entretenida y sin ninguna pretensión. Sólo busca hacer pasar el rato dando un poco de miedo y ya esta, porque no hay caracterización de personajes, explicaciones o cualquier elemento que haga la haga memorable. Tiene como cosa curiosa que los coprotagonistas son mafiosos.
En fin, es una novela que sólo recomiendo a los entusiastas del género de terror o de los pulps. Pero vamos se deja leer, tiene momentos interesantes y esta bien escrita. No creo que sea fácil de encontrar y supongo que será cara para lo que es, ya que pertenece a la colección Última Thule. Esta recoge títulos de fantasía en una edición más digna de lo que la calidad de las novelas que agrupa merece. Tapas duras, un tipo de letra especial, buen papel, sobrecubiertas, desde luego son unos libros bonitos y agradables al tacto, pero es que son novelas pulps, lo que necesitan son una edición de bolsillo pues no son ningún tesoro.
Bueno hay queda eso, vosotros mismos.

12.12.05

8º critiquita: JSA nº2, G. Johns y varios autores, Planeta DeAgostini, 2005

He aquí el número 2 de esta colección, la cual comenzé con Norma porque me pico mucho la curiosidad, pero que dejé enseguida debio a que la sensación de que me estaban timando pudo conmigo y lo dejé en el número 2. Así que la esperaba con ganas (casi tantas como que se saldase el material de Norma). El número 1 era flojito, aunque había cosas bastante buenas y tal vez alguien que sepa algo de DC o tenga la colección completa seguramente lo disfrutó más, pero este esta bastante mejor y da la sensación de que el siguiente estará aún mejor, lo cual es muy loable.
El número español contiene 5 de Estados Unidos. El primero es una aventura sencillota en la que vemos a la JSA a través de los ojos de Batman, lo cual me parece un gran cierto, aunque como ración mensual me parece esacasa. El siguiente es el prólogo a una gran saga (supongo porque como ignoro DC, igual los personajes no son tan importantes como deduzco) podíamos decir que es costumbrista, lo más destacable para mi, es una conversación sobre comida que tienen la JSA al completo aunque, otra vez como ración mensual me parece escasa (menos mal que se edita en tomo). En el siguiente número comienza la saga que recuerda a Matrix y a una de las primeras sagas de Morrison en la JLA (que era GENIAL, ahora no recuerdo el título, lo siento). A destacar, el que un villano a muy a su pesar se vea obligado a colaborar con los buenos. En los dos últimos números empieza la acción que te deja con ganas de ver como termina la historia.
Me gusta esta serie por Johns, ya que al no tener un dibujante fijo no hay casi más opciones. Le conocía de su corta etapa en los Vengadores, la cual creo que pasará a la historia sólo por el trabajo de Coipel porque las historias no son muy allá, aunque me gustó mucho la de los Pym en las Vegas, me pareció un número bastante adulto y que tocaba temas que no suelen tocar los cómics de superhéroes, siento no recordar el número. En fin, que me gustó su trabajo bastante, sobre todo porque me gustó como escribía, como hacía hablar a los pj. Me pareció un gran cambio respecto a Busiek, y a mejor, ya que, en sus manos, los vengadores eran sosos, previsibles y planos. Con Johns, leía unos cómics de superhéroes que nunca había leído, unos supers realistas (no digo humanos porque no lo son) porque hablaban como lo hacemos las personas reales (porque igual que nos son humanos, tampoco son realistas), de esta forma podíamos ver mejor su personalidad, por fin se caracterizaba a los personajes, por fin dejaban de ser los rígidos arquetipos de Busiek, por fin tenían profundidad. Recuerdo ahora el momento de la Visión confesando sus miedos a la Bruja y me pareció emotivo. En resumen, sus guiones me parecían muy cercanos, no porque tratasen problemas que me afecten o fuesen personajes con los que me pueda identificar, sino porque hablaban como personas no como personajes. Y esto, la verdad, es el secreto del éxito de Johns y se nota mucho más en JSA porque DC es un universo que maneja mejor. Todo lo que digo se ve por ejemplo, en la conversación de la comida que dura 3 páginas (tened en cuenta lo que es habitual en un cómic de superhéroes y que encima este es de 22 páginas), lo cual a mi me parece bastante fresco y estimable.
Los dibujantes son Snejberg, un tipo que tiene un estilo europeo y que dibuja por medio de las sombras y Kirk que es un estilo típico de supers, en su caso sencillo, limpio y realista que recuerda al de Dodson y al de Hugues (espero no haber escrito mal sus nombres). Ambos hacen un trabajo digno pero no creo que valgan para la JSA, opino que no son lo suficientemente buenos, porque por ejemplo, con ellos, pj como Power Girl (una rubia tetona de escote generoso) no te hacen detenerte en la viñeta para observarla.
En fin, un estimable cómic en una práctica edición (aunque la solución para las portadas es un poco patatera) y barato para los actuales precios Planeta y caro para los de Panini. Su mayor fallo no es culpa de Johns o de los dibujantes sino de Planeta. Advierto que no voy a decir nada nuevo. Un universo tan amplio y complejo como el de DC, que es tan desconocido aquí, se merece un gran apoyo para explicarlo. Yo leo este cómic y me pregunto un montón de cosas que sé que me hacen disfrutar menos del cómic. Porqué a Wildcat no soporta a Power Girl (ya que su escote nos hace deducir que es una chica alegre y simpática) ? Quién es Johnny Thunder? Quién es el Ultrahumanita (pj genial porque, creo, que es un gorila inteligente. Los gorilas, creo que son un anatagonista muy recurrente en DC y eso me parece curioso y atractivo, creo que viene de los 40.)? Cómo fue la relación entre Dr. Medianoche y Canario Negro? las hordas gorilas del Utrahumanita son inteligentes? A pesar de no tener estas respuestas, este cómic me mola.

6.12.05

7º critiquita: Vengadores (nº 86), B.M. Bendis y varios autores, Panini, 2005

Pues este número cierra 43 años de colección. Un hecho que tiene su conexión con lo que le ha pasado a la colección de Thor. El mundo y los superhéroes ha cambiado mucho en ese tiempo, sobre todo a partir de los 90, debido a la revolución tecnológica en la que nos vemos inmersos (móviles e internet para todos). Así que ahora, los supers, se han convertido en un producto más de superempresas que exigen resultados (dinero) y no calidad y en un producto más, no el principal, de una franquicia que también tiene pelis y juguetes. Todo esto ha hecho que los mandamases de Marvel hayan visto como obsoletas sus colecciones primigenias menos rentables (Thor y Vengadores). Pero como aún dan dinero, como prueba en España esta colección ha durado 86 números, es decir, 7 años y 2 meses (Dios! Si fue ayer cuando compré el nº1 de Busiek y Pérez), cualquiera que lleve ese tiempo o más coleccionando cómics de superhéroes, sabe que eso no es fácil, así que no han decidido tirarlos a la basura, sino que han optado por darles un buen cambio, habida cuenta de que los anteriores no funcionaron.
Pues eso es el contexto de este número, el último de una colección que muchos llevan coleccionando más de 20 años. Imagináos lo que puede suponer para algunos, porque desde luego el cómic no deja traslucir que conmemora ese evento. Este es el epílogo de una saga polémica, puesto que ha sido floja (no ha estado, ni a la altura de la colección, ni de las circunstancias) y la verdad es que es mejor que esta y además, le sube el nivel, pues algunos de los "fallos" de la saga quedan solucionados en este número. Pero no puede evitar que este número te lo hayas comprado porque es el último y haber como le explicas a tus nietos que tienes toda la colección menos el último. Ya que el resto del número es un autohomenaje en el que se repasa los momentos más importantes de esos 43 años. El dibujo tampoco esta a la altura, ya que es un collage de distintos autores, algunos muy dispares entre si, que le quitan el aspecto unitario que este número necesitaba. Este tipo de finales es típico americano, pero a mi no me gustan nada, no es mejor que dibuje uno bueno a varios de calidad muy diferente? Porque así, lo que resulta es un esperpento. Qué le vamos hacer! He comprado otra vez, he acatado otra vez.
En resumen, resulta que el final de la cole no tiene entidad por si mismo, es una historia tonta que no hace justicia a un concepto que ha estado en boga durante 43 años. Además, tiene el agravante de ser un poco onanista, pues es evidente que todo esta sometido al capricho de Bendis, el niño bomito de Marvel como Johns lo es de DC. Y a mi me parece mal, porque es una falta de respeto a todos los autores del pasado y sobre todo a los lectores, puesto que ellos han sido los únicos artífices de que la cole dure 43 años y porque el final, es un punto y seguido, es decir, le sigue una nueva colección (Nuevos Vengadores) que toma el testigo del espíritu de los Vengadores y por tanto, empezar una colección con vocación de durar bajo los caprichos de un autor que no va estar todo ese tiempo en ella, me parece un error, porque lo que le vale a él, puede que no le valga a sus sucesores. En fin, como hacer un equipo en torno a una persona. Qué pasa cuando este falle?
En cuanto a la edición, sigo diciendo lo mismo que en el anterior número. A la edición española le sobran 10 páginas, así que para no dejarlas en blanco, nos meten unos textos aburridos y encima con spoilers! MENUDA MIERDA! Mira que han tenido tiempo para preparar la edición (11 meses), podían haberse currado algo mejor seguro. Podían haber buscado alguna historieta de complemento, unos artículos mejores, un plan Panini 2006, un preview de los Nuevos Vengadores, etc., pero no, 10 páginas que para el caso, podían haberse quedado en blanco.
En fin, el número en cuestión es el principio de un profundo lavado de cara de un grupo importantísimo en la historia de los cómics de superhéroes, que no consigue ser ni mítico, ni elegíaco, ni entretenido, ni nada. Un despropósito que se vende como si no lo fuese, porque a todos nos gusta, que nuestro albúm de cromos tenga todos los de la colección y este es el último.

6º critiquita: Superman: Identidad Secreta, K. Busiek y S. Immonen, Planeta DeAgostini, 2005

Bueno, este cómic ya me tentó en su momento, Busiek y mi admirado Immonen y Superman (pj que desde que leí cómics suyos en aquel coleccionable del Mundo del año pasado le tengo ganas, el prejuicio que tenía antes de eso no era nada favorable), pero no me lo compré porque había demasiadas novedades ese mes, lo dejé como un proyecto. Al final, en noviembre tuve un hueco y me lo compré impulsado por reseñas bastante favorables en las webs de tebeos.
Una vez leído he de deciros que no me ha llenado. Quizás tenía las expectativas muy altas. Yo me imginaba un Astro City y lo es, pero no en sus mejores números. A mi Busiek, no es que me encante, me parece un profesional y ya esta, pero el nº1 y el nº6 de Astro City son los cómics de superhéroes que más cerca me han puesto de soltar una lágrima y eso que los leí con más de 20 años! Así que albergaba la idea de que iba a encontrar grandes cosas. Pero no, es un cómic en la línea de Busiek, un buen tebeo y ya esta. Y mi admirado Immonen no hace un trabajo que me guste. Este hombre me deslumbró y maravilló en "Tierra X", muchas de esas viñetas de esa maxiserie limitada se me han grabado a fuego en mi retina. El dibujo de "Tierra X" es uno de los trabajos más magníficos que yo he tenido la oportunidad de ver (y que atesoro y considero como uno de los 10 mejores que tengo). Pero aquí ese estilo esta sustituído por uno menos negro y más limpio, su trabajo aquí me recuerda a Alex Ross. Pero sobre todo es porque elige una paleta de colores (Busiek nos lo cuenta en su prólogo) que no me gusta nada. Es una paleta que reproduce los colores del arte comercial de los 50, es decir, unos colores metalizados y planos que me han resultado horribles. Me ha costado un poquito leerlo, porque los colores me tiraban para atrás y empañan el dibujo de Immonen.
El cómic es una miniserie de 4 episodios que son 4 saltos temporales que nos relatan 4 episodios en la vida de Clark Kent, un chico de pueblo cuyos padres le pusieron ese nombre por el pj y por ello, tiene que sufrir bromas por parte de todos. La historia se inicia en ese punto y arranca cuando CK descubre que tiene los poderes de Superman. El cómic se puede considerar que nos cuenta la biografía de este pj hasta sus 60(?) años.
La historia esta contada con habilidad, imaginación y verismo y creo que en cada episodio va mejorando, pero la historia no llega a tocar la fibra sensible, que es el objetivo que tenía en mente Busiek, con lo que queda un cómic entretenido y relativamente vacío, ya que al ser una historia que no esta enmarcada en ningún universo o serie, pues pierde valor al estar descontextualizado. Es decir, cómics de este tipo si no son buenos, te dejan la sensación de que estas igual que si no lo hubieses leído y te preguntas, para qué me lo he comprado?
La edición de Planeta es bonita, práctica y barata, como me gusta a mi, e incluye un prólogo de Busiek interesante, porque nos desvela cual es el pozo de donde saca todas sus historias. Es un prólogo imprescindible para entender su obra, si bien seguro que algún lector más perspicaz que yo, ya lo sabrá sin necesidad de leerlo, porque es de esas cosas que uno dice, claro! Si era evidente!
Busiek nos cuenta en este prólogo que el considera a los cómics de superhéroes como otro vehículo igual de digno para contar historias adultas y/o maduras. El ve, acertadamente a mi entender, que el superhéroe es una metáfora que sólo ha sido explotada, o prácticamente solo lo ha sido de una forma, como la proyección de lo que un adolescente le gustaría ser y hacer pero no puede ser. Es decir, como el alter ego del lector, es decir, un adolescente de sexo masculino. Y como Busiek lo ve como una metáfora, piensa que puede serlo de otras cosas y de ahí sus historias, sobre todo las más personales (la obra que nos ocupa o Astro City). En este cómic se ve meridiano, pues un número trata de la adolescencia, otra de la adultez, otra de la paternidad y otra de la vejez. Las metáforas las resuelve bien, además para ello mete experiencias autobiográficas, el pj es escritor (mundo que Busiek conoce bien), Busiek es padre (como el pj), et. Por lo que me da la sensación que este lo disfrutaré más cuando tenga esas experiencias que aún me faltan, como la de ser padre. De esta forma Busiek nos confiesa que lo que le mola es contar historias de seres humanos con poderes, no de poderes con humanos o de arquetipos. Por lo cual ahora me explico porque brilló en "Marvels" y en Astro City y en los Vengadores llegó a aburrir.
En fin, pues estas son las sensaciones que me ha dejado su lectura. Espero que os hayáis hecho una idea de que os parecería a vosotros, que es lo que trato de hacer con estas critiquitas.

1.12.05

Relecturas I: Ronin, F. Miller, Norma, 2001

Atualizado

Relecturas es una "sección" que he abierto por tener este blog. Así, tengo más motivación para reelerme cómics que hace tiempo que no "visito". El azar, el destino, han hecho que el primero sea "Ronin".
"Ronin" es una obra capital en el cómic americano, producto de uno de sus mejores autores de cómic del siglo XX. Este, Miller, irrumpió en la década de los 80, década que acabó siendo revolucionaria, en parte por él.
Para mi esta obra fue el típico cómic del que oyes hablar y hablar, ya que eras pequeño cuando apareció, así que cuando eres mayor, comprendes que lo tienes que tener, pero es ya tarde, demasiado tarse, es ya incontrable. Resultando que tuve que esperar hasta el 2001 a que se reeditara esta obra que se nos había dicho que era imprescindible. Yo la necesitaba mucho, pues Miller era aún mi autor favorito. Me había deslumbrado con "Born Again" (desde entonces el mundo cambió para mi), acojonado con "Hard Boiled" y rematado con "Elektra Lives Again", el resto de sus obras me habían gustado por encima de la media, pero después de "Sin City", para mi, el genio se había acabado. Las historias que continuaban "Sin City" no me gustaron nada, su "300" no tenía nada especial y su Martha Washington había decaído mucho en sus continuaciones. Así que tenía muchas esperanzas puestas en "Ronin" una obra del genio que provenía de los buenos tiempos, de los viejos tiempos.
Quizás esas espectativas hayan influido en que "Ronin" no me parezca nada especial. También es cierto, que su temática no me engancha mucho. Los elementos japoneses (capitales en la obra de Miller, no se la puede entender sin saber algo del arte y cultura japonesa. El primer desembarco japonés en el cómic mainstream americano antes de "Akira") ya no me resultan atractivos, he acabado repudiando ese mundo tan rígido, tan hipócrita y tan sacrificado y los elementos de Ci-Fi, tampoco es que sean muy originales. En cuanto al arte de Miller en esta obra, cambió el panorama americano, revolucionó el medio, pero cuando lees una obra tan revolucionaria como esta, casi 20 años después, eso no se puede apreciar. Yo crecí ya con la revolución triunfante, por tanto para mi "Ronin" no tenía nada de sorprendente. Hasta que no se publicaron las BM, no pude vislumbrar un poco que elementos novedosos "parió" Miller. Por lo tanto, el impacto que podía tener en mi "Ronin", estaba considerablemente rebajado por el desfase temporal entre su publicación y su lectura. Si no hubiese sido una obra mítica estos elementos tan destacables que tiene "Ronin", me hubieran pasado desapercibidos.
Contemplándola hoy en día (más de 20 años) resalta sobre todo, su estética ochentera, tanto en el estilo de dibujo, en la paleta de color elegida, como en todo lo que compone ese mundo futuro que nos presenta la obra. Junto a esto, ya encontramos las constantes de toda la obra posterior de Miller: su particular y magnífica narrativa (esas viñetas que son franjas horizontales cual pantallas de cine, que convierten el sentido de lectura de arriba abajo en vez de izda. a dcha., esas páginas partidas en mil viñetas, esa sucesión de viñetas del mismo tamaño que son el paralelo en cómic de la cámara lenta, la profusión de planos detalle) muy influida por el cine, que preludia los momentos que estamos viviendo, cuando el cine lo ha invadido todo, incluso nuestras vidas (esos gestos, esas frases que copiamos sin darnos cuenta). Los elementos del Japón feudal: los samurais, el honor, el desprecio por la propia vida, etc. chocando con el mundo occidental (corrupto para Miller, porque ha perdido alguno de esos valores). La colorista Lynn Varley, que ayuda a convertir "Ronin" en conceptual (no sé si por ella o por orden de Miller). Los personajes femeninos viriles (preludio de Martha y Elektra). El catolicismo. La venganza. La potencia del (super)héroe. En fin, casi todo (faltan los años 40 y el género policíaco de aquellos años) lo que nos permite reconcer este cómic como de Miller.
La edición de Norma es seria, vamos, nadie viendo las cubiertas puede decir que es un "cómic". Tiene buen papel, buena encuadernación, maquetación y tapas duras. También un gran diseño gráfico y un prólogo muy recomendable de leer, pues ayuda a comprender lo que significó "Ronin". Este me sorprendió al reelerlo, porque explica la genialidad de Miller con la lectura ávida de cómics desde pequeño por parte de Miller y que además, estos no sólo fuesen de superhéroes (se nota la influencia del cómic europeo en "Ronin" y es de todos conocidos, la influencia del manga en su serie de Sin City). Me sorprende, porque parece que hoy en día a los editores de cómics americanos del mainstream eso les da igual, y esa puede que sea una de las razones del porqué, desde los 80 no ha venido ningún otro genio. Si se da prioridad a los que no saben lo que es un cómic... En fin una edición muy buena, de las que se llama de toda justicia de lujo. Algo que no me gusta, ya que prefiero edicones más baratas porque así puedo comprar más cómics. Yo no soy ese freak que piensa en que como quedará su librería o que necesita que los cómics tengan una envoltura de "prestigio" para que así no sean ninguneados por su entorno social. Yo quiero muchos al mes, si es una edición digna y la cuidas bien (si eres coleccionista es imposible que no tengas cuidado con los objetos de tu colección) no necesitas una gran edición para que te dure toda la vida, no es necesario gastarse una pasta para ello.
En suma, sigue siendo un buen cómic. Uno que a nadie le puede molestar tener (no sé si hoy en día es fácil de encontrar), a pesar de que quizás, las razones que lo hicieron grande, ya no son tan evidentes hoy en día. Pero su historia sigue siendo entretenida (no ha quedado obsoleta), tiene un gran guión y a pesar de que su aspeto gráfico si ha pasado de moda, sigue siendo enérgico y a ratos deslumbrante, ya que contiene alguna de las viñetas más famosas de estos últimos 20 años y poco.
Paperblog : Los mejores artículos de los blogs Paperblog